OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios Desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 1 View / noviembre 11, 2017

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía
– “FGCV y Brecha digital campo ciudad”

Este mes participamos el Mtro. Sergio Altamirano y yo, con una investigación sobre el Futuro de las TIC’s en una Educación más incluyente, dentro de los debates del Segundo Congreso Internacional EumedNet sobre Desigualdad Educativa.

Ante lo interesante smdel tema, y despertar algunos debates por el Foro, a continuación me permito incluir parte del Resumen de la ponencia y algunos de los temas debatidos por la misma:

(…) El impacto de las nuevas tecnologías sobre la educación ha sido paradigmático en la denominada Sociedad de la Información. Las nuevas demandas didácticas han provocado grandes cambios en la forma en que los medios producen y distribuyen sus contenidos educativos.

La satisfacción de estas nuevas demandas de información por parte del Sector Educativo, no es posible sin una decidida apuesta por las TIC’s y por los equipos profesionales capaces de sacarles partido.

La incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación en las aulas de los centros educativos, es una medida necesaria y urgente que llevará sin duda a una mejora significativa en el proceso de aprendizaje y enseñanza.

Esto implica una considerable inversión económica para la capacitación y actualización docente así como una dotación de infraestructura integral que se justifica plenamente si son empleadas de la manera correcta.

Al final del camino, no se trata de mejorar por mejorar, ahora se busca disminuir las causas graves de la desigualdad social, económica y educativa, se busca ser más incluyentes en el acceso a la escolaridad de calidad por medio de esas nuevas herramientas en las organizaciones escolares, como las TIC´s, mismas que en el futuro se tendrán que adaptar más al combate a la desigualdad social y educativa.

Es necesario, capacitar a las dos figuras centrales del proceso de enseñanza-aprendizaje. Es la única forma–al menos, hasta el día de hoy–de equilibrar niveles de capacitación, entre tales actores, de modo que, se haga posible un aprendizaje efectivo y eficiente. 

En pleno siglo XXI, es importante, emprender políticas educativas, orientadas a financiar mayores recursos tecnológicos, específicamente, en la compra de las TICs, para un uso masivo de éstas en los diferentes niveles educativos. 

Particularmente, en el nivel superior, donde el analfabetismo funcional de la planta docente, es preocupante. Alguien podría objetar que, tal brecha educativa, entre profesores y alumnos, está en proceso de desaparición. Y que el problema llegará a su fin, una vez que los maestros nacidos en el decenio de los años cincuenta, acaben su vida laboral y se jubilen. 

Sin embargo, ustedes y nosotros, sabemos que, el obstáculo representado por el binomio edad y falta de habilidad en el manejo de las diversas herramientas electrónicas, persistirá, puesto que los profesores relevistas, “arrastrarán” sus propias deficiencias. 

La relación docente-alumno, comenzando por englobar o mezclar al maestro y al alumno. Rompen con pensamientos, actitudes y conductas marginales, incluyendo así, a dos entes, que para producir formación y conocimientos, necesitan comunicarse en la misma frecuencia. 

En tal sentido, las TICs juegan un papel integrador para incorporar a la preparación profesional universitaria, a todo tipo de personas con o sin discapacidades diferentes. Gracias por sus comentarios, maestra. 

La brecha digital, es una realidad, presente a lo largo y ancho de la República Mexicana. La proporción de uno contra 10, avalada por el INEGI, en el estado de Hidalgo, donde por cada 10 habitantes, solamente uno de ellos logra tener acceso al internet, es un patrón de comportamiento, reproducido en gran escala, en gran parte del territorio nacional. 

¿Qué podremos decir de los estados con menores recursos económicos y por ende, con mayores niveles de atraso y desigualdad social? Como por ejemplo, Oaxaca, Tlaxcala, Chiapas, Tabasco, donde la señal apenas comienza a extenderse, sobre todo en los centros urbanos, mientras va penetrando en las regiones rurales. 

¿Cómo estará Veracruz, San Luis Potosí y otras entidades con zonas montañosas de difícil acceso para el tendido de las redes? y en donde los sistemas educativos comunitarios—CONAFE—apenas logran llevar a los capacitadores comunitarios, quienes trabajan en escuelas con poca o nula infraestructura. 

La situación para estos alumnos, es complicada. Los pocos que logran atravesar esas barreras socioculturales, llegan a inscribirse en la Universidad y gracias a la experiencia adquirida en su rol como profesores, y los hábitos propios de su práctica, logran ingresar en la carrera universitaria de su  entorno, hasta convertirse en alumnos ejemplares, encausándose por la escalera social de ascenso, que les permitirá en el futuro inmediato, incorporarse al mercado laboral. 

Ojalá y el Estado, logre subsidiar con mayores recursos financieros a las universidades públicas, con el fin de que éstas, tengan aulas de cómputo y otras alternativas complementarias, que redunden en una mejor preparación de nuestros estudiantes, de tal forma que, desarrollen las competencias en las TICs que demanda el mercado laboral (…)

Este debate campo ciudad ante la llamada brecha digital en el uso y aprovechamiento del Internet y sus complementos de computación, comunicaciones, uso de voz y datos, así como manejo de redes sociales, nos permiten citar la situación actual de dicha brecha en las zonas rurales de Tamaulipas, sabiendo del retraso existente principalmente en la zona montañosa desde Mante, Antiguo Morelos, Llera, Tula, cuarto Distrito, etc. que debe permitir al gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, invertir en la modernización e infraestructura requerida para evitar que se siga arrancando y resultando en mayor desigualdad social y Educativa.
 
Pensamos que desde aquí se combate la verdadera causa del retraso y la pobreza, que se supone atienden desde la Secretaria del Bienestar Social.
 
Tamaulipas supera la media Nacional de ataque a la pobreza según el propio Coneval, pero no es con comparaciones dentro del propio México que debemos presumir, si no compararnos con otras regiones superiores del país y el extranjero…