TECLAZOS

by / Comentarios Desactivados en TECLAZOS / 1 View / julio 31, 2017

Por: Guadalupe E. González

DEDAZO O CONSULTA EN EL PRI, DA LO MISMO.

LA GENTE YA SABEN QUIEN ES QUIEN….!

EL EJERCICIO DE “una consulta a la base” o bien “una elección abierta o “el dedazo” en las filas del PRI da lo mismo, porque sencillamente “la gente ya sabe quién es quién”, por cuyo detalle vemos que, ancestros tricolores como OSCAR LUEBERT GUTIÉRREZ, ahora que ya están pasando a ser “emisarios políticos del pasado”, este busca, naturalmente que, “la elección por la Presidencia del Revolucionario Institucional en Tamaulipas, se desarrolle de tal forma que a él, este ejercicio político obviamente le convenga y así tener ventaja “sobre sus adversarios”, arguyendo Luebert como mejor método “la consulta a la base”, tema con el cual no comulgó cuando “por dedazo”, fue seleccionado candidato a alcalde por Reynosa y luego candidato a Senador por Tamaulipas.

MUCHOS PRIISTAS aducen que, “Oscar Luebert es más de lo mismo” y tienen razón, aunque también debe reconocerse que tiene experiencia en las lides políticas, por su influyentismo al interior de su partido, como el tener el apoyo del ex Gobernador Eugenio Hernández Flores, pero Sergio Guajardo Maldonado es también otro político priista obsoleto o bien pasado de moda y peor tantito, “porque este  sujeto de baja caterva moral, representa los mezquinos intereses del ex gobernador ratero Egidio Torre Cantú”, quien acaba de dejar las riendas del Gobierno de Tamaulipas y quien heredó “una estela de atrocidades”, principalmente financieras, las que por cierto, aun han venido lacerando a la sociedad tamaulipeca.

Y SI HABLAMOS del jovenazo Luis Enrique Arreola, muchos pensaron que éste militante tricolor, podría ser “la opción” para dirigir por mejor sendero el destino del priismo tamaulipeco, pero resulta que, “todo mundo ya sabe que Luis Enrique, es Egidista”, o sea que proviene del mismo establo del viejo que se hizo Gobernador y por obviedad millonario, tras la muerte de su hermano el inolvidable Dr. Rodolfo Torre Cantú, salvo que Arreola, desmienta este fuerte rumor que lo perjudica, por cuyo rumor, no dudo que éste pronto diga que, “eso es solo fuego político de sus adversarios”

EN FIN, en las filas del PRI, ahora el señor Luebert, cual vil pillo político de copete habla de querer una elección democrática abierta y, “no de dedazo”, porque sabe que en este tenor la tiene perdida. Y sabe también que allá en la cúpula nacional tricolor, él, no es el elegido. Mientras que, Sergio Guajardo al estilo dependiente político, tiene la fe de llegar a la dirigencia del quebrantado Revolucionario Institucional, por obra y gracia “del padrinazgo que trae consigo”, a eso es lo que este político vivales le apuesta. Pero en esencia, al igual que Oscar, “no traen mucho que digamos en la mochila para ofrecer a la militancia o a los pueblos del estado”. Porque ninguno de los dos representa intereses políticos sanos y con buenos deseos de real servicio a la sociedad, porque ambos buscan proyectos meramente personalistas o de grupo.

POR EJEMPLO Oscar en Reynosa, busca la proyección política de su respetable esposa María Esther Camargo Félix, para que esta sea la candidata del PRI a la Presidencia Municipal, eso todo mundo lo sabe y eso, es muy evidente, porque el mismo Luebert, de manera indirecta en varios actos, como el desarrollado en el salón polivalente, ha promocionado este indicador entre lo que ellos llaman “la clase política de Reynosa”, clase de priistas de “alta alcurnia o de crema y nata”, pero que son cartuchos súper quemados por haberse hecho millonarios, no por su trabajo u oficio personal, sino con dinero público o dinero del pueblo, entre los que comulgan individuos inmorales y rateros como Everardo Villarreal Salinas y José Elías Leal, tan solo por citar a un par de sinvergüenzas.

Y COMO Oscar Luebert, ve que el alto mando del PRI nacional ENRIQUE OCHOA REZA, “ni manda delegado”, ni da luz verde para nada sobre la asamblea o reunión priista a desarrollarse para luego ir a la convención nacional del PRI, esto confirma dos cosas, la primera que Luebert anda desesperado, porque, “se le puede ir de sus manos el poder político de su partido” y segundo es que Ochoa Reza, finalmente, busca el mejor ejercicio político electoral o selectivo interno para que a su partido en Tamaulipas, llegue “la mejor carta” a la dirigencia estatal tricolor, es decir un político o empresarios priista sano y no tan quemado como el ex dos veces alcalde de Reynosa y ex senador de la República Oscar Luebert Gutiérrez, del que dicen “ya debe ceder el espacio y, esto de pie a que arriben a la jerarquía tricolor nuevas caras”, cuya cuestión “para muchos priistas sería lo ideal”.

DE SERGIO Guajardo Maldonado, éste, a todas luces, de llegar a la Presidencia del CDE del PRI; no sería más que, “una marioneta o un mono”, manejable al antojo del ex gobernador Egidio Torre, por el deseo y propósito de este señor de ser candidato a Senador de la República, lo que de suceder, vendría a ofender aún más al contexto ciudadano tamaulipeco, porque debe entenderse que, gentes como Egidio, Everardo Villarreal, Pepe Elías y otros muchos priistas mas rateros y bandidos, ya deben desaparecer del escenario tricolor y no se les permita más intromisiones en este partido político, porque de suceder eso, tengan la plena certeza de que el priismo, seguirá mas de capa caída y consecuentemente se iría aún más hacia el precipicio político.

AHORA BIEN, si hablamos de Alejandro Guevara Cobos, éste es Diputado Federal y solo la grey priista y ciudadana de aquella región de Mante, es la que sabe si éste, por su calidad de representante de ellos en el Congreso de la Unión, les ha respondido con atingencia y perseverancia o bien los tiene olvidados, digo esto porque a ciencia cierta, “no todos los Legisladores Federales de Tamaulipas, han respondido a la gente o a las familias que representan allá en San Lázaro”. Pues poco o nada se dice de este político allá por su tierra. Sin embargo Alejandro, podría ser el favorecido, pero para que llegue o le den luz verde allá en la capital, unos dicen que sería difícil, pero otros aducen que siendo amigo del Presidente Enrique Peña Nieto, podría ser el elegido o el afortunado, para ir en pos de la dirigencia del PRI en Tamaulipas.

Y SI HABLAMOS del riobravense JUAN ALONSO CAMARILLO, éste, bueno ha tenido “algunas carteras” en las filas del PRI, fue Oficial Mayor en el Congreso del Estado, fue Notario Público y pre candidato a alcalde por su pueblo Río Bravo, sin fortuna, del que incluso se menciona entre el priismo estatal que, “es el menos quemado”, pero sus adversarios, naturalmente, no le auguran que pueda con el paquete, pero si él ya fue Secretario General de mismo PRI estatal, miente quien diga que no puede con el cargo, porque Juan Alonso en esto, tiene experiencia. Al menos es la observación que hacemos sobre este interesante tema. Pero de que “sea palomeado” quien sabe, porque “obviamente los dinosaurios políticos priistas” quieren todo para ellos y “seguir teniendo el sartén por el mango”, ese es y seria el problema no de  Juan Alonso, sino también de los demás aspirantes que andan en pos de lograr la posición cumbre priista en el estado de Tamaulipas.

PERO también hay quienes se preguntan: ACASO, SERÍA el matamorense MARCO BERNAL “EL tercero en discordia”?.

Aunque este parece haberse aliado ya con Luebert Gutiérrez. Lo que está por verse, porque recordemos que en política de todo se vale o no?.

PERO FINALMENTE, veremos si allá en la cúpula nacional del PRI, se decide para Tamaulipas “consulta a la base o de elección abierta o, “se define el tradicional dedazo”. A que le apuestan, esa es la interrogante?

Por hoy es todo y hasta mañana.