CENA DE NEGROS

by / Comentarios desactivados en CENA DE NEGROS / 11 View / julio 24, 2018

Por: Marco A. Vázquez

El 27 de julio…

El viernes 27 de julio se va a acabar el mundo o por lo menos eso dicen los creyentes de diversas teorías apocalípticas, según ellos desapareceremos durante o después de un largo eclipse, el más prolongado que se pronostica para el siglo 21 ya que tendrá una duración de una hora y 43 minutos, en pocas palabras, este mundo se va con Dios, el día del apocalipsis ha llegado y La Tierra va a desaparecer.

La nota aparece medio escondida en el portal de El Universal, un periódico de circulación nacional, y no dude que los creyentes de dicha teoría en las próximas horas o días comiencen a saturar el twitter, los escépticos también lo harán, unos orando para que todos nos vayamos al cielo, otros en la mofa contra aquellos que se sienten Dios y predicen hasta la muerte de la humanidad.

A los creyentes hay que decirles que si vivimos un apocalipsis, para nadie es un secreto que en nuestra realidad el mundo se derrumba poco a poco, es más, para muchos jóvenes ya ni siquiera es vida estar en una ciudad, en una región, en un Estado, o en un País como México donde la inseguridad les obliga a vivir encerrados, donde ni siquiera se pueden responder los teléfonos porque solo existe la opción de que sean los cobradores de un banco o un extorsionador de esos que te juran tienen secuestrado a un familiar, te piden lo que no tienes y luego te amenazan de que te mandaran al diablo más rápido que el mismísimo Lucifer sino te pones la del Puebla.

A los escépticos también hay que decirles que es verdad, este mundo continúa, pero que no se alegren, en muchos casos eso significa sufrir a los políticos, sus formas de ver la vida, su trabajo con el cual no han podido sacarnos de la pobreza, que cada días nos sume más en la inseguridad y cuyo único destino es acabar con nuestro mundo ante la incompetencia de los cuatro jinetes del apocalipsis que no creo que vayan a llegar el próximo viernes.

Así de complicado parece este mundo, el caos se vive lo mismo en Victoria que en todo México y en otras partes del planeta se ve peor.

¿Qué hace falta?, sin duda liderazgo, presidentes municipales que se pongan la camiseta y empiecen a laborar por sus comunidades, funcionarios públicos dispuestos a dar lo mejor de sí para instrumentar proyectos y hagan participar al pueblo.

Luego, si es que se pueden encontrar esos liderazgos, los ciudadanos tenemos que responder por lo propio pero además ir sembrando conciencias entre los que viven en nuestros alrededores, hacer una cadena.

Lo que en definitiva se debe entender por los alcaldes del Estado, por el gobernador y la gente de Francisco García Cabeza de Vaca y los otros 31 mandatarios estatales que tienen el presupuesto de las Entidades del país, y por Andrés Manuel López Obrador, que es el presidente electo de México, es que no existen los vacios, a todos nos les tiene que caer el veinte que los problemas que vivimos tienen origen en la flojera de trabajar de anteriores gobiernos, en la ausencia de verdaderos líderes, por la comodidad que tuvieron muchos políticos de tomar dinero fácil y los cuales deben ser catalogados como delincuentes más que como servidores públicos, en resumen, los gobernantes que están, y de una vez los que vienen, deben tomar la batuta y acomodar las piezas antes de que otros lo hagan.

Igual en las familias, en lo cortito, todos y cada uno de nosotros debemos atender nuestras responsabilidades antes de que otras personas se hagan cargo de señalarle a nuestros hijos el camino de tener dinero aparentemente fácil pero que significa arriesgar la vida de nuestros hermanos, tíos, vecinos y la familia o quien este dentro de nuestro ámbito de influencia.

Otros que tampoco han cumplido con su obligación son los maestros, la escuela tiene el 40 o 50 por ciento del tiempo de los niños y jóvenes y hasta hoy solo los ha llevado a una muerte lenta, de encierro o delincuencial, por ello le digo, definitivamente vemos que sí, que se acaba el mundo aunque no necesariamente significa que vaya a explotar la tierra el próximo 27 de julio como ya lo juran y perjuran algunos loquitos.