CENA DE NEGROS

by / Comentarios Desactivados en CENA DE NEGROS / 6 View / marzo 30, 2018

Por: Marco A. Vázquez

– Con fama de ladrones…

¿A quién de los candidatos a la presidencia de la República le confiaría su cartera?, ¿si supiera que va a morir a cuál de ellos le dejaría en custodia a sus hijos y la casa para que la administre?

Parecen preguntas sin sentido pero bien valdría la pena que intente responderlas ahora que empieza formalmente la campaña para elegir Presidente de la República, Diputado federal, Senadores y, acá en Tamaulipas, también presidentes municipales, de verdad la apuesta es así de alta, lo que está en juego es su dinero o, con más valor aún, el futuro de sus hijos.

Si elegimos un Presidente responsable seguramente tendrá voluntad de mejorar el sistema educativo, el de salud, generar mejores condiciones para la inversión e irá combatiendo en serio la delincuencia de todo tipo provocando oportunidades para los jóvenes.

Luego le entrará a limpiar los sistemas de administración y procuración de justicia, hacerlos más efectivos con policías entrenados, ministerios públicos y jueces con capacidad y conocimientos, magistrados y procuradores haciendo cada vez mejor su chamba y, todos, a prueba de corrupción.

Buenos Senadores harán de nuestro país una nación más respetada y con posibilidades de competir a nivel internacional, sin que nos agandallen, sin que el peso pierda valor nomás porque al presidente de los Estados Unidos se le ocurre tuitear.

Los Diputados, con todo y que como los Senadores y el Presidente parecen inútiles, también son parte importante de la marcha de este país, ellos se encargan de diseñar leyes, de administrar y fiscalizar el presupuesto, en suma, de que cada peso se aplique en las tareas del Estado y no en la compra de casas o en engrosar cuentas y carteras de tantos político ratero que tenemos.

En el caso de nuestros alcaldes se supone son la autoridad más cercana, a quien le debemos reclamar servicios, que la ciudad crezca ordenadamente, que no se hagan obras solo de relumbrón o innecesarias.

Una cosa más, la política es el origen de todo problema que atravesamos, en el pasado por no saber elegir o vender nuestro voto nos tocaron gobiernos que nos han entregado a la delincuencia, incapaces de hacer algo por el bien común y propensos a robar a manos llenas.

Si, también la política es la solución de todos los problemas que tenemos, elegir bien puede garantizar un presidente y congresistas honestos, con voluntad para hacer las cosas o, por lo menos, que si se equivocan sepamos que fue por error y no con las ganas de llenarse los bolsillos de dinero o ayudar a sus amantes, novios, o familiares.

Deje le insisto, la apuesta en la elección del 1 de julio del 2018 es muy alta, es nuestro bienestar y el futuro de nuestros hijos, además, quizá se trate de nuestra última oportunidad de cambiar al país por la vía pacífica, de orillar a los políticos a que vayan haciendo las cosas bien.

Este viernes 30 de marzo empieza oficialmente la campaña para elegir Presidente, Senadores y Diputados federales, haga algo por usted y por sus hijos, investigue bien a todos los candidatos y luego haga campaña con los que haya elegido, tenga en cuenta que van a difundirse muchas mentiras, van a difundirse muchas verdades que los políticos dirán que es guerra sucia, y eso es lo que tenemos que aprender a diferenciar y enseñarle a la gente a hacerlo.

Finalmente, por Dios, ya no se trague esos cuentos de que usted debe odiar y pelear por la política, no, solo tiene que razonar y argumentar, estar más unido con sus amigos y familiares, hacer equipo en el entendido de que el pueblo unido jamás será vencido.

Tampoco le tenga fobia a los partidos pero no los tome mucho en cuenta, vote por la historia de cada candidato, vote por quien usted cree puede ser el o la mejor, tiene razón, los políticos cuentan con una fama de ladrones que no pueden con ella pero tampoco estamos para quedarnos en casa a que sigan eligiendo lo que les da la gana y que nosotros, los del pueblo, luego paguemos las consecuencias, los platos rotos.