CENA DE NEGROS

by / Comentarios Desactivados en CENA DE NEGROS / 5 View / junio 26, 2018

Por: Marco A. Vázquez

– El grito en el cielo…

Apenas unos días duró la indignación de ver niños separados de sus padres a propósito para que, según las creencias de Donald Trump, no vuelvan a intentar cruzar de ilegales a los Estados Unidos.

El día de la publicación de los videos, y unos más, fueron escenas desgarradoras, de esas que nos hicieron gritar a todos de coraje, mentar madres y creer que ese tipo de políticas migratorias solo las podrían aplicar animales, para desgracia nuestro coraje duró unas horas, unos días, hoy la gente se encuentra más interesada en el mundial, en las cosas de la patada, en las novelas o en series de esas de balazos.

Por supuesto que es inhumano el trato a los migrantes pero, desgraciadamente, lo único que hacemos al condenar las imágenes es atacar la consecuencia y no ver el origen del problema, cerrar los ojos y no querer enterarnos de que es el gobierno mexicano, sus políticos y muchos empresarios corruptos los que nos tienen así, con la única opción de arriesgar hasta la integridad de los hijos por alejarnos lo más posible de la pobreza, falta de empleos, la violencia.

Años atrás, unos 20 para darle un poco de precisión al tema, me tocó entrevistar a migrantes guatemaltecos y hondureños que fueron asegurados por el Instituto Nacional de Migración y los tenían confinados en las celdas del 2 Zaragoza, de la Policía Preventiva, que en aquellos días era lo mismo que meterte a un retrete.

Igual tenían a niños, niñas, jóvenes y adultos que viajaban apoyados por un pollero que les cobraba, en aquellos tiempos, cinco mil dólares por persona para atravesar México en condiciones inhumanas, apilados en camiones de carga o, algunas veces, en autobuses.

En las entrevistas los guatemaltecos decían que no tenían más opciones que arriesgar la vida propia o de sus hijos en la aventura, que supieron antes de casos de conocidos que eran asesinados para asaltarlos, para quitarles a sus niños y niñas pero que, aún así, debían arriesgarse.

“Te mata de hambre el gobierno o te mueres por una bala de los delincuentes”, era la respuesta invariable cuando se les preguntaba porque no invertían su dinero en negocios, en sembrar y tratar de vivir bien en sus tierras.

En aquel tiempo, quizá ahora también, decían los centroamericanos que cruzar México para ellos era lo más peligroso, que llegando a Estados Unidos de una u otra forma se sentían vivos, con la posibilidad de estar mejor.

La historia se la detallo no para abrir heridas y seguir indignados por las políticas migratorias de Estados Unidos sino porque en México cada vez está más cerca el día de la elección de Presidente de la República, Senadores, Diputados federales y alcaldes en el caso de Tamaulipas y tenemos, como única tarea, elegir gobernantes, políticos, que nos saquen de todos nuestros males, que nos vayan alejando de la obligación de migrar, de irnos de nuestras casas para que los nuestros puedan vivir mejor, en algunos casos, para que puedan sobrevivir.

El consejo es que no se fije en los colores, que no le ganen los odios y observe por igual a los del PRI, Morena, PAN, PANAL, Verde, PT, PRD, Movimiento Ciudadano, PES e independientes, revise la historia de cada uno de ellos, lo que proponen y vote por el mejor, promuévalo entre los suyos si puede y con un razonamiento fuerte pero igual escuche lo que otros hayan descubierto, solo así llegaremos a mejor puerto.

Metidos en la política es la mejor forma de empezar a evitar que más familias se vayan a los Estados Unidos u a otras partes donde son maltratados.

En resumen, tenemos que dejar de ser hipócritas y poner el grito en el cielo a consecuencia de un video donde se da trato inhumano a las familias mexicanas, empezar a comprender que la única forma de evitar la migración es trabajar en nuestra política y no tratando de cambiar al loquito