Opinión Económica

by / Comentarios Desactivados en Opinión Económica / 2 View / octubre 31, 2018

“CdeV. Reto Pymes en México y Tam”

 
por Dr. Jorge A. Lera Mejía
 
En México y Tamaulipas, ante la nueva forma de gobernar que se vislumbra al entrar al poder Andrés Manuel López Obrador, a partir del día primero de diciembre, se va a requerir reinventar un nuevo modelo de desarrollo de Tamaulipas.
El modelo que se plantea con AMLO, pinta cargarse hacia la izquierda, bajo el eje cero tolerancia a la corrupción, respeto a la ecología (no al fracking petrolero), prioridad de empleos a los jóvenes y mujeres, destrabar el desarrollo de las fronteras norte y sur en zonas francas, apoyo a energías limpias, campo y Pymes. Desarrollo de infraestructura en zonas marginadas y aumento gradual del poder adquisitivo.
Ante este nuevo paradigma, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, tiene la oportunidad de despegar también esos sectores, basando en cuatro ejes: campo, pymes, energía eólica y turismo.
Este nuevo modelo, basado en las Pymes, se debe atender sin descuidar el apoyo a las 390 industrias maquiladoras fronterizas y las 26 plantas petroquímicas.
Por lo que se recomienda impulsar cadenas productivas de valor a través del redes despegue de las pequeñas y medianas empresas tamaulipecas (pymes) que han sido dejadas al abandono y a su suerte en todo el estado.
A la par se requiere impulsar al desarrollo agropecuario y agroindustrial Tamaulipeco, para volver a rescatar la tradición estatal de ser “El Granero de Mexico”, diversificando el monocultivo del sorgo y maíz, hacia otros granos y hortalizas y frutas. Provocando a su vez empresas procesadora agroindustriales que le den valor agregado a sus productos.
Este nuevo modelo basado en nuestro mercado interno y en los empresarios, trabajadores y campesinos tamaulipecos, buscando superar la invasión de aquellos empresarios extranjeros que votaron en contra de México y los mexicanos. Tamaulipas reencontrará un modelo propio de consumir y producir lo que nosotros mismos demandamos.
Por el lado presupuestal y fiscal, Tamaulipas aporta a la federación más del 50% de los impuestos de comercio exterior de todo el país. Sin embargo nuestro estado solo recibe 20 centavos por cada peso que envía a la federación.
Contrario a Oaxaca, que recibe un peso por cada 20 centavos que recauda.

Estos desequilibrios e inequitativos tratos del Convenio de Coordinación Fiscal entre Estados y Federación, hace que las entidades del norte del país requieran endeudarse arriba de sus posibilidades, al no contar con los suficientes recursos presupuestales derivados por la pobreza y desigualdad, y que se han provocado mediante las continuas corrientes migratorias que recibimos del sureste de México y desde Centroamérica.
Por Tamaulipas circulan anualmente más de 100 mil centroamericanos y mexicanos en su búsqueda del Sueño Americano (American Dream). De ese número anual, más de la mitad no logran cruzar la frontera y se quedan a vivir en esta región, a veces dedicados a ser obreros de maquiladoras y a las actividades informales. Hoy además, se amenaza a Tamaulipas con las Caravanas de migrantes que ya avanzan hacia esta frontera. Se calcula que en noviembre arriben al menos 4 mil migrantes de un sólo golpe.
A continuación, me permitiré citar una parte del diagnóstico, sobre los retos de las PyMes Publicado en el Blog del Emprendedor del Instituto Nacional del Emprendedor – INADEM – el pasado 1 de marzo de 2018:
[…] El desarrollo económico de los países depende de diversos factores, como un marco jurídico estable, los acuerdos comerciales y de coperación económica que firme con otros países, la facilidad para emprender negocios, así como de un entorno empresarial sólido, competitivo e innovador que facilite y fortalezca la actividad económica.
Por lo anterior, en los países en vías de desarrollo como México, es importante crear un ecosistema robusto, que se caracterice por incorporar a todo tipo de empresa a las cadenas de valor, a la vez que estas sean capaces de satisfacer la demanda de sus clientes y competir a nivel internacional.Sin embargo, aún estamos muy lejos de esta situación. Si bien existentes diferentes programas que apoyan a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyME), así como a la actividad emprendedora, los efectos de estos no permean a toda la comunidad empresarial de forma equitativa. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la esperanza de vida promedio de una empresa recien creada en México es de 7.8 años, por lo que es poco probable que llegue a consolidarse en el mercado nacional.

Si bien la esperanza de vida depende de diversos factores (marca, calidad de los productos y servicios, cuestiones administrativas, ventas y planeación), debemos reconocer que las MiPyME y los emprendedores se enfrentan a un mercado adverso, pues desde el inicio de sus operaciones deben competir con grandes empresas que cuentan con una mayor solides financiera, así como una compleja estructura tecnológica (caracteristicas que poseen las compañías extranjeras y las grandes empresas, principalmente).

Otro aspecto a considerar es que para las MiPyME, resulta difícil integrarse a cadenas de proveeduría de alto valor agregado, pues para ser proveedor de alguna empresa, deben contar con diversas certificaciones que acrediten la calidad de sus procesos y productos, empero, son pocas las empresas que pueden costear las certificaciones requeridas; otro caso ocurre con gobierno, pues al publicar procesos de licitación, la dependencias gubernamentales suelen solicitar requisitos que normalmente las MiPyME no pueden cumplir, por lo que automaticamente quedan excluidas.

En este aspecto, se puede decir que el mercado de desarrollo de las MiPyME queda limitado a una estrategia de ventas local, que les permita adquirir recursos para cubrir los costos de operación de su actvidad, dejando de lado nichos como la proveduría a gobierno o la proveeduría a empresas trasnacionales.

Dado el entorno económico en el que participan las MiPyME, se vuelve fundametal crear nuevas estrategias y mecanismos de apoyo para este segmento de la iniciativa privada. Es decir, se debe contar con una estragia que facilite y amplíe la esperanza de vida de las empresas, a la vez que incentive la innovoación y que les permita acceder a nuevas oportunidades de negocio.

Para lograr esto, es importante que tanto gobierno como las MiPyME, hagan un mayor uso de canales y medios de información, en donde se pueda dar a conocer las herramientas que actualmente existen para detonar las capacidades productivas de las empresas, como los programas de promoción y apoyo con los que cuenta el Gobierno Fedral. Este putno se vuelve fudamental si consideramos que el 85.7% de las MiPyME no conocen dichos fondos […] Fin de síntesis.