CRÓNICAS POLÍTICAS

by / Comentarios Desactivados en CRÓNICAS POLÍTICAS / 6 View / julio 6, 2018

Por: Alberto Guerra Salazar

– Sucesión adelantada, escoja candidato

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Maki Ortiz Domínguez ganó en Reynosa el derecho a permanecer tres años más como jefa del Cabildo por la obra y gracia de 150,712 votos emitidos y contados por los ciudadanos, un fenómeno político sin precedentes en Tamaulipas, y la cifra marca un récord y le abre la puerta en automático, a la nominación a Gobernadora, en cuatro años.

También José Ramón Gómez Leal rompió la marca de los cien mil votos, pues obtuvo en las urnas 100,076, lo que le habría dado el triunfo en cualquier otra circunstancia, pero no ahora que la candidata del PAN lo aventaja con un 50 por ciento de sufragios.

Serapio Cantú Barragán, del PRI, ganó apenas 29,370 votos, lo que da una idea de la pobreza de su proyecto, de su campaña y de su partido, pero aún así, se atreve a pedir un recuento voto por voto, nomás para convencerse, según dijo en conferencia de prensa.

JR también se inconforma, repela y regaña pero no tiene modo de probar que hubo irregularidades, pues todos los representantes de partidos y candidatos participaron en el cómputo y firmaron de conformidad, los resultados obtenidos.

Maki se revela como una política de gran sensibilidad y alto poder de convencimiento, y tiene mucho pueblo gracias a una gestión de fructíferos resultados que además, son ejemplo de transparencia por no tener mácula de opacidad.

Es además, la presidenta municipal de Reynosa, con licencia y electa, una guerrera de habilidades extraordinarias, pues derrotó la campaña de exterminio que emprendió en su contra el PAN estatal, la mayoría del Congreso local, la mitad de su propio Cabildo y algunas acciones de la Procuraduría de Justicia y del Tribunal Superior de Justicia.

Más de 150 mil votos le conceden a Maki el derecho de acceder a la candidatura del PAN a la gubernatura, aunque por supuesto, Francisco también querrá ungir a su consanguíneo.

La diferencia es que ella está en los cuernos de la luna, e Ismael necesita apuradamente alfileres que lo sostengan en el tablero electoral.

Dos años de gestión han desgastado a la marca Cabeza de Vaca por expectativas fallidas, errores acumulados, violencia desbordada, irritación social, magisterio mal pagado, economía estancada, burbuja inaccesible, lo que produjo una repulsa ciudadana expresada en las urnas.

La presidenta municipal de Reynosa tiene la ventaja de que los electores no la identifican como parte del grupo que manda en palacio de gobierno con el nombre de los vientos del cambio, sino todo lo contrario.

Esa circunstancia la hace poderosa como prospecto a la sucesión sexenal, pues nadie querría votar por un continuismo de lo que estamos padeciendo desde hace dos años.

Pero además, el desgaste de la marca política vigente aumentará conforme pasen los años y abriría la posibilidad del resurgimiento de otras figuras que han sido severamente combatidas, para que no se erijan en competencia.

Hablamos de Leticia Salazar Vázquez y de Carlos Cantúrosas Villarreal, que ahora están arrinconados, impedidos de hacer política, sometidos por las amenazas de hasta la pérdida de la libertad mediante procedimientos legaloides.

MORENA será el enemigo a vencer dentro de cuatro años y su prueba de fuego la tendrá el próximo año, cuando se proponga ganar la mayoría de los espacios en el Congreso local, para convertirse en un muro de contención, en un valladar, del jefe del poder ejecutivo local.

El partido creado por Andrés Manuel López Obrador no tiene en Tamaulipas estructura, militancia ni siquiera oficina de prensa, pero consiguió grandes avances en las elecciones del domingo, por una combinación de hartazgo social y la promesa del cambio.

Los prospectos de MORENA para la gubernatura son muchos, empezando por el médico Américo Villarreal Anaya, Senador electo; Felipe Garza Narváez, Rigoberto Garza Faz, Andrés Oseguera Kernion, Erasmo González Robledo, JR, Oscar Torre Gómez, más los que se acumulen.

El PRI está del cocol. Egidio Torre Cantú y Sergio Guajardo Maldonado cumplieron el pedido de empinarlo en las elecciones del domingo y ahora se tendrá que hacer un esfuerzo titánico para volverlo a poner de pie.

Desde la derrota inducida de Baltazar Hinojosa Ochoa en 2016, el partido tricolor ha estado echado a la deriva, pues en Los Pinos decidieron que no valía la pena seguir manteniéndolo con vida y lo hicieron zozobrar.

El problema aquí, es que no existen a la vista políticos de peso que puedan y quieran echarse a cuestas la tarea de la refundación. No hay dinero en el PRI ni para pagar la nómina de empleados o las facturas de electricidad, telefonía, COMAPA.

Enrique Cárdenas del Avellano es el único que se nos ocurre que pueda emprender la misión imposible de resucitar al vetusto partido de sus mayores.

Alejandro Etienne, Carlos Morris Torre, Rafael González Benavides, Ramiro Ramos Salinas, Miguel González Salum, están descartados de nuevas oportunidades, por ser gente con sello egidista.

Adrián Gallardo Landeros, Marco Antonio Bernal Gutiérrez, Horacio Garza Garza, el Pipo Rodríguez, Paloma Guillén Vicente, Lucino Cervantes Durán, están jubilados de la política o en vías de ello; Antonio Martínez Torres es traidor pero además, hizo perder la elección a Baltazar.

Pero están vigentes Homar Zamorano Ayala, Miguel de la Rosa Medrano, Ricardo Rodríguez Martínez, Mauricio Cerda Galán, Heriberto Ruiz Tijerina, El Betico Valdez, Reynaldo Garza Elizondo, Carlos Flores Rico, Bladimir Martínez Ruiz.

Luis Enrique Arreola Vidal (el hijo de La Viruta Arreola, de la UAT, para que el lector lo identifique), se auto-destapó para la presidencia del PRI estatal. Buen intento.

Por el rumbo de Matamoros, el presidente municipal electo, Mario López Hernández, de MORENA, anunció que gestionará la reincorporación de la Junta de Aguas y Drenaje al gobierno municipal.

Alguno de sus asesores debe informarle que no necesita desincorporar nada pues la JAD nunca ha dejado de pertenecer al municipio. Lo que pasa es que Chuchín entregó la gerencia general del organismo al gobierno estatal, panista, según él, para que le dieran buen trato y ya ven lo que pasó: la JAD está quebrada y él, echado del poder.

Por cierto, ocurrió otro feminicidio en Matamoros, una mujer ahorcada con un mecate.

En Reynosa, el Secretario de Seguridad Pública de Tamaulipas asistió a la ceremonia luctuosa en honor de un policía asesinado por sicarios, pero la mordaza oficial impidió que hiciera declaraciones sobre el paro de labores de toda la corporación en esa ciudad, en protesta contra su coordinador local.

Sobre el tema, la futura Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, informó que la Secretaría de Seguridad Pública será separada de esta dependencia, para que mejore los resultados de su gestión.

También aclaró la abogada Sánchez Cordero, que la amnistía que firmará el Presidente López Obrador cuando esté en funciones, no incluye delitos de secuestro, extorsión, trata de personas, desaparición.

Por su parte, la Asamblea de Gobernadores de Acción Nacional integrada por siete mandatarios incluido el tamaulipeco, urgió la renovación de la directiva del CEN del PAN, pero además, mediante un procedimiento que garantice equidad, legalidad e imparcialidad.

Este grupo traicionó a su candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés y ahora quieren impedirle que se reintegre a la presidencia partidista, a la que tiene derecho. No tardan en pedir su expulsión, como ya lo hizo el panismo de Jalisco.