México volvió a encender la llama olímpica como hace 50 años

by / Comentarios Desactivados en México volvió a encender la llama olímpica como hace 50 años / 2 View / octubre 15, 2018

-Los deportistas de México 68 liderados por Enriqueta Basilio recorrieron los escenarios en los que que hace cinco décadas se cumplieron las diferentes disciplinas.

México.- Enriqueta Basilio revivió el momento en el que se convirtió en la primera mujer en encender el pebetero de unos Juegos Olímpicos, justo como lo hizo en 1968.

El encendido de la flama en el Estadio Olímpico en Ciudad de México fue la cumbre de las celebraciones con las que el país latinoamericano recordó los Juegos Olímpicos que organizó hace 50 años.

En 1968, Basilio, entonces de 20 años, corrió con la antorcha y encendió el pebetero, en una imagen que dio la vuelta al mundo.

“No corría, volaba”, dice a la AFP Luis Armida, de 86 años, organizador de la inauguración de aquellos juegos. “Daba cada paso como una gacela”, agrega.

Este viernes, tras ver de nuevo la flama olímpica, el estadio se llenó de aplausos.

“¡Viva la paz entre las naciones, viva el movimiento olímpico, viva México!”, se escuchó en el estadio poco después de que Basilio, hoy de 70 años, reviviera el fuego.

México recordó así un momento que fue importante más allá de la justa deportiva.

El año 1968 estuvo marcado por el mayo francés, la primavera de Praga, la muerte de Martin Luther King Jr y la guerra de Vietnam.

México fue, además, escenario de protestas estudiantiles que culminaron en la matanza del 2 de octubre de 1968, solo 10 días antes de la inauguración formal de los Juegos.

La represión contrastaba con la imagen de modernidad que México, entonces gobernado por el otrora hegemónico Partido Revolucionario Institucional, quería dar al mundo.

“Era dar la imagen de un país contemporáneo”, dice Javier Ramírez, hijo del fallecido arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, quien presidió el comité organizador.

– “Un vehículo político” –

El turbulento 1968 permeó en los Juegos con imágenes como el puño levantado de los estadounidenses Tommie Smith y John Carlos, tras ganar el oro y el bronce en 200 metros planos, en protesta por la segregación racial en su país.

“Que los Juegos Olímpicos no deben mezclarse con la política, eso quisiera el barón (Pierre) de Coubertin (creador de los juegos olímpicos modernos) pero la realidad es que se convirtió en un vehículo político importante”, agrega Armida.

El país latinoamericano organizó los Juegos en meses mientras que otras naciones se habían tomado años. Algunos críticos se enfocaron en el riesgo que los 2.250 metros de altura en que se localiza la capital mexicana pudiera representar para los atletas.

“No se murió ningún atleta, decían que iban a morir como moscas por la altura”, recuerda Ramírez.

Como si hicieran eco de sus palabras, este viernes varios atletas que participaron en aquellos juegos desfilaron en el estadio.

Ataviados con los colores olímpicos -rojo, negro, azul, verde y amarillo- formaron los tradicionales aros entrelazados de los Juegos en la cancha del estadio.

Entre los que desfilaron estuvo Bob Beamon, famoso por haber conseguido un récord mundial en salto de longitud en México 1968, y Richard Fosbury, quien atrajo reflectores por utilizar una técnica de salto de altura que es utilizada hasta la fecha.

Seis exatletas mexicanos, medallistas de ese entonces, llevaron entre sus manos una manta con el icónico logotipo de México 68. Entre ellos estaba Felipe “El Tibio” Muñoz, quien obtuvo oro en natación.

A todos ellos los despidió la flama olímpica, que estará encendida hasta el próximo 27 de octubre.

Con información de elheraldo.co