VICTORIA Y ANEXAS

by / Comentarios Desactivados en VICTORIA Y ANEXAS / 3 View / noviembre 11, 2017

Por: Ambrocio López Gutiérrez

– EL DRAMA DE LOS SOÑADORES

Además de repetir o incluso aumentar la partida de mil millones de pesos para los consulados mexicanos en Estados Unidos, la Senadora Sandra Luz García, dijo que los legisladores federales tamaulipecos buscan una distribución más justa para Tamaulipas en el reparto de recursos para la atención a migrantes y deportados. Dijo que desde la Cámara analizan como hacer más equitativo ese apoyo que reciben las entidades, porque se les da mucho más del triple a los estados expulsores como Michoacán y Oaxaca que a los que reciben a los deportados.

Entrevistada por la periodista tamaulipeca Daisy Verónica Herrera Medrano, la legisladora afirmó: “Estamos viendo que se le otorgue una mayor partida a los Estados receptores porque a veces no tenemos los recursos para apoyarlos tanto para su pasaje, su comida, para apoyar a Casas del Migrante”, precisó. Indicó que, aunque las deportaciones fueron mayores en la administración de Barack Obama, se debe ser bastante precavido con las declaraciones de Donald Trump respecto a las deportaciones y derogación de leyes y programas.

“Yo no he visto cambios fuertes con el problema de las declaraciones de Trump, fue más la palabra, en realidad con Obama, el presidente pasado de Estados Unidos, se regresaron una cantidad inmensa de mexicanos, mayor que lo que está sucediendo, pero no se hizo tanto ruido”. En otro tema, sobre el replanteamiento que se espera por parte del actual Gobierno de EEUU sobre el Programa llamado “Dreamers” o la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, conocido por sus siglas en inglés como DACA, dijo que será mucho mejor buscar la estancia legal de esos jóvenes en aquel país, pues de México desconocen hasta su idioma.

“Son más de 690 mil mexicanos que están en ese programa que no saben el idioma español, no conocen de México, va a ser difícil para ellos regresar e incorporarse a un país que es extraño para ellos”, apuntó. En Tamaulipas se espera recibir pocos “dreamers” deportados por la eliminación del DACA, consideró el delegado de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en el estado, Gerardo Terán Cantú. Esto de acuerdo a la disminución de deportaciones que se registró en este año, el cual oscila entre el 30 y 40% aproximadamente, agregó el funcionario Federal.

Afirmó que el sistema educativo del país y de Tamaulipas está preparado para recibir a los niños y jóvenes estudiantes que sean repatriados a México con la eliminación de DACA, y explicó que además desde inicios de este año, hubo una modificación a la ley general de educación a los acuerdos secretariales, para facilitar el ingreso de los connacionales en caso de que sean repatriados. “En 2017 se hizo esa modificación para todos los niveles educativos y hemos visto como la repatriación ha disminuido en el año en un 30 a 40%”, dijo entrevistado por la reportera de El Mercurio de Tamaulipas, Liliana Torres.

Explicó que las modificaciones que se hicieron a la ley, permiten que los jóvenes y niños deportados ingresen a los planteles educativos sin problemas por la falta de documentación, pero además se les da una prórroga para regularizar su situación por dicho motivo. “Ahora se basa en la confianza misma de decir; estaba estudiando preparatoria o Universidad y fui repatriado a México, con ello se le da ingreso y posteriormente se le da un plazo para que cumpla con la documentación pertinente, esto es un cambio radical basado en la confianza”, comentó y reiteró que la Secretaría de Educación en Tamaulipas, tiene la capacidad para recibir a los jóvenes y niños que en un determinado momento sean repatriados.

Miles de jóvenes beneficiados por el programa DACA, declarado recientemente como inconstitucional por el gobierno de Donald Trump, están en peligro de ser deportados. ¿Qué ofrece México a estos jóvenes? Educación y trabajo son los rubros en los que las principales instituciones educativas del país y el gobierno nacional han trazado líneas de acción para apoyar a los beneficiarios que resulten afectados por la medida anunciada por el gobierno estadounidense. ¿Habrá más lugares en las principales instituciones educativas del país, les darán becas, tendrán un trabajo seguro? El sitio Nación321 responde.

Tanto el Rector de la UNAM como el director del IPN lo han dejado claro: no hay espacio en dichas universidades, las dos más importantes del país, para los dreamers.  Sin embargo, dichas instituciones trazaron rutas de apoyo a los jóvenes que sean deportados por el gobierno de Estados Unidos. Te las presentamos: En dicho plan, la máxima casa de estudios del país trazó siete medidas para ayudar a los dreamers, entre las que resaltan el refuerzo de convenios con 39 universidades estadounidenses con la finalidad de que las instituciones hagan contacto con la UNAM, en caso de alumnos que sean deportados, a fin de recibirlos, o bien, para servir de puente con las universidades incorporadas en todo el país.

Asimismo, la UNAM ya simplificó los trámites para la revalidación de estudios de los jóvenes que así lo deseen e incluso creó un micrositio exclusivamente para dicho trámite denominado: Dreamers, la UNAM los apoya. Los jóvenes interesados en realizar la revalidación de sus estudios en la UNAM deberán llenar un cuestionario disponible en el micrositio y proporcionar sus datos de contactos para que un especialista se comunique con ellos. El Instituto Politécnico Nacional (IPN), adscrito a la Secretaría de Educación Pública (SEP), creó el Programa Temporal y Especial Educación sin fronteras que consiste en acelerar el proceso para la revalidación de estudios de los jóvenes que estén en peligro de ser deportados.

¿Pero cuáles son los pasos a seguir? Los jóvenes deberán solicitar a la institución dicho proceso, presentar sus datos completos y presentar en plan de estudios de la escuela de procedencia. La Coordinación encargada del proceso turnará a la Dirección Académica la petición, área que deberá resolver en un máximo de cinco días hábiles el dictamen, positivo o negativo de la revalidación. La Dirección podrá pedir al solicitante presentar un examen de conocimientos. Quienes consigan entrar al IPN recibirán una beca cuyo monto será determinado por el Comité de Becas del Instituto y para conservarla deberán aprobar todas sus materias con un promedio mínimo de ocho. Sin embargo, al igual que el Rector de la UNAM, el director del IPN, Enrique Fernández Fassnacht, aseveró que no hay el suficiente cupo.

La Universidad Iberoamericana cuenta con un programa de becas llamado Si quieres puedes, el cual no es exclusivo para dreamers, pero dentro de este se buscará brindar ayuda a los jóvenes que sean repatriados. De acuerdo con Samantha Lino, integrante del programa migratorio de la UIA, dentro de dicho programa se tiene contemplado brindar mil 500 becas del 100% para los dreamers que regresen al país. Sin embargo, no han definido los lineamientos para conseguir alguna de las ayudas. Lino aseguró que la Ibero ha establecido criterios para acelerar el proceso de revalidación de estudios para quienes así lo deseen.

Si el Congreso no legisla para darle a los dreamers un estatus legal de permanencia, a partir del 6 de marzo 1,400 jóvenes indocumentados al día perderán la protección de DACA y quedarán expuestos a ser deportados de EEUU, asegura la organización FWD.us, creada por el fundador de Facebook, Marck Zuckerberg. El grupo, integrado además por las principales industrias de alta tecnología, tiene vigente en su página digital una campaña para que el Congreso debata y apruebe una solución que otorgue estatus legal permanente a los cerca de 800,000 dreamers que fueron protegidos por la Acción Diferida de 2012 (DACA). FWD.us les pide a los votantes que se pongan en contacto con sus congresistas a través de mensajes en línea, y les pidan que debatan sobre el tema (según el portal univision.com).

El gobierno de Donald Trump canceló DACA el 5 de septiembre y dio un plazo de 30 días para que todos aquellos dreamers cuyos permisos de trabajo vencieron entre ese día y el 5 de marzo de 2018, solicitaran una nueva autorización de empleo válida por dos años. El gobierno estimó que la prórroga benefició a unos 154,000 dreamers. “De ellos, aproximadamente 22,000 individuos no solicitaron la renovación de sus autorizaciones de empleo (EAD)”, dijo a Univision Steve Blando, vocero de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS). Todos aquellos que no calificaron para la extensión perderán sus amparos.

El grupo advierte que, “las consecuencias de poner fin a DACA, sin una solución permanente para dreamers, serán devastadoras para nuestra economía y nuestras comunidades”. Mientras la campaña de FWD.us se propaga por internet, Trump se reunió en la Casa Blanca con un grupo de senadores republicanos para hablar sobre el futuro del Dream Act, el proyecto de ley que, de ser aprobado, podría legalizar la permanencia de los dreamers protegidos por DACA.

Al encuentro asistieron, entre otros, el senador Charles Grassley (Iowa), presidente del Comité Judicial de la cámara alta, Lindsey Graham (Carolina del Sur), y los senadores David Perdue (Georgia) y Tom Cotton (Arkansas), autores del proyecto de ley RISE (S.354), una iniciativa que propone reducir la inmigración legal en un plazo de 10 años y que respalda el mandatario. Los demócratas no fueron invitados a la reunión que se llevó a cabo a puertas cerradas.

A mediados de septiembre, una semana después de cancelado DACA, Trump se reunió con los demócratas Nancy Pelosi (líder de la minoría en la Cámara de Representantes) y Charles Schumer (líder de la minoría en el Senado), para discutir el Dream, Act. Al término de ese encuentro, Pelosi y Schumer anunciaron que habían alcanzado un acuerdo con el presidente para aprobar la legalización de los dreamers sin condiciones. Pero el mandatario inmediatamente negó cualquier tipo de compromiso sobre el tema, y dijo que una ley al respecto dependerá de la aprobación de fondos por parte del Congreso para aumentar la seguridad fronteriza y construir el muro en la frontera con México.

Uno de los grandes ausentes en esta nueva ronda de conversaciones fueron los dreamers beneficiarios de DACA. “Hablaron de nosotros sin nosotros”, dijo Juan Manuel Guzmán, director de asuntos gubernamentales de United We Dream (UWD), la principal organización de soñadores en el país. Varios integrantes de la organización se hicieron presentes frente a la Casa Blanca para protestar por el encuentro “sin demócratas y sin beneficiarios de DACA”, dijo Guzmán. “Queremos decirle al presidente que debe tomarnos en cuenta, no debe ignorarnos”.

UWD pide al gobierno de Trump que apruebe un Dream Act limpio, es decir sin enmiendas que incluya dinero para la construcción del muro, nuevas cárceles para indocumentados y un aumento de los arrestos y las deportaciones expeditas. “Es muy importante para nosotros comunicarle al presidente Trump que no queremos que el Congreso apruebe algo que afecte a nuestras familias”, indicó el activista.