Tras larga discusión y amenaza de ir a la Corte, diputados prohíben que funcionarios ganen más que el presidente

by / Comentarios Desactivados en Tras larga discusión y amenaza de ir a la Corte, diputados prohíben que funcionarios ganen más que el presidente / 0 View / septiembre 14, 2018

Por: Proceso

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Bajo la sombra de ser controvertida en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y, con 433 votos a favor, nueve en contra y una abstención, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó la creación de la Ley Reglamentaria de los artículos 75 y 127 de la Constitución que impiden a cualquier funcionario ganar más que el presidente de la República.

A pesar de que Morena cuenta con la mayoría simple para aprobar la creación de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, los legisladores discutieron por seis horas la citada ley, misma que, durante nueve años, no se quiso avalar por los gobiernos de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, así como por las Legislaturas federales 61, 62 y 63.

La nueva ley fue enviada al Ejecutivo Federal para su promulgación. Sin embargo, el presidente Peña Nieto tiene la última palabra, pues podría ejercer su facultad de veto. En caso de hacerlo, la nueva legislación no podrá ser aplicada al Presupuesto de Egresos de la Federación 2019.

Desde la noche del miércoles 12 y durante toda la mañana de hoy, el coordinador de Morena, Mario Delgado, así como los diputados Horacio Duarte y Zoe Robledo, cabildearon con PRI, PAN, PRD y MC. Y es que los legisladores de oposición se negaban a discutir y aprobar este día la nueva ley por considerarla “obsoleta” y presentaban diversas alternativas. De aceptarse éstas, se provocaría un retraso y la afectación a los cálculos de ahorro al gasto del próximo año.

Y es que, la iniciativa fue presentada en noviembre de 2011, pero nunca se reglamentó, hecho que fue utilizado como excusa para hacer realidad la norma constitucional que obliga a todo servidor público a ganar menos que el Ejecutivo Federal.

Ley “obsoleta”

Durante sus posicionamientos, PAN y PRD adelantaron que, aunque la ley fuera aprobada, se podría judicializar o vetar. La razón: la minuta elaborada en 2011 está desactualizada y no contempla a nuevos funcionarios que surgieron con las diversas reformas del peñanietismo.

La diputada y exsenadora del PAN, Laura Angélica Rojas Hernández, dijo: “lamentamos que, siendo la primera ley que esta legislatura votará, el resultado será un texto anacrónico, con claros y evidentes errores en la forma e insuficiente en el fondo… ¿Es esta la Cuarta Transformación? ¿De eso se va a tratar? ¿De legislar rápido y mal? ¡Pues vaya cambio!”.

La panista remató: “El pueblo, señores, necesita leyes que realmente le sirvan para ejercer los derechos, no leyes que las vayan a controvertir o que el Ejecutivo nos la vaya a regresar con observaciones porque está mal hecha”.

El PRD, en voz de Antonio Ortega Martínez, dio en el punto al decir que la urgencia por aprobar una ley que no ha sido actualizada es para establecer en el presupuesto de 2019 salarios bajos a los altos funcionarios. No obstante, advirtió que se puede judicializar.

“Lo que hay en el fondo es que se quiere cerrar el círculo entre la aplicación constitucional, la ley reglamentaria y ahora quieren agregar en la Ley de Presupuesto, en el capítulo de Percepciones, cuánto va a ganar cada uno para evitar que en la judicialización que viene se genere el problema político que se está adelantando”, aseguró.

El priismo, con Dulce María Sauri Riancho, aclaró que su partido respalda la regulación a los salarios máximos y que la reforma “saliera del invierno legislativo”. Sin embargo, remarcó que la técnica legislativa no es la correcta:

“Votaremos a favor del espíritu del proyecto, no de la forma de una minuta salida del invierno legislativo, donde hibernó por casi siete años. Por lo tanto, no compartimos que se apruebe sin cambios esta minuta que está desactualizada, que genera incertidumbre jurídica y que plantea problemas de aplicación”.

Y expuso cinco razones: obsolescencia legislativa, falta de armonización legislativa, ausencia de consideración sobre regímenes especiales, provocación de choque presupuestario y generación de un “choque constitucional”.

Antes, la priista Claudia Pastor Badilla presentó una moción suspensiva para que la minuta no fuera aprobada y lanzó la advertencia que les podría corregir la plana:

“En el Grupo Parlamentario del PRI estamos a favor de regular las remuneraciones de los funcionarios. Los invitamos a que lo hagamos bien, con la técnica y la calidad que esta alta investidura nos exige. No cometamos el error de aprobar esta propuesta con las notorias inconsistencias para que otros nos corrijan la plana”.

“¡Sí cumplimos!”

En defensa de la minuta y con los bríos de ser un experimentado tribuno, Pablo Gómez les recriminó sus observaciones:

“Ciudadanas y ciudadanos legisladores, se nos acusa de legislar a la carrera, rápido y mal. ¿Por qué no dijeron eso hace siete años? Hemos esperado todo el tiempo. Tenemos casi nueve años en omisión legislativa. ¿Pueden, señores y señoras, explicarnos esto? Expliquen.

“Están contra las impunidades, aplíquenselas. Tienen propuestas, háganlas. Tienen propuestas de cambio, háganlas. Esperaron siete años para hacerlas. Pero no fue espera, fue congelación, fue simulación. Señora diputada, esa sí es simulación…. Eso que dicen son pretextos para no aprobar una ley que ha esperado demasiado tiempo, pero que la odian. Síganla odiando, pero será norma general de la República”, advirtió.

El morenista adelantó a la oposición: “en todos los tonos, hemos venido a cumplir esta noche, aquí, hoy. Pero ¿por qué? Porque la Constitución ha sido violada durante estos nueve años. Porque se han puesto sueldos muy por encima de los topes que marca la Constitución. Porque han utilizado la congeladora para tener un argumento falso… ¿Esto es aceptable? No. Pero ahora, para que no tengan esa mentirosa cobertura, queremos la ley reglamentaria, la que nos han negado durante siete años”.

El PAN, PRI, PRD y MC presentaron reservas a la minuta. Ninguna fue aceptada, pero a diferencia de las últimas seis legislaturas, en las que nada se discutía, hoy sí lo hicieron en una sesión de seis horas.

A las 20:56 horas, la bancada de Morena estalló en júbilo. Al grito de “¡sí cumplimos, sí cumplimos!” y el respaldo de 433 votos, la minuta fue aprobada.

Antes, a lo largo de la mañana, PRD, PAN, PRD, MC y PVEM aclararon a Morena que sí estaban de acuerdo con la norma, pero no con la redacción, pues resultaba obsoleta. Por lo mismo, adelantaron que no la avalarían.

Para zanjar el escollo, el Verde propuso “subirla” al pleno y que ahí se hicieran las modificaciones. El PAN propuso que hubiese una reunión de conferencia entre el Senado y el Congreso para hacer las adecuaciones. El PRI sugirió que se enviara a comisiones y ahí se le hicieran los cambios.

Morena se negó a todas las opciones y advirtió que la iniciativa se subiría y que desde la tribuna cada uno de estos partidos quedaría exhibido en su negativa a querer que los funcionarios ganen menos que el presidente de la República.

El último intento de la oposición para no dejarse exhibir ni aplastar por la mayoría morenista fue deslizar la posibilidad de recurrir a una controversia constitucional, pues su obsolescencia -según ellos-, iba contra lo establecido en la Constitución. Pero ni eso detuvo a los morenistas.

“Lo pueden hacer, porque es su derecho si juntan los 150 diputados”, retó Pablo Gómez en entrevista y agregó: “me gustaría que lo hicieran… porque la ganaríamos”. Por eso les dijo “en todos los tonos hemos venido a cumplir esta noche (la promesa de campaña)”. Y así fue.