CRÓNICAS POLÍTICAS

by / Comentarios desactivados en CRÓNICAS POLÍTICAS / 9 View / abril 19, 2019

Por: Alberto Guerra Salazar

Tumba la 4-T al fiscal electoral del PAN  

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— El Fiscal General de la República Alejandro Gertz Manero, recibió instrucciones del Presidente Andrés Manuel López Obrador, de actuar contra los Gobernadores que cometan fraude electoral. Horas después, el fiscal electoral de Tamaulipas, presentó su renuncia.

Casualidad o no, la renuncia del funcionario estatal produjo sensación, por la suspicacia de que oculta un trasfondo pues hubo órdenes del palacio de gobierno, de esconder esa noticia.

Rodolfo Jáuregui Rosas aventó el arpa 24 horas después de que empezaron las campañas de proselitismo de los candidatos a diputados locales. Adujo razones personales, pero la percepción generalizada es que no quiso exponerse a un escrutinio federal, sabedor de que llevaría las de perder.

Jáuregui es militante declarado del PAN. Así lo reconoció ante diputados locales de oposición cuando el Congreso local revisaba su currículo para decidir si cumplía el perfil y los requisitos, para merecer el nombramiento de fiscal especializado en atender delitos electorales.

A pesar de la oposición de la bancada del PRI, el PAN usó entonces, otra vez, la aplanadora para cumplir los designios del Gobernador Cabeza de Vaca y Jáuregui recibió el nombramiento de fiscal, a pesar de que estaría convertido en juez y parte.

Pero los tiempos políticos son diferentes y ya no está en Los Pinos Enrique Peña Nieto ni Miguel Angel Osorio Chong, para hacerse de la vista gorda, o hacerse patos como lo refirió coloquialmente López Obrador, y al menos Jáuregui Rosas así lo entendió y prefirió ponerse a salvo de una situación comprometedora.

Pero Cabeza, Irving Barrios Mojica y El Truco no se inmutan y siguen jugando con lumbre, pues ordenaron a sus incondicionales diputados del PAN, designar al abogado Aaron Joel Medina Ladrón de Guevara, como nuevo fiscal electoral.

Ladrón de Guevara también es militante declarado del PAN, según consta en el expediente TE-RDC-007/2013, del tribunal electoral del poder judicial de Tamaulipas, donde entabló pleito en 2013 contra la misma Comisión Nacional de Elecciones, de su partido.

Actualmente, Aaron Joel es director jurídico de la auditoria superior del Congreso local, manejada por otro subalterno de Cabeza, un Espino Ascanio.

El fiscal electoral está atado de manos como el propio fiscal anti-corrupción, pues por ser empleados de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, no pueden emprender acciones en contra de sus jefes, aun cuando tengan las evidencias de delitos cometidos.

(Un policía ministerial del área de secuestros, participó en el asesinato de su propia jefa, pero el fiscal anti-corrupción está impedido de investigar cuántos otros agentes están corrompidos y cómo es posible que los tolere el Procurador).

En el sur del Estado, el presidente de la Cámara de Comercio en pequeño, Jesús Carballo, denunció a un grupo de policías estatales, que se dedica a extorsionar a clientes de centros nocturnos.

El mismo dirigente gremial fue víctima de los uniformados, pues al salir de un antro fue detenido y amenazado con ser llevado preso si no les daba 500 pesos; apenas había dado unos pasos en dirección de un taxista.

En temas políticos, algunos candidatos de MORENA no resuelven a lanzarse a las calles para hacer campaña porque los domina la incertidumbre acerca de si serán reemplazados o no.

Otros están paralizados por la falta de dinero para sufragar gastos elementales. No traen ni para comprar agua embotellada, se quejan los periodistas. Otros colegas de la frontera llaman francamente a hacerles el vacío a los candidatos “porque quieren que les regalemos nuestro trabajo”.

Cabeza de Vaca rompió con la costumbre, la tradición, la regla de que los candidatos contraten publicidad. Otros partidos le copiaron el estilo y ahora las campañas son austeras, raquíticas, muy pobres.

Los candidatos inteligentes saben que los tratos con la prensa no son solo a base de pesos y centavos, sino de relaciones públicas, atenciones, comunicación, buena fe y ganas de hacer bien las cosas.

Así lo entiende y practica en Tampico Ricardo Garza Narváez, quien pese a ser candidato del PRI, obtiene buena respuesta de las personas a quienes visita en sus casas para pedirles que le den el beneficio de la duda y voten por él.

Garza Narváez trae una propuesta viable y realista de agenda legislativa, que contempla problemas específicos y soluciones factibles, sustentadas en la activación de leyes soslayadas y una intensa gestión ante el poder ejecutivo local.

Ricardo está convencido de que para avanzar hay que concertar, pues por sí solos, los actores políticos tienen márgenes reducidas de operación. Por ahora, el candidato tricolor está haciendo acuerdos con ciudadanos y grupos, para armar una plataforma que lo lleve al Congreso local, para después, establecer una estrategia de interlocución con los funcionarios que manejan los programas gubernamentales.

Igual ocurre en Reynosa con Javier Garza Faz, postulado por el PAN, pues sus antecedentes personales y su pertenencia a una familia honorable y de gran ascendiente social, le conceden un tratamiento diferente por parte de los ciudadanos.

Garza Faz hace visitas casa por casa para dialogar con los electores y exponerles su deseo de convertirse en diputado local, para hacer una contribución desde el poder legislativo, en la construcción de un mejor Reynosa.

Javier conoce desde niño el valor de las cosas y sabe que hay que poner empeño y mucha dedicación, para conseguir lo que se desea. Lo aprendió de su padre don Rigoberto Garza Cantú, cuando lo llevó con su tío Alvaro a emplearse en su negocio, para que ganara dinero y poder comprarse su primera bicicleta.

A propósito, la irresponsabilidad del Secretario estatal de Seguridad Pública, de recomendar viajar de noche por carreteras, quedó en evidencia cuando un comando de sicarios atacó la base de la Policía Federal, en un tramo de la carretera Reynosa-Monterrey, a la altura de La Sierrita.

La agresión a balazos de alto calibre solo destruyó vidrios y cubiertas metálicas de las patrullas, pues por ser de noche, los agentes descansaban en sus habitaciones.

En Nuevo Laredo, la familia del periodista Gabriel Garza Flores, acudirá a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, su filial de la ONU y al mismo gobierno federal, para denunciar al gobierno estatal, panista, como responsable por la muerte del comunicador.

Garza Flores estuvo internado en la cárcel de Nuevo Laredo durante más de un año, acusado de oídas de un asesinato, y murió por la negligencia de funcionarios penitenciario, que negaron su traslado a un hospital cuando se sintió mal de salud.

En tanto que en Río Bravo, una niña de cinco años de edad murió en un lamentable accidente provocado por un vehículo al servicio de la COMAPA. El gerente general Raúl García Vivián se apresuró a aclarar que no les toca directamente responsabilidad oficial por la pérdida de esta vida humana.

Por su parte, INEGI publicó una investigación sobre la percepción social sobre inseguridad pública a nivel nacional, y Tamaulipas mereció tres menciones por la violencia que no cesa en Tampico, Reynosa y Nuevo Laredo.

Cabeza de Vaca hizo declarar a sus colaboradores del ramo, y él mismo lo hizo, que los delitos van a la baja, pero es una de sus acostumbradas mentiras. También paga publicidad en la página web de El Norte para contrarrestar la advertencia que hacen en Nuevo León, del peligro que representan las carreteras de Tamaulipas.

Cumple años el periodista Humberto Gutiérrez Páez.

Luto en el hogar del riobravense Saúl Aldava, por el fallecimiento de su hermano.