CRÓNICAS POLÍTICAS

by / Comentarios desactivados en CRÓNICAS POLÍTICAS / 21 View / abril 19, 2019

Por: Alberto Guerra Salazar

No asisten los delegados a las campañas  

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— México vive una violencia de guerra (equiparable a la que padece Siria), dijo la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y eso que no le tocó conocer la jornada sufrida el miércoles en Nuevo Laredo, cuando la ciudad quedó convertida otra vez, en tierra de nadie.

Nuevo Laredo es una ciudad abandonada de la mano de Dios, pues tiene un gobierno del PAN que encabeza Enrique Rivas Cuéllar, sin pericia ni experiencia ni vocación de hacer bien las cosas, y pese a que se hizo reelegir, todavía no define rumbo ni orientación.

La ciudad marcha a tumbos, de espaldas a la sociedad, con desplantes y ocurrencias que mantienen en el caos a las colonias, con servicios públicos prendidos de alfileres y con un gasto excesivo en manejo de imagen y relaciones públicas.

El turismo está liquidado y las inversiones foráneas llegan por inercia. La gente tiene miedo pero no hay una estrategia que responda a sus exigencias del retorno de la paz y la tranquilidad.

El propio gobierno estatal, panista, está rebasado en Nuevo Laredo, empequeñecido, frente a grupos anti-sociales que hacen de las suyas con impunidad. El miércoles fue el colmo pues volvieron a bloquear calles, incendiaron vehículos, sembraron el terror durante horas en muchos rumbos.

El féretro conteniendo los restos del periodista Gabriel Garza Flores, fue llevado por familiares y amigos, hasta su última morada, en un día con estruendo de armas de fuego y piras de vehículos en las calles.

El cuerpo fue llevado en romería hasta el penal para ser despedido por sus compañeros. Allí empezó en la víspera, la agonía del comunicador, por culpa de funcionarios estatales insensibles que no permitieron que recibiera oportuna atención médica.

Los candidatos del PAN corrieron a esconderse bajo piedra y lodo ante el temor de recibir una bala perdida.

Andan tan nerviosos estos burócratas ante la inminencia de derrotas electorales, que echaron a rodar el “borrego” de que Octavio Tatis Almanza declinaría como candidato independiente, para ir a hacerles la campaña al PAN.

El Tatis se rio con ganas de esta mentira y hasta presumió de la gran penetración que está teniendo en las colonias.

De Nuevo Laredo recibimos la triste noticia del fallecimiento del periodista Francisco Fernández Serrano, por causas naturales. Fuimos compañeros de redacción en Prensa de Reynosa hace más de 30 años.

Nativo de Ciudad Mante, tiene en Reynosa un tío también periodista, retirado, don Jaime Humberto Serrano. Descanse en paz el amigo Francisco y que su familia encuentre pronto cristiana resignación.

En el otro extremo de la geografía tamaulipeca, en Tampico, la presidenta estatal del PRI Yahleel Abdalá Carmona, cometió la imprudencia de estorbar las campañas de Astrid Lattuada de León y de Ricardo Garza Narváez, con una impolítica declaración.

Dijo la belicosa dama que Roberto González Barba era un oportunista, casi traidor al PRI, por haberse negado a descalificar la gestión del presidente municipal Jesús Nader, del PAN, insinuando que estaba arreglado con él.

González Barba, con militancia de 50 años en el PRI, renunció a la presidencia local del partido, y Yahleel creyó importante decirles a los periodistas que ella fue quien casi lo hecha del cargo, por no acatar sus instrucciones.

Es extraña esta postura de la señora Abdalá, porque ella misma es muy cauta y prudente frente a los errores cometidos por el gobierno estatal, panista, y su titular Francisco García Cabeza de Vaca, pues guarda silencio en vez de magnificarlos.

Hace más de dos meses conversamos con Yaleel y nos ofreció emitir un pronunciamiento contra el decreto que privatiza el servicio de video-vigilancia, mediante el cual, el gobierno estatal pagará durante seis años, 58 millones de pesos cada mes, a un particular, para que provea cámaras filmadoras.

No lo hizo, todavía. Pero se puso muy exigente con don Roberto González Barba, quien al anunciar su renuncia hizo dos importantes precisiones: continúa perteneciendo al partido tricolor, y confirmó su admiración y respaldo a Astrid y a Ricardo.

MORENA sigue en Tamaulipas al garete, con un añadido: hubo más impugnaciones a la candidatura de mayoría relativa del distrito victorense número 14, y a cuatro de la lista plurinominal.

Sin embargo, los candidatos siguen recorriendo las calles, sabedores que tienen encima de ellos el beneficio de una gestión ampliamente satisfactoria de Andrés Manuel López Obrador, que se reflejará necesariamente en las urnas y sus resultados.

A nivel internacional, es una tragedia el suicidio del ex Presidente de Perú Alan García, que prefirió pegarse un tiro en la cabeza, antes que permitir que la policía lo detuviera en su casa, acusado de corrupción.

Tragedia, porque García es uno de los cuatro ex Presidentes de Perú manchados por la influencia nefasta de la empresa brasileña Odebrecht, que les repartió sobornos a cambio de contratos de obra muy favorables.

México no escapó al reguero de dinero sucio carioca, pero el gobierno de la Cuarta Transformación se está tardando en armar el expediente que haga pisar a la cárcel a los ex funcionarios deshonestos.

Bien dicen que la realidad supera a la ficción, según lo podemos constatar con la revelación de Alejandro Nieto, titular de la unidad de inteligencia financiera, de la Secretaría de Hacienda, de que un ex director de PEMEX cobraba una fortuna por recibir a empresarios o a políticos.

No lo menciona por su nombre pero se refiere a Emilio Lozoya Austin, quien pedía desde 50 mil pesos hasta un millón de pesos, a quienes buscaban verlo para amarrar negocios chuecos con PEMEX.

Este Lozoya es a quien atribuyen haber recibido 10 millones de dólares de Odebrecht, que se habrían gastado en la campaña electoral de Peña Nieto. Alejandro Nieto era el fiscal especializado en delitos electorales pero Peña lo corrió antes que permitirle que le echara el guante a su amigo Lozoya.

Retomamos temas políticos locales, para hacer destacar que los delegados especiales de los partidos políticos brillan por su ausencia en las campañas.

Marcos Cruz Martínez, de MORENA, que es el más activo en Tamaulipas, no se le ha visto en ninguna campaña. El delegado del PAN, un abogado de apellido Preciado, ni siquiera ha asomado las narices en la sede estatal azul.

El delegado del PRI no lo conocemos ni por su nombre, y también está ausente en el territorio cuerudo. Parecería intuir la derrota colectiva y preferiría hacerse el occiso para que no le carguen luego el muertito.

Un candidato tricolor de Reynosa se aventó la puntada de proponer cárcel para los candidatos que no cumplan las promesas de campaña. Son capaces de soltar cualquier cantidad de tonterías, con tal de llamar la atención.

Peña Nieto hasta firmó en campaña, el compromiso de construir un segundo acueducto desde la presa Vicente Guerrero hasta Ciudad Victoria. Cabeza de Vaca juró que metería a la cárcel a los corruptos pero Egidio Torre Cantú se sigue pitorreando en su regia mansión.

En Reynosa, otra patrulla pick-up de la policía estatal provocó accidente, cuando transportaba en un remolque mini-patrullas, cuatri-motos o patrullas ligeras, en las propias instalaciones del edificio de Seguridad Pública.

Iba de reversa y le pegó al flamante vehículo de un agente de tránsito, estacionado. En Matamoros, seis camionetas con logotipos de la Secretaría de Salud, chocaron entre sí, por no guardar las distancias.

Cumplen años el periodista Oscar Farías, César Meade Alfaro y el maestro Javier Ramírez Gutiérrez. Aniversario número 10 del contrato conyugal de Diana Alanís Guerra y Carlos Castro, de Reynosa.