CRÓNICAS POLÍTICAS

by / Comentarios Desactivados en CRÓNICAS POLÍTICAS / 3 View / octubre 16, 2017

Por: Alberto Guerra Salazar

– Un regalo especial para Eugenio Hernández Flores

CIUDAD VICTORIA, (ASI)— Reynosa, Río Bravo, Valle Hermoso, Matamoros, estaban bajo fuego desde la noche del viernes, con un alto número de fallecidos, cuantiosos daños materiales, ausentismo escolar y laboral, pero no había surgido todavía, una voz de protesta de la sociedad, tan potente que obligue al gobierno estatal, panista, a hacer algo para terminar con esta narco-guerra.

El insolente desafío de los delincuentes hace pensar que tienen tolerancia, protección, ayuda, encubrimiento de las fuerzas armadas, pues se desplazan en caravanas de más de 30 camionetas, por calles y carreteras, sin ser molestados.

Reynosa y Río Bravo vivieron otra jornada de terror que cobró muchas vidas humanas y paralizó todas las actividades en un gran número de colonias. Hubo robo masivo de vehículos, bloqueo de calles, destrucción de negocios, balaceras, persecuciones.

Se suspendieron las clases en un número indefinido de escuelas en las dos ciudades, y miles de obreros no pudieron transportarse hasta sus centros de trabajo debido a la condición de guerra que se vivió en las calles, con un intercambio intermitente de balazos.

El gobierno estatal, panista, cerró sus canales de comunicación para bloquear el flujo de información oficial sobre las consecuencias de los enfrentamientos, especialmente el número de fallecidos.

Ese vacío informativo lo cubrió la web pues manos anónimas subieron a redes sociales fotografías, videos y datos de pérdidas de vida, difíciles de confirmar. En Río Bravo hubo el domingo cinco abatidos en el ejido Alacranes, a unos metros de la caseta de cobros de la auto-pista a Matamoros.

El lunes se repitieron las matanzas, siete en una colonia, y tres en una gasolinería que funciona a la mitad del camino entre Río Bravo y Reynosa, ejido Palo Blanco. Una persona fue alcanzada y muerta por una bala perdida frente a la secundaria número 1, y aunque se dijo en un principio que se trataba de un muchacho, estudiante, resultó ser un padre de familia.

Jesús Melhem Kuri, ex presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Tamaulipas, mantuvo abierto su negocio de ventas de zapatos, frente a la sucursal de Banamex, por la avenida principal, pero todos los demás negocios no abrieron las puertas.

Apenas el sábado, el sobrino de Jesús, diputado federal Edgar Melhem Salinas, tuvo un mega-informe en Río Bravo con una constelación de estrellas de la política. Si hubiera ocurrido entonces la conflagración bélica, sería fecha que todavía no localizaran a los invitados.

Estuvieron presentes el Sub-secretario de Gobernación Felipe Solís Acero, el coordinador general de la bancada del PRI en la cámara de diputados, César Camacho Quiroz, legisladores y presidentes municipales.

Melhem Salinas emitió ayer un tuit con un mensaje donde exige que el gobierno garantice la paz y la tranquilidad en la región.

Pero ningún otro representante de la sociedad, llámese presidente de cámara, de club social, de profesionistas, de grupos religiosos u organizaciones no gubernamentales, habían alzado la voz para clamar por el restablecimiento del imperio de la ley.

Eso sí, las redes sociales rebosan indignados mensajes, la mayoría anónimos, donde truenan contra los funcionarios de los tres órdenes de gobierno, especialmente contra los vientos del cambio, que no cambiaron nada.

Otras voces preguntan por algún procedimiento legal que pueda emplearse para conseguir la revocación de mandato, habida cuenta que no pueden los gobernantes hacer cumplir la ley.

También se habla de la conveniencia de solicitar en Los Pinos la instalación en Tamaulipas de un comisionado nacional de seguridad pública, que tengan facultades y atribuciones para encarar esta situación de emergencia.

No se trata sólo de sofocar las explosiones de violencia, sino de diseñar una política de fomento económico que haga resurgir los negocios, actualmente colapsados por las cuotas de protección que sus dueños pagan a delincuentes y la caída de ventas, por la violencia misma.

En medio de este clima de terrorismo, ayer se produjo en la ciudad de México la renuncia del Procurador General de la República, un señor Raúl Cervantes Andrade, al que Enrique Peña Nieto quiere convertir en fiscal general.

Cervantes duró apenas un año en el cargo, pero no pudo o no lo dejaron, esclarecer ni los sonados crímenes atribuidos a policías civiles y a militares, ni los casos de corrupción que envuelven al propio titular del poder ejecutivo federal.

La Estafa Maestra, la Casa Blanca, Odebrercht y PEMEX, Carlos Romero Deschamps, y otros muchos casos más de escándalos de corrupción, dejó pendientes de aclarar el señor Cervantes.

Sus detractores dicen sin embargo, que se trata sólo de una maniobra inducida por Los Pinos, para quitar las piedritas del camino que han estorbado el ascenso hacia la fiscalía general, desde la cual buscaría Peña Nieto blindarse por los siguientes años.

En otros temas, las autoridades municipales y representantes de la iniciativa privada de Nuevo Laredo, gestionarán en la Ciudad de México que la empresa Aeroméxico no cancele el vuelo matutino.

Enrique Rivas Cuéllar y directivos de COPARMEX y CANACO, Agentes Aduanales y otros grupos, se entrevistarán el 25 de octubre con ejecutivos de la empresa aérea, para entablar negociaciones que conduzcan a la permanencia de ese vuelo.

De entrada, el Ayuntamiento consiguió suficiente información de la dirección de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, donde confirman que no es con ellos el problema de Aeroméxico, pues las estadísticas anuales de vuelos son satisfactorias.

Nuevo Laredo está promoviendo la afluencia turística mediante diferentes alternativas, una de ellas es la concertación de una ruta aérea que la conecta con Cancún.

En Ciudad Victoria tienen otra idea sobre cómo atraer turistas, pues el fin de semana empezará la Feria Estatal, la que se convertirá en una cantina gigantesca gracias a que se tiró a la basura la prohibición de Egidio Torre Cantú, de vender cerveza allí.

Contemos también lo bueno. La policía tamaulipeca abatió en San Fernando a uno de los ejecutores de la activista social de San Fernando Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez un 10 de mayo.

La señora, madre de una muchacha secuestrada, había pedido protección en la víspera, pero la que le otorgaron las autoridades no fue suficiente pues fue brutalmente llenado su cuerpo de plomo.

Y un reporte oficial del Grupo de Coordinación Tamaulipas da cuenta de que consiguieron asegurar a grupos delincuenciales en Reynosa y Río Bravo, entre el viernes y ayer lunes, 32 armas largas, 3 ametralladoras, un fusil Barret.

También 4 lanza-granadas, 6 granadas de mano, 17 granadas de 40 milímetros, 23 vehículos, 13 con blindaje artesanal, así como cartuchos y cargadores. Dos infractores de la ley fueron puestos a disposición de la PGR.

En la zona sur de Tamaulipas también crece la zozobra pues no disminuyen los delitos y los jefes policiacos reprochan a los empresarios que no gasten dinero en sistemas privados de seguridad.

El colmo ocurrió ayer en Altamira, pues los ladrones perpetraron un golpe en las mismas oficinas de la CANACO, cuyos directivos no se cansan de pedir a las autoridades mejores resultados en su trabajo.

Mientras tanto, Eugenio Hernández Flores podría recibir este día, un regalo especial al cumplir 58 años de edad. Familiares y amigos lo felicitarán, personalmente pero también a distancia.

También cumplió años Ernesto Flores Reyna, hijo del abogado y ex consejero electoral  riobravense Ernesto Porfirio Flores Vela, pariente lejano de Eugenio Hernández Flores.