AL VUELO

by / Comentarios desactivados en AL VUELO / 8 View / abril 19, 2019

Por: Pegaso

Catedral

Se escucha una música gótica y aparece en el Longe Moco en un lúgubre escenario, acompañado por La Gárgola.

-LONGE MOCO: ¿Qué tal, amigos? Yo soy el Longe Mocoooo… (con el dedo índice se extrae de la nariz una sustancia verde y gelatinosa que arroja hacia la cámara y dibuja el nombre del personaje). Ahora les voy a contar la terrible historia del incendio en la catedral de Notre Dame… ¡Fue horrible… horrible!

Eso me recuerda el día en que mi tía Tencha me envió a la iglesia de mi pueblo para que fuera monaguillo del padrecito Vicente. Recuerdo que le gustaba tirar al suelo las moneditas para que yo las levantara. Pero en fin, ¿qué les estaba diciendo?

-LA GÁRGOLA: Nos ibas a contar la terrible historia del incendio en la catedral de Notre Dame.

-LONGE MOCO: ¡Ahhh, sí! Como les iba diciendo… nadie sabe, nadie supo la terrible historia del incendio de la catedral de Notre Dame, esa iglesiota que está en… que está en…

-LA GÁRGOLA: ¡Que está en París! La catedral de Notre Dame se encuentra en París, Francia.

-LONGE MOCO: ¡Noooo! Que está enrejada para que no entren los ladrones y se lleven las limosnas. El caso es que la estaban arreglando unos albañiles cuando de pronto, ¡zas! empieza la lumbre y todo mundo se acercó a ver la… se acercó a ver la…

-LA GÁRGOLA: Se acercó a ver la catedral que se estaba quemando…

-LONGE MOCO: ¡Noooo! Se acercó a ver la novela de la Rosa de Guadalupe que estaban pasando en una tienda de electrónica que estaba ahí cerquita. El caso es que la catedral de Notre Dame es el uno de los símbolos más conocidos de Francia. Inspiró la historia del jorobado Cuasimodo, un pariente lejano de mi tía Tencha. Todas las monjitas lo querían mucho porque tenía muy grande la…. tenía muy grande la…

-LA GÁRGOLA: La joroba… tenía muy grande la joroba…

-LONGE MOCO: ¡Noooo! Bueno, sí, pero también tenía muy grande la cabeza y los ojos se le volteaban al revés. Cuasimodo se enamoró de una gitana llamada Esmeralda, que acostumbraba a ir a la catedral a escondidas de su mamá. Pero bueno, el caso es que el incendio en la catedral causó muchos daños. Lo bueno fue que tus primas las gárgolas fueron retiradas a tiempo… ¡Ahhhh! ¡Fue horrible, horribleeee! (Se aleja el Longe Moco, mientras se escucha de nuevo la música gótica).