CRÓNICAS POLÍTICAS

by / Comentarios Desactivados en CRÓNICAS POLÍTICAS / 2 View / noviembre 11, 2017

Por: Alberto Guerra Salazar

– Ahora pintan de azul el tribunal electoral

CIUDAD VICTORIA, (ASI)— Miguel Angel Almaraz Maldonado pasó seis años de su vida bajo reclusión penitenciaria, acusado por la PGR de delincuencia organizada en la modalidad de robo de combustibles. Fue absuelto y ahora quiere ser presidente municipal de su natal Río Bravo.

Almaraz incursionó en política de la mano de Juan Antonio Guajardo Anzaldúa, pero al poco tiempo discreparon y tomó un rumbo propio. Fue candidato a presidente municipal en dos ocasiones, en 2004 y 2007.

Cuando ocurrió su aprehensión en el año 2009, Miguel Angel era pre-candidato a diputado federal del PRD, y había sido presidente estatal del sol azteca. Fue un escándalo político de resonancia nacional.

Almaraz anunció el jueves 9 de noviembre, en rueda de prensa, que se propone inscribirse en el INE-IETAM como aspirante a convertirse en candidato independiente a presidente municipal de Río Bravo.

Descartó que su experiencia policiaca sea un impedimento para regresar a la política, pues cuenta con la constancia de absolución judicial y con una carta de no antecedentes penales, pues no fue sentenciado.

Alega que su problema fue provocado por enemigos gratuitos y competidores envidiosos, pues era un empresario exitoso en México y en Texas, con negocios vinculados al transporte de hidrocarburos.

Acusó al gobierno panista de Felipe Calderón Hinojosa, de haberse prestado para que la PGR lo mantuviera cautivo muchos años de manera ilegal y deliberada, pues el proceso se llevó a paso de tortuga, con demoras, posposiciones y cancelación de diligencias, que estorbaron un desenlace a corto plazo.

Reveló que las acusaciones en su contra eran de oídas, presentadas por un testigo protegido en Estados Unidos, identificado con el nombre de Pitufo, el mismo que involucró en ilícitos a una gran cantidad de personas mediante el mismo procedimiento de oídas, presunciones, deducciones.

No le apeteció regresar al PRD pues juzga que Los Chuchos (Jesús Ortega Martínez y Jesús Zambrano Grijalva) perdieron el rumbo y usan al partido como comparsa, palero, según el cliente.

Intentó incorporarse a MORENA pero, dice que las grillas y divisiones internas son más intensas que en el propio PRD, de allí su decisión de emprender su aventura política por la libre, sin siglas partidistas.

Se declara amigo personal de Andrés Manuel López Obrador, a quien coordinó en Tamaulipas una de sus campañas presidenciales, y asegura no tener problemas con el Gobernador, panista, Francisco García Cabeza de Vaca, a quien dice conocer.

“Quiero ser presidente municipal para componer las cosas en Río Bravo pues la ciudad está muy atrasada, olvidada, y buscaría establecer una buena relación con el gobierno del Estado, pues en un pleito todos pierden”, dijo.

También se declaró amigo de Francisco Chavira Martínez, ex perredista y ex presidiario como él y ahora independiente, pero dice que no haría lo mismo que él, de renunciar al proyecto a mitad del camino, “porque yo soy una persona seria”.

Almaraz Maldonado estuvo acompañado por un grupo de sus seguidores, entre ellos, la licenciada Casandra de los Santos, ligada anteriormente a MORENA, quien hizo la aclaración de que apoya el proyecto de su amigo pero seguirán haciendo campaña por López Obrador para Presidente.

La otra gran noticia del día es que la cámara de diputados aprobó la madrugada de ayer el presupuesto de egresos de la federación 2018, consiguiendo los tamaulipecos un gasto para nuestro Estado por 52 mil 900 millones de pesos.

Nos dice el boletín enviado amablemente por Baltazar Hinojosa Ochoa, que la cifra tiene un incremento de 2,600 millones de pesos en relación con el presupuesto ejercido este año en Tamaulipas.

Otro boletín sobre el mismo tema, éste de la oficina de Edgar Melhem Salinas, nos recuerda que Tamaulipas tuvo este año un gasto por 50.3 mil millones de pesos, provenientes del PEF 2017.

A ver, aclaremos. Una cosa es el presupuesto autorizado, y otra cosa, el gasto ejercido. El informe del gobierno del Estado no contiene datos que confirmen que esa fortuna inconmensurable se gastó en las ciudades o el campo. Simplemente no hubo obra pública.

Si a ello se añade que los programas de asistencia social estuvieron suspendidos, especialmente el reparto periódico de despensas, que no se ejerció el gasto autorizado para prensa y relaciones públicas, que hubo ahorros internos por el despido de miles de burócratas, surge la pregunta inevitable: ¿dónde está ese dinero?

El Congreso local, dominado por el PAN, nunca molestará al titular del poder ejecutivo local con esas impertinencias, y los diputados federales, del PRI, tampoco querrán ganarse su animadversión, especialmente ahora que está en puerta la repartición de candidaturas.

Está bien, apliquemos el borrón y cuenta nueva, pero por favor, señores, los casi 53 mil millones de pesos autorizados para gastarse en 2018, ¡esos no los desaparezcan!

Otras cuentas alegres del PEF 2018 autorizado a las cuatro de la mañana de ayer, son de que se consiguieron 750 millones de pesos para el Fondo Fronterizo, de los cuales 120 serán para municipios de Tamaulipas, Reynosa-Río-Valle Hermoso, y 6 mil millones de pesos para el campo, que no incluyó Enrique Peña Nieto en la iniciativa.

Aplauso grande para los diputados federales tamaulipecos, priístas, que tampoco lo hicieron de gratis, pues se autorizaron un bono de salida de casi un millón de pesos para cada uno de los 500 integrantes de la cámara.

La noticia mala es que el nuevo presupuesto suprimió el fondo de los moches, alrededor de diez mil millones de pesos que eran repartidos por los diputados federales de manera discrecional, en los municipios de sus distritos.

En temas locales, ya se supo para que pusieron a René Osiris Sánchez Rivas como presidente del tribunal electoral del poder judicial de Tamaulipas, pues reinstaló en esa dependencia al panista Luis Alberto Saleh Perales, pero como secretario general.

Saleh fue destituido como consejero electoral estatal, por el tribunal electoral del poder judicial de la federación, pues incumplió requisitos, el más importante, haber ocultado que fue secretario general estatal del PAN.

El tribunal electoral es apartidista por naturaleza, para garantizar la imparcialidad de sus decisiones, pero ya se pintó de azul. El PRI tuvo en su tiempo el control del tribunal, como ahora lo tiene el PAN, con una diferencia: este partido juró que nunca lo haría.

A propósito de jugar a la democracia, Enrique Ochoa Reza anunció que el PRI tendrá el lunes una reunión en la Ciudad de México, donde se instalará la Comisión Política Permanente así como la Comisión de Procesos Internos y la Comisión de Designación de Candidatos.

El PRI nacional confirmó que la mitad de las candidaturas a diputados federales y senadores serán por designación, vulgo dedazo, dizque para garantizar el cumplimiento de cuotas a jóvenes, mujeres e indígenas.

Otra porción de candidaturas será para ciudadanos no militantes del PRI, lo que liquida la carrera de militante porque ya nadie querrá hacer talacha pues no habrá premios o recompensas posteriores.

Y la violencia no cesa. Un jefe vial de Aldama fue emboscado y herido a balazos. Este y otros episodios de sangre que ocurren en los municipios son ocultados por el gobierno estatal, panista, igual que lo hicieron los Gobernadores del PRI.

Cumplió años el licenciado Raúl Camacho Muñoz y tuvo fiesta familiar en San Luis Potosí. Fue un eficiente funcionario de comunicación social, en las postrimerías del sexenio de Eugenio Hernández Flores.