Cannes: Iñárritu al frente del jurado y tres clásicos restaurados de Buñuel

by / Comentarios desactivados en Cannes: Iñárritu al frente del jurado y tres clásicos restaurados de Buñuel / 16 View / mayo 17, 2019

Por: Proceso (apro)

Ciudad De México. Mayo 14 de 2019

Los olvidados, Nazarín y La Edad de Oro conforman la trilogía de películas de Luis Buñuel que, restauradas, presentará su paisano Javier Espada en el espacio “Cannes Classics” durante el gran festival fílmico de la Riviera Francesa, del 14 al 25 de mayo. Las dos primeras triunfaron en Cannes en 1950 y 1958, mientras la tercera pertenece a la época surrealista de Buñuel. Asimismo, la presencia mexicana contará con Alejandro G. Iñárritu, al frente del jurado, y Alfonso Cuarón como presentador, mientras Gael García Bernal estrenará allá su segunda cinta Chicuarotes. Aparte, México llevará otras sorpresas…

Aunque ninguna película mexicana competirá en la sección oficial de la 72 edición del Festival Internacional de Cine de Cannes, filmes y directores del país tendrán una presencia importante en dicho encuentro fílmico, como Alejandro G. Inárritu, quien presidirá, nada más y nada menos, el jurado de la competencia principal.

También irá Alfonso Cuarón, quien presentará la versión restaurada de El resplandor, de Stanley Kubrick; Gael García Bernal estrenará Chicuarotes, su segundo largometraje como director, y se proyectarán los clásicos mexicanos Los olvidados y Nazarín, de Luis Buñuel, igual remasterizados. Y habrá muchos más proyectos nacionales en La Semana de la Crítica y en el mercado, entre otras áreas de dicha reunión del séptimo arte mundial, a efectuarse del 14 al 25 de este mes de mayo.

Con todo, sin duda destaca el espacio dedicado a Buñuel (nacido en España, pero naturalizado mexicano) en Cannes Classics con tres de sus obras cinematográficas renovadas: Los olvidados (1950, México), Nazarín (1958, México) y La Edad de Oro (1930, Francia).

Javier Espada –experto en la obra de Buñuel, director del documental Tras Nazarín y exdirector del Centro Buñuel de Calanda (CBC), ubicado en la pequeña localidad de la provincia de Teruel, España, en la que nació el autor de El ángel exterminador en 1900– destaca vía telefónica desde Zaragoza, España, que “es muy raro, nunca había pasado en Cannes que se proyectaran tres películas de un mismo director”. Deduce enseguida, contento: 

“Quizá porque coincidieron las restauraciones de estas tres películas, muy importantes de Buñuel. Además hay que tomar en cuenta que en Cannes existe una sala que lleva el nombre de Luis Buñuel.”

Da la primicia de que él presentará Los olvidados (cuyo negativo original fue declarado por la UNESCO en 2003 Memoria del Mundo) el próximo 15 de mayo, a las 18 horas, con un representante de The Film Foundation, de Martin Scorsese, la cual realizó la restauración. 

Este filme fue remozado por World Cinema de The Film Foundation en Immagine Ritrovata, en colaboración con la Fundación Televisa, la Cineteca Nacional y la Filmoteca de la UNAM. El financiamiento estuvo a cargo de The Material World Foundation. En la cinta actúan Roberto Cobo, Alma Delia Fuentes, Miguel Inclán, Estela Inda y Alfonso Mejía. Cabe recordar que hacia 1951, en este festival europeo, Buñuel obtuvo el premio a Mejor Director por Los olvidados. 

La Cineteca Nacional expondrá Nazarín, ya que dicha instancia financió y restauró el filme de los elementos negativos originales (conservados por Televisa) y copias positivas de la misma Cineteca. El reparto lo componen Marga López, Rita Macedo, Francisco Rabal e Ignacio López Tarso.

 La historia, basada en la novela de Benito Pérez Galdós, es sobre un cura joven obligado a salir de una vecindad capitalina para vagar por el campo, donde suscita cosas contrarias a sus buenas intenciones como la injusticia social, la superstición y el amor de las mujeres que lo acompañan. El 11 de mayo de 1959, el filme obtuvo en Cannes el Premio Especial del Jurado.

En tanto, La Edad de Oro será presentada por la Cinemateca francesa, institución que efectuó la restauración, junto con el Centro Pompidou.

Denuncia y sadismo

Espada enfatiza que Los olvidados es el filme más importante de Buñuel:

“La primera exposición que curé fue con imágenes inéditas de esta cinta, titulada Los olvidados: Memoria del Mundo, a raíz del reconocimiento que le hizo la UNESCO, por iniciativa de la Filmoteca de la UNAM, entonces dirigida por Iván Trujillo. Me pareció que esa muestra era un granito de arena a esa distinción. Es una película que denuncia la injusticia en la que estaban viviendo muchos adolescentes y niños en México, pero también en otros lugares. Hay que recordar que la cinta inicia con una introducción que resalta que esa pobreza extrema en la que se encuentran los niños, también ocurre en Nueva York, París y Londres.

“Buñuel es muy honesto, investiga los sitios más pobres de México con su cámara laica, y al mismo tiempo esa película revela la ternura de Buñuel, quien poseía un gran corazón. Él leyó en un periódico que apareció un cadáver de un adolescente en un tiradero de basura, y eso lo conmovió profundamente para incluirlo en Los olvidados. Aquí introdujo toda su cultura, desde la novela picaresca española, aunque igual se empapa de México. Es una ficción, pero basada en la realidad, y al mismo tiempo crea un género nuevo: el  cine de denuncia social, que va más allá del neorrealismo italiano.”

Se le recuerda que por eso Los olvidados causó tremenda polémica cuando se estrenó en México, el 9 de noviembre de 1950. Que fue muy atacada por los periodistas y algunos intelectuales porque “denigraba al país que lo había acogido”, y Espada expresa a Proceso: 

“¡Sí, claro! Es que la gente no estaba acostumbrada, nadie, a ver una película donde le tiran un huevo a la cabeza, por así decirlo. En aquel tiempo, las personas asistían al cine para ver únicamente historias de entretenimiento, con actores guapos y hermosas actrices, y al ver un relato como ese dejó al público desubicado. A Buñuel lo acusaron de sadismo cinematográfico. Cuando el largometraje fue seleccionado para ir a Cannes, los titulares manifestaron que era una cinta ‘que nos denigra en el extranjero’. ¡Fueron muy duros con Buñuel! Pero el poeta Octavio Paz, quien era el secretario de la Embajada de México en Francia, defendió el filme en Cannes. Escribió la mejor crítica sobre Los olvidados, y la repartió en la entrada de la sala para que se entendiera esa película tan original de aquel momento.”

Tomás Pérez Turrent, guionista y crítico de cine ya fallecido, escribió en el libro ¿Buñuel! La mirada del siglo: 

“El éxito en el Festival de Cannes permitió que Los olvidados se exhibiera de nuevo en México con mejores resultados aunque los ataques no cesaron. Lo llamaron miserable porque ofendía a México. Naturalmente hubo muchos artistas, pintores, como David Alfaro Siqueiros, e intelectuales que defendieron la cinta y el derecho de Buñuel a tocar los temas que quisiera.”

La Filmoteca UNAM, en un escrito, especifica que “es depositaria de la única copia sobreviviente en 35milímetros en soporte de nitrato de celulosa del aclamado filme:

“Esta cinta llegó al acervo de la institución gracias a un fortuito hallazgo cuando la productora y distribuidora CLASA decidió vaciar sus bodegas de los Estudios Churubusco y trasladar el material a los acervos de la Filmoteca. Al inventariarlo se encontró la cinta original.

“A partir de esta única copia del negativo original, cuyos derechos pertenecen a Fundación Televisa y que es resguardada por la Filmoteca UNAM, y gracias a los trabajos de preservación y conservación de los técnicos del Taller de Rescate y Restauración y del Acervo de esta instancia, Los olvidados se ha logrado estabilizar para mantenerla en óptimo estado a pesar del paso del tiempo.

“La cinta original fue escaneada por la Filmoteca UNAM  siguiendo los más altos estándares en rango de imagen, mientras que la Cineteca Nacional realizó el escaneo del sonido. Dicha copia se envió a la Cinemateca de Bolonia, Italia, para su restauración digital bajo el financiamiento de Film Foundation’s World Cinema Project.”

Se inspiró en el Quijote

De Nazarín, Espada destaca entusiasmado:

“Yo nací en Calanda, donde nació Buñuel, y lo que percibí en esas fotografías que había tomado el propio cineasta es que había una nostalgia del exiliado. De alguna forma en esos pueblos tan pequeñitos y tan humildes del estado de Morelos, se reencontraba con su tierra natal. El personaje principal está inspirado en Don Quijote. Es un quijote del sacerdocio. Aquí es muy interesante cómo reinterpreta la tradición cultural española, la adapta sin ninguna complicación al mundo mexicano, e incluye sus experiencias más personales, por ejemplo, el sonido de los tambores de Semana Santa de Calanda, de su pueblo y el mío. Es uno de los finales más logrados de la historia del cine, y no lo digo yo, lo dice el cineasta de la talla de Arturo Ripstein.”

–También Nazarín le abre camino internacional a Buñuel, ¿verdad?

–Sí, igual triunfa en Cannes y hace que a Buñuel se le valore más.

Pérez Turrent también relata en ¿Buñuel!… que Nazarín “curiosamente fue una de las obras que mejor resultado económico obtuvo en México”. 

–¿Qué opina de La Edad de Oro? –se le pregunta a Espada.

–Es el único filme de Buñuel que es cien por ciento surrealista, porque cuando realizó Un perro andaluz todavía no formaba parte del movimiento surrealista. Tanto Buñuel como Salvador Dalí, que escribieron el guión de La Edad…,  son admitidos a ese grupo y hacen este proyecto. 

Al poco tiempo se hartó de los surrealistas y salió del movimiento, redondea: “Hay que destacar que Los olvidados y Nazarín contienen una fotografía magnífica del mexicano Gabriel Figueroa. Es un honor para mi que Cannes me invite a presentar Los olvidados”.

Primer mexicano como jurado

Alejandro G. Iñárritu, ganador de cinco premios Oscar, será el titular del jurado principal. A decir del presidente del festival, Pierre Lescure, y el delegado general de este encuentro fílmico, Thierry Frémaux, es el primer mexicano y el primer latinoamericano que ocupará dicho cargo. 

En un boletín del festival se lee una declaración del realizador de Babel, con la que logró, precisamente en esta reunión del cine, la presea a Mejor Director en 2006:

“Cannes es un festival que ha sido importante para mí desde el comienzo de mi carrera. Me emociona regresar este año con el inmenso honor de presidir el jurado. Tendremos el privilegio de presenciar el nuevo y excelente trabajo de colegas cineastas de todo el planeta. Este es un verdadero deleite y una responsabilidad, que asumiremos con pasión y devoción.”

También participará el ganador del Oscar Alfonso Cuarón en Cannes Classics. Presentará la película de terror El resplandor (The Shining, 1980) protagonizada por Jack Nicholson; la historia se basó en la novela homónima del Stephen King, publicada en 1977. Warner Bros. restauró esta producción de Reino Unido y Estados Unidos. Hacia 2014, en los medios informativos se resaltó que Cuarón era el favorito de Warner para dirigir la secuela de este filme, titulado The Overlook Hotel.

García Bernal, en funciones especiales

Como director, Gael García Bernal llevará a Cannes su segundo filme, de 95 minutos, titulado Chicuarotes, con guion de Augusto Mendoza, que estrenará a nivel mundial en una exhibición fuera de competencia.  

La trama aborda la vida de  Cagalera y Moloteco, dos adolescentes de San Gregorio Atlapulco, quienes buscan alejarse a toda costa de la complicada situación en la que viven, por lo que cuando les ofrecen comprar una plaza en el Sindicato de Electricistas que cuesta 20 mil pesos, ven la oportunidad que han estado esperando aunque los convierta en delincuentes.

Actúan Benny Emmanuel, Gabriel Carbajal, Leidi Gutiérez, Daniel Giménez Cacho, Dolores Heredia y Enoc Leaño, entre otros. En México se estrenará el próximo 28 de junio, bajo la distribución de Cinépolis.

Morelia, Los Cabos y Guanajuato

Desde el 2005, año con año, el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) tendrá una función especial, fuera de competencia, en la Semana de la Crítica, donde se presentarán cuatro cortometrajes mexicanos que fueron parte de la selección oficial de la pasada 16 edición del FICM. Las cintas son:

The girl with two heads, de Betzabé García; El aire delgado, de Pablo Giles; San Miguel, de Cris Gris, y Satán, de Carlos Tapia. Esta alianza con la Semana de la Crítica y el FICM, le ha dado la oportunidad a más de 40 cineastas mexicanos de mostrar su trabajo en este  encuentro.

Igual, el Festival Internacional de Cine de Los Cabos estará presente en Cannes. Desde hace cuatro años organiza la selección de destacadas producciones mexicanas en etapa de proceso (work in progress) para participar en el espacio Los Cabos Goes to Cannes (“Los Cabos van a Cannes”) en colaboración con el Marché du Film del Festival de Cannes. Mostrará seis trabajos el 19 de mayo, a la 14:00 horas. Se trata de:  

 Amores modernos, de Matias Meyer; Coraje, de Rubén Rojo Aura; Cosas que no hacemos, de Bruno Santamaría Razo. Estanislao, de Alejandro Guzmán Álvarez; La frontera invisible, de Mariana Flores, y Territorio, de Andrés Clariond Rangel. 

Maru Garzón, directora artística del festival de Los Cabos, explica a este medio que “la intención principal, a partir de esta plataforma y la alianza del festival con Marché du Film, es promover la profesionalización de nuestra industria mexicana, y ha sido muy buena experiencia a lo largo de cuatro años. Hay películas que en Cannes han conseguido a su vendedor internacional o una programación en el festival, u organizan la ruta idónea de otros festivales con los que programan estos  encuentros, incluso han conocido a un coproductor”. 

 En tanto, el Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF) exhibirá en Cannes cortometrajes: 

 Anita, de Lucero Adriana Hernández Carmargo; Bastardos desterrados, de Mario González Jiménez; Buscando el green, de José Manuel Campos Ventura; Judas en el rincón, de Luis Ernesto Pérez Medina; Macehua, de Alexis Gabriel Vázquez García; Nostalgia, de Marcelo Rosales Briceño; Velvet, de Paula Hopf; Sinfonía de un mar triste, de Carlos Morales; Agüero, de José Manuel Azuela Espinosa, y Octubre otra vez, Sofía Auza.   

Este texto se publicó el 12 de mayo de 2019 en la edición 2219 de la revista proceso