CRÓNICAS POLÍTICAS

by / Comentarios Desactivados en CRÓNICAS POLÍTICAS / 7 View / abril 10, 2018

Por: Alberto Guerra Salazar

 – Hasta Santos Dávila podría ser presidenciable

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, recibió el beneficio de un indulto o perdón extendido por el tribunal electoral del poder judicial de la federación, que le permitirá ser candidato presidencial independiente, a pesar de que cometió fraude en la presentación de firmas de apoyo.

Por supuesto, El Bronco no ganará la elección federal, pero sí distraerá para su causa un buen número de votos que de otra manera irían a engrosar los números de otros candidatos, especialmente Andrés Manuel López Obrador.

El poder judicial no se caracteriza precisamente por su manejo autónomo, independiente, distante del poder ejecutivo, pues hay muchos casos donde los magistrados y ministros resuelven asuntos donde asoman las narices del Presidente de la República.

El más reciente, la decisión de la Corte de trasladar el caso del ex Senador del PRI Alejandro Gutiérrez, del ámbito local al fuero federal, para que reciba un tratamiento benevolente, magnánimo, condescendiente.

Gutiérrez, acusado de triangular fondos públicos a campañas del PRI, permaneció preso en Chihuahua, pero fue rescatado por sus superiores, venciendo a la mala las resistencias del gobierno local, del PAN.

Otro sonado caso que puso en tela de duda la imparcialidad de la Corte, fue la absolución dictada a Raúl Salinas de Gortari, por los delitos de enriquecimiento ilícito y por el asesinato de su cuñado José Francisco Ruiz Massieu.

Pues ahora también se intuye que el indulto dictado a favor de El Bronco no es tanto para favorecerlo a él, sino para ponerle más piedritas en el camino al candidato presidencial de MORENA.

El Bronco es delincuente electoral, según el dictamen del Instituto Nacional Electoral, que descubrió firmas falsificadas para hacerlo conseguir la candidatura presidencial. Pero el tribunal electoral dispuso que se le extienda el permiso para competir, debido a que no le dieron oportunidad de demostrar que las firmas son válidas.

Pretextos. El problema es que Armando Ríos Piter, un ex perredista que también falsificó firmas, querrá recibir igual beneficio y conseguir ser candidato independiente, alegando que pisotearon sus derechos humanos y sus derechos políticos.

Rodolfo Santos Dávila, un ex diputado local del PAN, de Reynosa, igual podría tener el contagio del victimismo y aprovechar la indulgencia de los magistrados electorales federales, para conseguir pase automático a la boleta electoral presidencial, para la que se apuntó nomás por puntada.

Hay otro problema. La incorporación de última hora de otros candidatos presidenciales encarecerá el proceso, pues la ley obliga a que les otorguen dinero para costear sus campañas.

También aumentará de tamaño la boleta electoral, para que quepan todos los candidatos, tal vez sus fotografías y hasta sus apodos, creando confusión o desconcierto entre ciudadanos primerizos en emitir el voto, que podrían extraviarse en esa maraña de rostros y siglas.

También hay enorme disgusto entre los miembros de INE y su presidente Lorenzo Córdova, pues la sentencia de los magistrados electorales que “tumbó” su decisión de rechazar la solicitud de candidatura del Bronco, los hace aparecer como ineptos, lerdos, tontos, incapaces e indignos de cobrar tan altos sueldos.

A nivel local, causó extrañeza que el candidato del PRI a presidente municipal de Nuevo Laredo, Daniel Peña Treviño, desdeñara presentar personalmente su solicitud de inscripción ante el IETAM victorense, optando por enviar a un emisario.

Se sabe que Daniel, ex presidente municipal, está disgustado por la imposición de algunos de los miembros de la planilla tricolor, pero no se sabe si esa fue la causa de su ausencia, que se vio muy mal.

MORENA registraría a las 19:00 horas de ayer su lista completa de candidatos a presidentes municipales, y trascendió que su “gallo” para Nuevo Laredo sería Ramón Garza Barrios, pero no se pudo confirmar al cierre de esta columna.

Carlos Cantúrosas Villarreal había sido seleccionado por MORENA mediante una encuesta de popularidad, pero el ex presidente municipal no quiso exponerse a represalias y prefirió renunciar a ser nuevamente titular del Cabildo, antes que verse envuelto en procesos judiciales.

Cantúrosas está siendo satanizado al estilo de Ciudad Victoria, pagando sus detractores espacios caros en la prensa chilanga, donde le enjaretan un montón de delitos, como el que mantiene preso a su tío.

La misma mano que mueve esa cuna financia guerra sucia simultánea, contra Baltazar Hinojosa Ochoa y Américo Villarreal Anaya, por tenerlos en su lista de enemigos. Rescoldos del pasado o escollos del futuro, según la interpretación de cada quien.

Alumnos del CBTIS 119 de la capital del crimen hicieron ayer una manifestación de protesta en las puertas de la escuela, para quejarse contra el director por obligarlos a asistir de relleno a eventos del PRI.

Los videos muestran a los muchachos quienes aportan sin reticencias sus nombres y apellidos, e inclusive portan cartelones con leyendas escritas donde repudian que quieran manipularlos para causas políticas, del PRI.

Por cierto, el candidato al Senado Alejandro Guevara Cobos emitió un boletín donde proclama su propósito de garantizar la tranquilidad de los tamaulipecos, impulsando la permanencia de las fuerzas armadas en Tamaulipas.

No decimos que el discurso sea hipócrita, sólo oportunista, porque se trata del tema que puso de moda el gobierno estatal, panista, y el candidato cree importante que todos sepamos que él se encargará de restablecer el orden, la paz y la tranquilidad.

Guevara cobró durante más de dos años como diputado federal, pero nunca se dio por enterado que aquí matan a mujeres, niños, familias completas, sino hasta ahora que se quiere hacer aparecer como el dueño de la varita mágica que compondrá las cosas.

Está raro ese asunto de soldados y marinos. Vea el lector por qué. Un día cualquiera, el presidente de la junta de coordinación política del Congreso local, un ex diputado federal panista, Glafiro Salinas Mendiola, declaró sin venir al caso, que Tamaulipas debería atenerse a sus propias fuerzas policiacas, para no tener aquí permanentemente a fuerzas federales.

Sonó extraño su pronunciamiento porque nunca antes le llamó la atención el tema, a pesar de que los periódicos aparecen todos los días llenos de notas de sangre. Unos días después, la prensa publicó un desplegado firmado por responsables de mesas de seguridad y justicia.

El desplegado estaba dirigido al Secretario de Gobernación, no al gobierno del Estado, y pedían los abajo firmantes, que no sacaran de las calles de Tamaulipas a soldados ni marinos.

¿Cómo piden eso, si nadie está sacando a las fuerzas federales de Tamaulipas?… excepto el pastor del Congreso.

Suena a valores entendidos.

El caso es que está confirmado que el gobierno del Estado no volvió a firmar convenios con el gobierno federal, para pagar dinero adicional para mantener aquí a soldados y marinos. Y el crimen sigue creciendo, todos los días, en todas las ciudades.

Por su parte, el dirigente estatal del magisterio Rigoberto Guevara Vázquez, pidió a los padres de familia colaborar en tareas de seguridad educativa, permitiendo que autoridades escolares revisen las mochilas de sus hijos.

Apeló el profesor Guevara a la participación de los padres, para fortalecer desde los hogares los valores humanos, y hacer disminuir los hechos de violencia en las instalaciones escolares.

“Hay que cuidar lo que más queremos, que son nuestros hijos”, pidió, al reanudarse la actividad educativa, haciendo destacar que los profesores mantienen la mejor actitud, para mejorar las medidas de seguridad, en beneficio de los muchachos.