OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios Desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 1 View / diciembre 21, 2017

Por: Dr. Jorge Alfredo Lera Mejía

– “Pobreza y desigualdad crecen en España y México”

Los gobiernos neoliberales encabezados por Manuel Rajoy en España y Enrique Peña Nieto en México, a lo largo de los últimos cinco años, han venido registrando una pérdida de crecimiento económico, mayor desempleo abierto, principalmente de profesionistas y técnicos, mayor pobreza y desigualdad social y económica.

(…) Es tan grave esta situación que “España alcanzará en 2017, el mismo nivel de PIB que tenía antes de la crisis, sin embargo la situación de las distintas clases sociales dista mucho de ser la que había en 2007”.

El gran reto ahora es conseguir que la recuperación llegue a todas las clases. La urgencia es máxima, ya que entre 2012 y 2014 España fue el tercer país de la OCDE en el que más aumentó la desigualdad, sólo por detrás de Estonia y Eslovaquia.

Los datos de la OCDE muestran una situación muy preocupante en España. La desigualdad (medida como el coeficiente de Gini), aumentó un punto en el inicio de la primera legislatura de Mariano Rajoy, lo mismo que en los cinco años anteriores de crisis. El estudio tiene en cuenta todo tipo de rentas, desde el salario, hasta las ganancias de la inversión y las transferencias del estado.

España es el segundo país de la OCDE en el que más ha aumentado la población en situación de pobreza relativa desde 2012, por detrás de Estonia. En concreto, el porcentaje de la población en situación de pobreza aumentó en 1,9 puntos entre 2012 y 2014, lo que elevó hasta el 15,9% el porcentaje de población en esta situación. En el conjunto de países de la OCDE la tasa de pobreza se ha mantenido en torno al 11,5% durante todos los años de la crisis.

La desigualdad se tradujo en que en 2014, solo el 10% con más ingresos ganó más que el 40% pobre, que apenas consiguió el 18,2% del conjunto de rentas del país. Datos que muestran que la participación de las clases bajas de España en las rentas del país es testimonial.

Sólo hay seis países en peor situación. El último es Chile, donde el 40% con menores ingresos sólo tuvo el 14,1% de las rentas. Los países más integradores son los del norte de Europa. En Islandia el 40% más pobre percibe casi el 25% de la renta y en Noruega, Dinamarca y República Checa, este porcentaje supera el 24%. (Fuente: Javier G. Jorrín. Portal El Español. 26/11/2016).

El caso mexicano, es más grave aún, considerando el estado actual de violencia e inseguridad que ya cumple más de 10 años sin aminorar. Datos recientes publicados por la CEPAL nos indican que:

(…) No es novedad que México es uno de los países más desiguales del mundo. Lo que sí es un evento sin precedente, es el ritmo con el cual se ha agravado esa situación.

En el año 2000, Latinoamérica presentó avances en la reducción de la desigualdad y de la distribución del ingreso. A partir de 2006, ese ritmo de reducción se paró e incluso, en años recientes, se revirtió en países como México.

Hoy la desigualdad entre las familias en cuanto a posesión de riqueza es más alta que la de ingresos -la que toma en cuenta la diferencia de salarios- y en México está incrementándose, según el estudio “Panorama Social 2016” de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En 2015, el gobierno mexicano administraba el 23% de los recursos, las empresas privadas el 19%, las empresas públicas autónomas el 9%, las instituciones financieras el 5% y un 7% en posesión de extranjeros.

La desigualdad por riqueza se refiere a la diferencia entre la concentración de recursos -dinero y bienes- entre las personas más ricas y las más pobres.

Mientras que  las familias concentraban la mayor proporción de los recursos, un 37%, equivalente a 28,000 millones de pesos mexicanos, de los cuales, dos tercios están en manos del 10% de las familias del país, según la Cepal. (Fuente: Portal Arena Pública. 7/06/2017. https://arenapublica.com/articulo/2017/06/07/5934/desigualdad-mexico-record-pena-nieto-reducir-pobreza

Mi más reciente estudio sobre esta panorámica entre los dos países España México, nos muestran que las tendencias de empobrecimiento y aumento de niveles de desigualdad son similares, que son prueba que las políticas fiscal y monetaria benefician más a los que más tienen, y afectan a las capas sociales de menores recursos, sobre todo, afectan a las clases medias que se constituyen en los acusantes cautivos de dichas políticas neoliberales.

Ver: páginas 80 a la 84 de (Lera Mejía, J., & Peña Alonso, J. (2016). LA DESIGUALDAD Y POBREZA EN ESPAÑA Y MÉXICO: OPCIONES DE SUPERACIÓN MEDIANTE UNA POLÍTICA FISCAL COMUNITARIA. Revista Internacional de Ciencias Sociales y Humanidades, 26(1). Recuperado de http://revistasociotam.campuscemir.mx/ojssociotam/index.php/SOCIOTAM/article/view/437/418

Una conclusión preliminar, la presentan expertos como Gerardo Esquivel de El Colegio de México, donde afirma que:  (…) La política fiscal mexicana favorece a los que más tienen. El efecto redistributivo de la política fiscal es casi nula debido a que se grava el consumo por encima del ingreso, explica el investigador y economista Gerardo Esquivel en su reporte Concentración del Poder Económico y Político.

Es decir, las familias pobres gastan un porcentaje más alto de su ingreso para conseguir los productos básicos. Así, ellos pagan una proporción mayor de impuestos, porque los gravámenes como el Impuesto al Valor Agregado se tasan sobre cada producto.

Esa desigualdad y la falta de atención por parte de las políticas públicas tienen consecuencias económicas que excluyen a una parte importante de los mexicanos además de que, ante esta escasez de recursos, se recortan empleos y cierran pequeños negocios, advierte Esquivel (Fuente: Portal Arena Pública. 7/06/2017).