Anaya oculta triangulación y negocio de su fundación; “guerra sucia no nos va a detener”, dice

by / Comentarios Desactivados en Anaya oculta triangulación y negocio de su fundación; “guerra sucia no nos va a detener”, dice / 13 View / febrero 4, 2018

Por: PROCESO

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El precandidato presidencial de la alianza PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya Cortés, avaló la información contenida en el reportaje del semanario Proceso, publicado en su edición de esta semana, sobre la fundación no lucrativa que él creó en Querétaro y que fue usada por dos empresarios, uno de ellos integrante de la misma asociación civil, para hacer un negocio de 7 millones de pesos.

“Yo no recibí absolutamente ningún beneficio económico de las actividades de la Fundación”,  subrayó Anaya en un comunicado difundido por el Partido Acción Nacional (PAN), en el que acusa: “La guerra sucia no nos va a detener. El PRI está desesperado y ya no sabe qué hacer para levantar la campaña en ruinas de su precandidato”.

En su comunicado, emitido por el PAN poco antes de las 15 horas de este domingo, Anaya reconoce que él creó, en mayo de 2009, la Fundación por más Humanismo junto con los panistas Antonio Rangel Méndez, José Luis Báez Guerrero, Julio Sentíes Laborde, así como por el empresario “simpatizante” Eduardo de la Guardia Herrera, exactamente como se publicó en Proceso.

También Anaya Cortés convalida la información del semanario en el sentido de que la fundación por él presidida compró, en 2010, un terreno en el municipio de El Marqués, Querétaro, y que ahí se construyó un edificio que se vendió, en 2016, dos años después de que él dejó de presidir esa asociación civil sin fines de lucro, lo que también se publicó en el semanario.

Lo que Anaya Cortés omite en su comunicado dirigido “a la opinión pública” es que el terreno se compró con un millón 600 mil pesos que depositó en la cuenta de la fundación el empresario Abraham Jaik Villarreal, quien al venderse el edificio en 7 millones de pesos más IVA, en 2016, no sólo recuperó esa cantidad, sino que la empresa de su propiedad, JV Construcciones Civiles, recibió otros 4 millones 909 mil pesos.

Y de esta cantidad total, seis millones 559 mil pesos, depositó en dos transferencias tres millones 350 mil pesos a la empresa DG Diseño y Construcciones, propiedad de Eduardo de la Guardia Herrera, vocal de la Fundación por más Humanismo y quien era, junto con Anaya, apoderado legal de la cuenta bancaria de la asociación sin fines de lucro.

El comunicado de Anaya no aclara nada sobre lo publicado por Proceso en el sentido de que, conforme a los estados de cuenta bancarios hasta 2017, la fundación no se benefició en nada, porque inclusive, hasta marzo de ese año, desde la cuenta de la asociación civil se emitieron varios cheques por un millón 7 mil pesos, que fueron cobrados, en efectivo, por Eduardo de la Guardia, vocal de la fundación.

En su comunicado, Anaya Cortés habla de que se separó de la fundación, en 2014, cuyo “único activo era el inmueble referido, que aún se encontraba en proceso de construcción, y los pasivos eran las deudas producto de los préstamos obtenidos para su edificación”, y en su lugar quedó Báez Guerrero, quien tomó la de liquidar la fundación.

“(…) toda vez que ya se había cumplido el objeto principal para el cual originalmente había sido creada: que el PAN contara con una sede propia. Es por ello que se procedió a vender el único activo de la fundación (el inmueble inconcluso), y se pagaron todos los pasivos (deudas derivadas de la compra del terreno y la construcción)”.

Anaya también dice que Fundación por más Humanismo AC no aparece en su declaración Tres de Tres, de 2015, debido a que cuando la declaración fue presentada ya había transcurrido más de un año y medio de su separación de la mencionada asociación civil.

Y añade: “Finalmente, es muy importante señalar que: a. La Fundación por más Humanismo AC jamás recibió un solo centavo de recursos públicos. b. La ‘Fundación por más Humanismo AC’ actuó siempre apegada a derecho y sin fines de lucro. c. El terreno que compró la Fundación se adquirió de un particular, que a su vez lo había comprado a un ejidatario, por lo que es absolutamente falso que ese terreno haya sido expropiado a instancias del gobierno panista (2003-2009), como se ha señalado. d. Yo no recibí absolutamente ningún beneficio económico de las actividades de la Fundación”.

Ninguno de los señalamientos contenidos en el párrafo anterior forman parte del reportaje del semanario Proceso, en el que también se recoge su versión.

Anaya termina su comunicado con en el que hace una imputación calumniosa: “La guerra sucia no nos va a detener. El PRI está desesperado y ya no sabe qué hacer para levantar la campaña en ruinas de su precandidato”.