‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’, review: Vuelve la space-zarzuela

by / Comentarios Desactivados en ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’, review: Vuelve la space-zarzuela / 3 View / abril 25, 2017

Por: John Tones

James Gunn se enfrentaba a un desafío complicado al tomar las riendas (esta vez totales: dirección y guión) de la secuela de su éxito de 2014. La misión era, digámoslo de partida, imposible: una secuela es una ecuación que en su misma definición, tiene extirpada la variable de la sorpresa, y el gran valor de la primera ‘Guardianes de la Galaxia‘ es que pilló a todo el mundo con el pie cambiado. La pregunta es: ¿sin esa sorpresa a cuestas… siguen teniendo sentido nuevas aventuras de los ‘Guardianes de la Galaxia’?

La respuesta es la inevitable: sí y no. Por una parte, James Gunn es un guionista extremadamente hábil. Recordemos que la estupenda ‘Guardianes de la Galaxia’ no es ni siquiera su mejor película: recomendamos al cinéfago curioso maravillas como ‘Super’, las dos ‘Scooby-Doo’, el guion de ‘El amanecer de los muertos’ o del videojuego ‘Lollipop Chainsaw’, la inclasificable ‘Tromeo y Julieta’, la delirante webserie ‘PG Porn’ y, para el fan más avezado -y con más suerte en el mercado de segunda mano-, la novela ‘El coleccionista de juguetes’.

‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ funciona, y de qué manera.

Gunn se las arregla para que todo sea fresco y divertido pese a carecer del impacto de la primera parte. Se le nota encantado de dialogar y poner acción a este hatajo de perdedores: el pillo espacial Star-Lord (Cris Pratt), la hija del tirano espacial Thanos, Gamora (Zoe Saldana), el mostrenco de buen corazón Drax el Destructor (Dave Bautista), el malhumorado mamífero cleptómano Mapache Cohete y el adorable ser vegetal Groot (con voces de Bradley Cooper y Vin Diesel) conservan todo el magnetismo de su primera aventura.

Pero a la vez, Gunn se ve forzado a plegarse a las exigencias de lo que nos gustó en la primera entrega. ¿Baby Groot es el colmo de lo cuqui? Pues titulos de crédito que son, ciertamente, lo más cuqui que vas a ver este año en pantalla grande. ¿La gracia de Drax es que entiende todos los comentarios de forma literal? Prepárate para un torrente de eso. ¿Hay tensión sexual entre Star-Lord y Gamora? Te lo explican con citas a series de televisión de los ochenta. ¿Te gustó la banda sonora? No vas a dejar de oir música con justificación argumental.

Este ‘Vol. 2’ plantea una película de origen… aunque por suerte, lo hace a su manera.

Y funciona en el sentido de que sí, todo eso es casi imbatible: por ejemplo, pese a la sobredosis, cada frase de Drax es desternillante (¡su parlamento sobre mojones gigantes!) y su disfuncional relación con la recién llegada Mantis, adorable. Pero no todos los elementos funcionan igual de bien: la nueva banda sonora es casi una autoparodia de la primera, como demuestra la primera aparición de Kurt Russell, seduciendo a la futura madre de Star-Lord con la muy camp‘Brandy (You’re a Fine Girl)’, de Looking Glass.

Lo cierto es que Gunn parece no confiar al cien por cien en el potencial de sus criaturas. La primera ‘Guardianes de la Galaxia’ funcionaba como un cañón (y era tan sorprendente) precisamente porque esquivaba los a veces rigidísimos esquemas de las películas de origen Marvel fijándose no en el canon superheroico, sino en la primera Star Wars. Pero ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ sí que opta por plantear una película de origen… aunque por suerte, lo hace a su manera.

Hijo de las estrellas.

Y es el auténtico origen de Star-Lord el que se desvela aquí, de quien ya sabíamos que es fruto del romance entre una terrestre y un alienígena. Pues bien: ese ser, llamado Ego (Kurt Russell) es una criatura de poderes casi infinitos que vive en un planeta creado a su voluntad y que se presenta ante su hijo para que ambos gobiernen el cosmos. Mientras tanto, el grupo de intrépidos aventureros es perseguido por una civilización casi perfecta y con muy malas pulgas.

‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ es incapaz de esquivar las convenciones que sí evitaba su precedente

Es decir, que ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ es incapaz de esquivar las convenciones que sí evitaba su precedente, y que convertía los códigos de la space-opera en los de un sainete o una zarzuela: a pequeña escala, con personajes menos cósmicos y muy consciente de su potencial paródico. Todo eso vuelve, en mayor o menor medida incluso cuando esa parodia parece extrañamente involuntaria (¿lo es la demoledora horterez de Ego -Kurt Russell-, que presenta flashbacks con figuritas de Lladró y crea un planeta que parece una portada de un disco de rock sinfónico?).

De hecho, ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ funciona mejor cuando es más desconcertante, y se acerca a la extrañísima e inclasificable épica galáctica de autores de comics como Jack Kirby, muy afín a la psicodelia-sin-drogas de Ego. Su problema es cuando se ciñe a las convenciones del blockbuster, y habla de temas tan manidos y explotados como la idea de la familia, hasta el punto de tener en algún momento diálogos que parecen salidos de las ‘Fast & Furious’.

Esta nueva entrega nunca olvida que es una comedia, pero lo emocional tiene una presencia muchísimo más importante: a veces funciona mejor, como con el Yondu de Michael Rooker -protagonista de las secuencias más enternecedoras del conjunto-, y a veces peor, como el trauma-pegote de Mapache Cohete o la superficial rivalidad entre hermanas (¡más familia!) de Gamora y Nebula. En general, tras la admirable concisión narrativa de la primera entrega, que conseguía algo tan difícil como es presentar a tantos personajes dispares y hacerlos funcionar, esta ‘Vol. 2’ se permite errores como fragmentar al grupo durante media película.

Pero al final… ¿cuál es la sensación? Es inevitable pensar que el obstáculo de la pérdida del elemento sorpresa era insalvable, pero en todo lo demás, ‘Vol. 2’ funciona estupendamente. El carisma de Star-Lord sigue siendo arrollador y entrañable, hay cameos tan brutales que casi destrozan la cuarta pared, las secuencias de acción son notables (aunque la del clímax acabe sufriendo de la hipertrofia habitual de Marvel) y en general, el equipo funciona y está cómodo en esta nueva aventura. ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ sigue siendo un blockbuster de primera clase.

Ahora, quizás superada la prueba hercúlea de la primera película y el trámite inevitable de la historia de origen podamos volver a centrarnos, en un futuro, en lo que realmente nos maravilló de la entrega de 2014: la diversión pura, inocente y sin adulterar.