OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios Desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 3 View / julio 20, 2018

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía
“TLCAN peligra como peligra el Libre Comercio”
La administración de Enrique Peña Nieto, no ha logrado destrabar junto el Gobierno del Canadá, para haber renegociado y modernizado al gusto de las tres economías, incluyendo la estadounidense, al Tratado de Libre Comercio de México, Canadá y Estados Unidos (EU).
Una vez pasadas las elecciones del 1 de julio, donde Peña Nieto pierde junto a su partido (PRI) la dominancia del poder Ejecutivo y el Legislativo, lo aleja para que desde ahora hasta octubre, se logre avanzar en el TLC. Además, el propio Gobierno de EU, insiste en estos cuatro meses negociar el TLC en forma bilateral, mostrando su estrategia de abatir al Tratado reduciendolo en simples acuerdos entre dos paises cada uno e imponiendo sus propios intereses y condiciones.
Además, los nuevos agentes que empiezan a despuntar del esperado nuevo Gobierno electo de Andrés M. López Obrador, ya están opinando de la forma como renegociaran el TLCAN a partir de Noviembre próximo, no estando claro si aprovecharán la experiencia del secretario Ildefonso Guajardo, que tiene un basto prestigio desde hace más de dos décadas.
Una prueba de la guerra comercial que inició EU contra México, Canadá y el resto del mundo, lo muestra con la aplicación unilateral de aranceles a la importación de acero y aluminio. EU busca convencer al mundo y a la OMC que no es ir en contra del libre comercio. Que sus razones son de índole de seguridad Nacional (de estado), y que la respuesta de sus socios, es por venganza comercial y se inconformo ante la propia OMC.
Esta actitud unilateral y no convencional, ha puesto en alerta a todo el mundo occidental (Unión Europea) y oriental (Japón, China y los Tigres Asiáticos).
Este jueves, Martín Sandbu desde el diario El Financiero, nos ilustra como el mundo neoliberal, representado por la Unión Europea, Japón, China y los Tigres Asiáticos, se preparan junto la Organización Mundial del Comercio (OMC), para separarse de la Economía de Estados Unidos (EU), que persiste en mantener al mundo, en una Guerra Comercial sin precedentes.
(…) Está Guerra que respalda Donald Trump se traduce en: impacto político (no sólo económico), y los líderes mundiales cada vez están más decididos en intentar sostener el sistema global de comercio sin EU. Mientras más se una el resto del mundo, más Estados Unidos se convertirá en la parte más pequeña.

Mientras el presidente Trump amenaza con imponer aranceles, el resto del mundo occidental elige apostarle más a la globalización económica (con la excepción del Reino Unido, que está ocupado en aislarse de la economía europea).

Eso plantea las preguntas ¿Cuánto necesita la economía global a Estados Unidos? Si sucede lo peor, y EU se retira del sistema mundial de comercio, ¿puede el resto del mundo sostenerlo por sí solo?

Los líderes mundiales parecen cada vez más decididos a intentarlo. El bien recibido “Acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Japón” crea el área de libre comercio más grande del mundo, eliminando virtualmente las barreras arancelarias y reduciendo las no arancelarias, para aproximadamente un tercio de la economía global.

El nuevo bloque comercial, muestra que Japón ha asumido la vanguardia de la defensa de un orden mundial en el que a menudo se le consideraba un oportunista.

Estas iniciativas no se limitan a los países ricos. La Unión Europea está en conversaciones con China sobre un enfoque común hacia la reorganización de la Organización Mundial del Comercio (OMC), con el fin de reforzar su capacidad para monitorear y proteger el sistema de comercio mundial en medio de señales de que Estados Unidos desea sabotear su funcionamiento.

…Tomar la iniciativa por cuenta propia, después de 70 años de liderazgo estadounidense, es una perspectiva que debería asustar a cualquier persona sensata. Pero EU ya no es tan dominante como antes. La Unión Europea y China son sus rivales como bloques económicos, y el tamaño de sus mercados domésticos los protege de las repercusiones. Mientras más el resto del mundo integre sus mercados, más asimétricos serán los costos de una guerra comercial y no favorecerán a Estados Unidos.

En un conflicto comercial, el bloque más grande siempre tiene una ventaja. Es por eso que Trump prefiere acuerdos bilaterales: en la mayoría de los acuerdos bilaterales puede establecer su dominio. Pero también es la razón por la cual es probable que la estrategia que están adoptando los defensores de la economía mundial liberal probablemente tendrá éxito. Mientras más se una el resto del mundo, más Estados Unidos se convertirá en la parte más pequeña (…) Fin de la cita.