VICTORIA Y ANEXAS

by / Comentarios Desactivados en VICTORIA Y ANEXAS / 4 View / diciembre 11, 2017

Por: Ambrocio López Gutiérrez

– PIEDAD PARA LOS DREAMERS

“Los contribuyentes han ayudado a educar a los Dreamers desde la escuela primaria hasta la preparatoria, dando a todos los estadounidenses un interés personal en su éxito en la fuerza laboral del mañana”, dijo el alcalde de Laredo y presidente del TBC, Pete Saenz. “Los soñadores no conocen otro país como su hogar que no sea los Estados Unidos y deberían poder vivir sin miedo a la deportación mientras no hayan cometido crímenes”.

En un reporte publicado en elmanana.com, firmado por la periodista Edelia Hernández, se dice que la Coalición Fronteriza de Texas (TBC) lanzó un llamado al presidente Trump y al Congreso para que aprueben a la brevedad posible el Dream Act o una legislación similar que brinde protección a 800 mil jóvenes inmigrantes, conocidos como “Dreamers”, de la deportación. Con la rescisión del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), existe la presión sobre el Congreso para aprobar la legislación federal para proteger a los soñadores que están en riesgo de ser deportados.

El propósito es proporcionar un puerto seguro a los jóvenes elegibles, y un permiso de trabajo, renovable cada dos años. Los destinatarios de DACA han superado la revisión de antecedentes penales y han recibido permiso para vivir y trabajar en la nación donde fueron criados como estadounidenses. Investigadores del conservador Cato Institute y el liberal Center for American Progress estiman que la finalización del programa reducirá la economía de EEUU en 433 mil millones de dólares en los próximos 10 años. Actualmente, miles de destinatarios de DACA residen en Texas. Más de 800 de DACA están sirviendo en las fuerzas armadas.

El presidente Trump y los líderes bipartidistas en el Congreso se han comprometido en promulgar la Dream Act o una legislación similar para que los destinatarios de DACA sean elegibles para el estatus de inmigrantes legales permanentes y les proporcione una base estable para avanzar como miembros de la sociedad estadounidense. “El cumplimiento de la promesa del Dream Act es esencial para los jóvenes de DACA en la región fronteriza de Texas para trabajar, estudiar, formar familias y alcanzar su máximo potencial”, dijo Saenz.

EL DREAMER JESÚS Arreola la pasó mal en febrero, cuando la Patrulla Fronteriza lo arrestó en San Diego, fue acusado de ser traficante de personas, perdió un alivio migratorio y enfrentó un proceso de deportación. Esa pesadilla ha quedado atrás: hace días un juez federal en California le ordenó al gobierno de Donald Trump que le devuelva al joven los beneficios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, informó la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

Arreola, de 23 años, ha vivido en Los Ángeles desde que era un bebé. Cuando agentes migratorios lo detuvieroncerca de la frontera con México tenía dos empleos para ayudar a su familia: era cocinero en un restaurante en West Hollywood y chofer de Uber y Lyft. Aquel 12 de febrero él llevaba en su vehículo a un cliente, un joven indocumentado, por eso lo acusaron de ser un ‘coyote’. Aunque las autoridades federales finalmente no presentaron cargos por ese ni ningún otro delito, en marzo le enviaron una carta notificándole que le habían revocado el permiso de trabajo obtenido por medio de DACA porque se inició un proceso de deportación en su contra, argumentando que se encontraba en el país de manera ilegal.

El juez federal de distrito Philip Gutiérrez le concedió a Arreola una orden judicial preliminar, ordenando a la administración Trump restaurar su aprobación al programa DACA. En su decisión el magistrado explicó que debido a que este alivio migratorio se creó específicamente para indocumentados, tal cancelación bajo el concepto de presencia ilegal es “arbitraria y caprichosa” y viola la Ley de Procedimiento Administrativo federal, que rige a las agencias del gobierno.

“El público tiene un gran interés en garantizar que las leyes de inmigración del país se apliquen de manera firme y justa”, escribió el juez Gutiérrez. Además, consideró que el gobierno le concedió el amparo en 2012, 2014 y 2016, lo cual le obliga a quitárselo solo con una razón válida. “Jesús Arreola tenía buena conducta y seguía las reglascuando la administración de Trump lo despojó arbitrariamente de su programa DACA”, dijo Katrina Eiland, abogada de ACLU en un comunicado. “La decisión de la corte es una buena noticia para Jesús y para los dreamers.

Un reciente trabajo periodístico de Isaias Alvarado consigna que Arreola encabeza una demanda colectiva que en octubre presentó ACLU contra del gobierno federal por haber cancelado el programa DACA. La querella también pide restaurar dicho amparo migratorio a otros dreamers “que han sufrido revocaciones ilegales”. El joven no ha trabajado desde que perdió ese programa. Tras su arresto no pudo retomar su empleo como cocinero y la incautación de su auto -que aún no ha podido recuperar- le impidió volver a ser conductor de Uber y Lyft.

Con sus ingresos él mantenía a sus padres, ambos residentes permanentes, y a sus tres hermanas, ciudadanas estadounidenses, una de las cuales tienen una rara enfermedad genética que hace que envejezca prematuramente. Ahora el trabajo le urge más que nunca: hace poco nació su hijo. “El hecho de que Jesús al menos en este punto recupere su estatus de DACA y su autorización para trabajar es un paso esperanzador”,expresó Andrés Kwon, del Equal Justice Works Emerson Fellow, parte de la organización ACLU en el sur de California.

“Esta demanda trata de garantizar que DACA brinde una protección contra la deportación. Pero incluso si el tribunal finalmente falla a nuestro favor, en el mejor de los casos es una medida temporal. Necesitamos una solución permanente, que es la aprobación inmediata del Dream Act”, agregó. Eiland, la abogada de ACLU, dijo que Jesús se emocionó al enterarse del veredicto del juez. “Fue un gran día para él. Son noticias maravillosas, especialmente durante el feriado de Acción de Gracias. Es mucho para estar agradecido”, expresó.

UN GRUPO DE AL menos 30 congresistas republicanos moderados redactaron una carta para pedirle al presidente del Congreso (speaker of the house), Paul Ryan (republicano por Wisconsin), que someta a votación en el pleno un proyecto de ley que otorgue estatus legal de permanencia a miles de dreamers protegidos por DACA. En la misiva, hecha pública entre el viernes y el lunes, y que Univision Noticias obtuvo una copia en exclusiva, los representantes le dicen a Ryan que “apoyan” la aprobación de una ley que dé a los dreamers “una solución legislativa permanente (…) antes de que finalice el 2018”.

“Los destinatarios de DACA, jóvenes traídos a Estados Unidos sin tener la culpa (siendo menores de edad), son miembros que contribuyen con nuestras comunidades y nuestra economía”, indica la misiva, que está siendo liderada por el congresista Scott Taylor (Virginia). Una fuente cercana al grupo que pidió mantener su nombre en reserva, dijo que el grupo lo integran al menos 30 representantes, quienes esperan que el liderazgo tome en cuenta la petición y lleve al pleno un proyecto de ley que, asegura, contará con apoyo bipartidista.

“Para muchos dreamers este es el único país que conocen. Son estadounidenses en todos los aspectos excepto en su estado migratorio”, precisa la carta. DACA fue otorgado en junio del 2012 por el entonces presidente Barack Obama en respuesta a la inacción del Congreso con el tema de la reforma migratoria. Pero el pasado 5 de septiembre, en cumplimiento de un compromiso de campaña, el presidente Donald Trump canceló el beneficio colocando a los cerca de 800,000 beneficiarios al borde de la deportación de Estados Unidos.

Univision.com reportó que, tras la eliminación del programa, el fiscal general, Jeff Sessions, anunció que aquellos dreamers cuyos permisos de trabajo vencieran entre el 5 de septiembre y el 5 de marzo, podían renovar la protección de sus deportaciones por otros dos años. La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) ha dicho que la extensión le permitió a unos 154,000 dreamers acogerse a la renovación del programa. Y que el resto de beneficiarios irá perdiendo el amparo de sus deportaciones, y la autorización de empleo, a medida que vayan venciendo los permisos de trabajo.

“Desde el inicio de DACA, el gobierno federal ha aprobado aproximadamente 795,000 solicitudes iniciales, y otorgado 924,000 renovaciones”, agrega la misiva. “Desde que el programa fue aprobado, la abrumadora mayoría de estas personas se han inscrito en la escuela, encontrado empleo o han servido en el ejército”. Es la primera vez que un grupo de republicanos presiona a Ryan para encontrar una solución que repare el limbo en el que se encuentran los dreamers. Los republicanos moderados añaden que “según estudios, aprobar una legislación para proteger permanentemente a estas personas agregaría cientos de miles de millones al producto interno bruto (PIB) de nuestro país”.

“Es por eso que la comunidad empresarial, las universidades y los líderes cívicos apoyan una solución legislativa permanente”, indican. Señalan además que, “estamos de acuerdo con el presidente Trump en que la acción ejecutiva no era el proceso adecuado para resolver este problema, como se hizo durante la administración anterior, y creemos que el Congreso debería actuar. Estamos obligados a actuar de inmediato porque muchos destinatarios de DACA están a punto de perder o ya han perdido sus permisos a raíz de la rescisión del programa”. “No actuar crea incertidumbre comprensible y ansiedad entre las comunidades”.

“Si bien creemos firmemente que el Congreso debe trabajar para abordar otros asuntos dentro del sistema de inmigración que se encuentra roto, es imperativo que republicanos y Demócratas se unan para resolver este problema ahora y no esperar hasta el próximo año”, subrayan. La carta asomó tres días después que los líderes de la minoría demócrata en el Senado y la Cámara de Representantes, Chuck Schumer (Nueva York) y Nancy Pelosi (California) respectivamente, se negaron asistir a una reunión en la Casa Blanca con Trump, luego que el mandatario publicara un tuit evidenciando su pesimismo ante un posible pacto con la oposición para negociar el presupuesto y también el futuro de los dreamers.

“Debido a que el presidente no ve un acuerdo entre demócratas y la Casa Blanca, creemos que lo mejor es continuar negociando con nuestros compañeros republicanos en el Congreso”, indicaron Pelosi y Schumer. Trump escribió en la red social que los demócratas “quieren un flujo sin comprobación de inmigración ilegal hacia nuestro país, son débiles ante el crimen y quieren elevar sustancialmente los impuestos. No veo un acuerdo”. Una fuente demócrata que también pidió el anonimato, dijo a Univision que la situación de los dreamers en estos momentos “es delicada”, porque la presión que el partido pueda ejercer desde la oposición “no es suficiente” para convencer a Ryan de llevar un (buen) proyecto de ley al pleno”.

“Hay que negociar. Pero las negociaciones pueden demorar más tiempo del necesario, y ello perjudicará a los dreamers que vayan perdiendo la protección del amparo de sus deportaciones”, indicó. Para aprobar una ley que legalice la permanencia de los dreamers se necesitan 218 votos en la Cámara de Representantes y 60 en el Senado. Trump ha dicho que firmará una ley a favor de los jóvenes con DACA siempre y cuando el Congreso le dé fondos para construir el muro en la frontera con México y aumentar la seguridad.

LA NOTA TRISTE es el fallecimiento de Mónica Lizzeth Hernández Vega, profesora universitaria (de la UAMCEH). Un fuerte abrazo para Jesús Ponce y familia.