OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios Desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 14 View / septiembre 30, 2016

“Crisis y recesión mexicana en puerta”

Por Dr. Jorge Lera Mejía

El pasado jueves se presentó lo que en economía se conoce como un “jueves negro”, esto ante la precipitada decisión de la junta de gobierno del Banxico por aumentar la tasa de interés en 50 puntos base.

De acuerdo a lo que se publicó ayer en Proceso: (…) En el análisis de los miembros de la junta de gobierno, encabezada por Agustín Carstens, se reconoció que el entorno externo es poco halagüeño: el crecimiento de la economía mundial sigue muy lento; para la economía estadounidense las expectativas son de un ajuste a la baja tanto en este como en el próximo años.

También, que desde el principio de este mes de septiembre, la volatilidad en los mercados financieros internacionales aumentó “de manera importante”. Tanto que en México, el dólar al menudeo –en ventanillas bancarias– rebasó los 20 pesos; el tipo de cambio fix (para pagar obligaciones con el exterior, y que es el 80% del mercado cambiario) llegó hoy a su punto máximo de 19.83 pesos por dólar.

En tanto, el tipo de cambio entre instituciones bancarias tuvo su punto máximo el pasado lunes 26, con un nivel de 19.85; al día siguiente se recuperó a 19.43; el miércoles siguió a la baja, con un cierre de 19.38, y este jueves volvió a bajar marginalmente, pues cerró en 19.37 pesos por dólar.

Consideraron los integrantes de la Junta que es muy probable que hacia delante siga recrudeciéndose la volatilidad en los mercados financieros. “Esto –explicó Banxico en su anuncio de política monetaria de este jueves– sobre todo si se agudiza el nerviosismo derivado de las posibles consecuencias del proceso electoral en Estados Unidos, cuyas implicaciones para México podrían ser particularmente importantes.

“A este ambiente también contribuirían las medidas de normalización de la postura monetaria que se espera que la Reserva Federal adopte durante el resto del año y meses subsecuentes, así como la posibilidad de caídas adicionales en los precios del petróleo”.

Y entres las causales internas que orillaron al Banco de México a aumentar la tasa de interés de referencia se halla, entre otras, este hecho: “La economía mexicana registró una contracción en el segundo trimestre de 2016, como resultado de que se frenó el crecimiento del consumo privado, a la vez que la inversión y la demanda externa siguieron presentando un débil desempeño”.

Y para el futuro inmediato, Banxico no es optimista, pues –apunta– hay riesgos de que de que la inflación cierre el año por arriba de lo esperado:

Entre los riesgos al alza “destaca que, derivado de la incertidumbre asociada al entorno externo descrito, no se puede descartar que la moneda nacional experimente depreciaciones adicionales y que ello afecte las expectativas de inflación y el comportamiento de esta última. También se podrían suscitar aumentos súbitos de precios de bienes agropecuarios, si bien su impacto sobre la inflación tendería a ser transitorio (Fin resumen de Proceso).

Posterior a este ánimo de claro nerviosismo, Agustín Carstens con su peculiar humor negro, se entrevistó con el periodista Ciro Gómez Leiva, donde reconoció dos escenarios, uno malo y otro peor.

Dijo que para México los dos candidatos a la elección de presidencia de EUA, son de pronósticos reservados, en el caso del menos malo, la demócrata Hilaria Clinton ha declarado en varias ocasiones que le interesa revisar el TLCAN de México con EUA, además que no dio su voto de confianza al nuevo Tratado del Pacífico (ATPP).

Por parte de Donald Trump, fue más duro en su mordaz comentario, al reconocer a pregunta directa de Ciro que con el se anticiparía una Tormenta de características catastróficas al grado máximo como es el del Nivel 5. Ya que aquí sin duda aplastaría nuestro TLC, cerraría las fronteras con México con un Muro fascista como el de Berlín, detendría el ATPP y expulsaría más de 6 millones de migrantes ilegales (indocumentados). Amen que también podría intervenir con una especia de impuesto para incautar parte de nuestras remesas para pagar el mentado Muro.

Si nuestro esbelto Director del Banco Central con su típico humor genial de “catarritos” o “pulmonías” habla así del futuro de la economía mexicana, ya suponemos el resto de ciudadanos comunes la tormenta que realmente nos espera.

Aquí me permito citar a otro colega y amigo mío, el economista Ex ITAM José Luis Gutiérrez Lozano, compañero de generación que viene advirtiendo al igual que yo lo vengo haciendo en mis columnas económicas, del diluvio que viene:

Mi artículo de esta semana en La Jornada Aguascalientes.

El Cisne Negro / Ciudadanía económica: (…) En los últimos doce meses en esta misma columna he descrito cómo han cambiado las cosas en el mundo económico, pero nadie parece haberse dado cuenta de ello. O bien, habiéndose dado cuenta de ello, quienes lo saben hacen como si nada pasara, para continuar obteniendo utilidades especulativas hasta que algún día, efectivamente, todo llegue a colapsar en un “Evento Cisne Negro”

Los gobiernos han estado manteniendo en estos días críticos una actitud como de “aquí no pasa nada”. Cuando por fin sobrevenga el colapso financiero-monetario de los EUA que ya se intuye y se siente, no tendrá porqué ser un problema insuperable.

Habrá que adoptar una economía solidaria y establecer liderazgos cívicos, sociales y empresariales, que permitan acuerdos de soluciones viables, cuidando mantener la paz y confianza, en lo que se construye un nuevo orden social.

http://www.lja.mx/2016/09/cisne-negro-ciudadania-economica/ (…)

Por lo aquí expuesto, me sigo preguntando con qué desfachatez los políticos del gobierno federal siguen atorando lo más noble que nos queda a la golpeada economía popular, me refiero al anunciado programa de recuperación del salario mínimo, más aún que ayer los rectores de tres prestigiadas universidades (UNAM, IPN y UAM), reconocieron la urgencia de apoyar la propuesta de Miguel Mancera y el economista Ex ITAM Chertorinsky, para aumentar el salario al menos de 73 a 89 pesos diarios.

Esto por qué en los últimos 20 años se ha perdido más del 80% de su poder de compra. Porque una cosa es la crisis de Devaluación-Recesión-Inflación que ya se vislumbra en nuestras narices, y otra es que los únicos verdaderamente perdedores y perjudicados sean y sigan siendo las clases populares que viven y sobreviven con ingresos de 4 o menos salarios mínimos, o sea la mitad de la población. Hasta cuándo?