OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios Desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 8 View / enero 4, 2018

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía
– “El 20 se pondrá de moda en la Economía”
A partir de este año 2018, se están poniendo de moda los precios de 20 pesos. Lo digo porque el dólar oscila a tipo de cambio de 20 pesos, a la venta; el kilo de tortilla amenaza en establecerse en 20 pesos; las gasolinas tienden hacia ese mismo precio por litro; el gas LP ya se vende a 20 por kilo; así el número 20 ya se estandarizo en la economía de México.
Con estos precios el nuevo salario mínimo de noviembre pasado se rebasó considerablemente, debido que la inflación se generalizó arriba del 6% anual en el cierre del 2017, sin embargo las alzas de productos de la llamada “canasta básica”, son superiores al 12% al cierre del año. Esta pendiente por lo pronto, el anuncio del Salario mínimo que deberá regir durante este nuevo año, ya que el incremento de noviembre fue de carácter emergente.
No habrá de olvidar que la causa principal del disparo de la inflación de costos y gastos durante todo el año pasado, fue ocasionado básicamente por el llamado “gasolinazo” de diciembre de 2016, y no por las alzas de los salarios minimos como el Gobierno de Peña Nieto quiere hacernos creer.
Por ello, de nueva forma se repite la historia del gasolinazo, ahora conocido como “tarifazo”, por ser liberados a la oferta y demanda en forma de bandas, los precios de las gasolinas Magna y Premium, además del Diesel, regidos por dos elementos básicos, el impuesto especial IEPS y los subsidios al distribuidor para aminorar las alzas y bajas de forma indirecta.
Así, la guerra de precios en el mercado de los combustibles inició a partir de Enero con la liberación total de los precios.
La apertura total del mercado de combustibles significa que el consumidor elija la gasolinera que mejor le convenga, sobre todo en negocios que le ofrecen mejores precios y considerando que hay diferencias notables.

Algunas estaciones venden gasolina Magna y Premium con precios por litro que superan los 17 y 19 pesos, respectivamente, mientras que otras ofrecen los productos en 16 y 18 pesos por litro, luego de que dejaron de existir precios máximos o un precio único determinados por el gobierno.

Así, los ajustes no llegan ahora por iniciativa gubernamental, sino por la decisión de los empresarios gasolineros, quienes pueden fijar los precios en función de variables como tipo de cambio y costos asociados de transporte, almacenamiento y distribución que tengan que cubrir para que el producto se mueva y llegue a sus estaciones para su comercialización al público en general.

Una muestra de esta nueva guerra de precios, la dio a fines de noviembre el dirigente de gasolineros “Amegas”:

(…) Pablo González, presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), alertó que para 2018 sí habrá un aumento en los combustibles y que, por ello, el litro de gasolina alcanzará hasta los 20 pesos, pero todo dependerá de las decisiones que tome el gobierno sobre el subsidio que todavía se aplica a los combustibles.

El precio de la gasolina Magna hoy es de 16.76 pesos por litro, el de la Premium 18.50 y diésel 17.66. De ocurrir el alza del 20% que prevé la Amegas, las cotizaciones el 1 de enero serían 20.11 pesos la verde, 22.20 pesos la roja, y 21.19 pesos el diésel.

Por parte del nuevo precio que se espera en el kilo de tortillas, ayer declaraba el Líder de Industriales de la Masa y Tortilla en ciudad Victoria a El Mercurio que:
(…) Tras la cascada de incrementos que se han registrado en el inicio de este año, el precio del kilogramo de tortillas podría llegar a los 20 pesos en los próximos días.

El representante de los industriales de la masa y la tortilla en Tamaulipas, Enrique Yáñez Pérez advirtió lo anterior y dijo que este precio podría entrar en vigor ‘a la de ya’.

“Viene una cascada de incrementos que no va a ser fácil pararla con eso de que se incrementaron los combustibles como son el gas y la gasolina, además de otros insumos, viene el aumento lógico a la energía eléctrica”.

Destacó que este año el precio de la tonelada de harina de maíz, llegó a 11 mil pesos, lo que dificulta más el poder adquisitivo de los industriales de la masa y la tortilla.

Dijo que el gasto más fuerte que hace este sector está destinado a la materia prima que es la harina de maíz y el gas, además de los costos en reparación de las maquinarias.

“El gas el año pasado, de diciembre de 2016 a diciembre de 2017, se incrementó en un 54% lo que representa un duro golpe al bolsillo de los industriales de este ramo, ya que es uno de los insumos de primera necesidad. (Lupita Dominguez. El Mercurio. 2/01/2018).