OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 46 View / mayo 3, 2019

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía

“FUTURO DEL EMPLEO AUTOMATIZADO,  ROBOTIZADO Y DIGITAL”

Está cerca la celebración de nuestro Cuarto Congreso Internacional EUMED “Efectos de la Desigualdad Educativa y Empleos Juveniles Precarios” del 4 al 19 de Noviembre de 2019
https://www.eumed.net/congresos/efectos-desigualdad-educativa.html donde se abordará entre otros 10 temas principales, la problemática de la “Desigualdad Educativa y Empleos Automatizados y Robotizados”.

En nuestros argumentos planteados para incluir este tema, nos basamos en la siguiente premisa:

Hasta el momento la Automatización y la Inteligencia Artificial (IA) en el mundo, está creando más trabajo de los que está destruyendo, hay razones para pensar que esto vaya a cambiar en un futuro cercano, es verdad que algunos trabajos desaparecerán, la pregunta es saber cuáles van a ser y  qué oficios se demandarán en treinta años》.

Nuestra principal preocupación del tema, se relaciona en los efectos del empleo juvenil universitario…

LA BRECHA DIGITAL Y SUS RIESGOS. OCDE: 

«Las tecnologías digitales han cambiado de forma radical y con rapidez la manera de trabajar, consumir y comunicarse», señala Angel Gurría, Secretario General de la OCDE. «Para que esta transformación también mejore nuestro bienestar debemos hacer frente a cuestiones como la igualdad, la alfabetización y la seguridad digitales». 

Según el Informe de la OCDE《Cómo es la vida en la era Digital》26/Febrero/2019, la ambivalencia sobre la manera en que la tecnología digital afecta al bienestar se extiende a lo largo de la mayoría de las dimensiones. Por ejemplo, aunque se crean empleos en los sectores de nuevas tecnologías, otros se enfrentan al riesgo de ser destruidos por la automatización. También, mientras que el teletrabajo permite una mayor flexibilidad a la hora de organizar la vida laboral y personal, la conexión constante con la oficina aumentaría las preocupaciones sobre el trabajo fuera de las horas oficiales 
Fuente: How’s Life in the Digital Age? se encuentra disponible en:  http://www.oecd.org/social/how-s-life-in-the-digital-age-9789264311800-en.htm

ANTECEDENTES: 

Aquí se parte del concepto de robotización del empleo, a “La transformación de la mano de obra hacia una máquina que se parece a un ser humano y realiza actos complejos de forma 
automática y repetitiva”. 

El desplazamiento de la mano de obra humana se ha estado gestando durante muchas décadas, no obstante, el alcance y magnitud probablemente afectará muchos otros aspectos de la vida. 

La pregunta importante de la investigación, será impulsar la reflexión sobre si el trabajo tradicional está amenazado por la robotización y ver cómo puede adaptarse a él y sacar provecho. También tendremos qué concientizarnos sobre los efectos que tendrá sobre las personas más vulnerables del mercado laboral. 

La automatización és un concepto que lleva tiempo presente en las empresas, abarca lo mismo que la robotización, nos hace pensar en un simple brazo mecanizado y no en un humanoide. 

Si nos centramos en el concepto de automatización, vemos como hace mucho 
tiempo que está presente en nuestra sociedad moderna y que es ahora cuando somos conscientes de la robotización. 

Si nos fijamos en las revoluciones industriales, la robotización del trabajo que conocemos actualmente viene precedida por una primera revolución industrial de la conocida máquina de vapor, la energía hidráulica y la mecanización, seguida de una segunda revolución industrial que apareció gracias a la electricidad y de la que surgieron la producción en masa y la cadena de montaje. 

Puesto que la robotización es un fenómeno que lleva mucho tiempo presente, empezando por la tercera revolución industrial que apareció gracias a la informática y de la cual surgió la automatización y las tecnologías de la información y la comunicación y acabó abocando a la cuarta revolución industrial y que actualmente está en marcha que es la “digitalización” de la que está surgiendo el internet de las cosas, la nube, la gestión digital, la robótica y la Inteligencia artificial. 

Aunque la tercera revolución industrial apareció a mediados del siglo XX aproximadamente, empezó unos años atrás con un fenómeno importante que surgió a manos de uno de los economistas más importantes, John Maynard Keynes, y acabando en la aparición de la inteligencia artificial hace pocos años. 

Actualmente, ya no solo se robotiza un proceso para mejorar la producción, sino para ganar dinero. Hoy día se despiden personas para poner robots haciendo su trabajo, así pues, es un método de las grandes compañías para ganar dinero ya que con ellos se están ahorrando un salario, una baja de trabajadores, impuestos. 

Para que un humano compita con un robot tiene que hacerse más barato a los ojos de un empresario, cosa que actualmente está llevando a una pérdida de poder adquisitivo, derechos y calidad de trabajo de los trabajadores. 

La perspectiva de futuro de la robotización, que actualmente ya está presente es que se está llevando una automatización del trabajo intelectual, se está yendo un paso más de lo que se hacía antes. 

EMPLEO ACTUAL ROBOTIZADO: 

De acuerdo al Foro Económico Mundial (FEM), actualmente (Septiembre 2018), los robots llevan a cabo el 29% del total de tareas, un porcentaje que aumentará a 42% en 2022 y al 52% en 2025. Los expertos del foro destacan que este futuro automatizado de la fuerza de trabajo ofrece por un lado señales de optimismo y al mismo tiempo de precaución, aunque concretamente en el área de creación de empleo las expectativas son más positivas que hace dos años porque los ejecutivos tienen un mayor conocimiento de las oportunidades que ofrece la tecnología (Fuente: El Futuro del Trabajo 2018. FEM. 17 Septiembre 2018). 

FUTURO DEL EMPLEO DIGITAL: 

En 2025 más de la mitad de los puestos de trabajo que hoy existen serán reemplazados por tareas que realizarán máquinas, según el estudio del Foro Económico Mundial (FEM) que analiza el impacto de la automatización y de las nuevas tecnologías en este sector laboral. 

El estudio, titulado «El Futuro del Trabajo 2018», se basa en entrevistas realizadas a ejecutivos y directores de recursos humanos de 20 países -desarrollados y emergentes- y 12 áreas industriales distintas que gestionan más de 15 millones de empleados en el mundo. 

El texto muestra que la robotización podría hacer desaparecer 75 millones de empleos en el mundo de aquí a 2022, dado que se calcula que, en 2025, las máquinas realizarán la mayoría de las tareas ordinarias que actualmente realizan los humanos. 

A pesar de que la revolución robótica tendrá dichas repercusiones negativas, su generalización podría tener un impacto positivo en el empleo humano, según la proyección del informe, dado que se calcula que se podrían crear 133 millones de empleos nuevos en el mundo. 

Concretamente, el informe espera que en el próximo lustro se creen 58 millones de empleos. Los expertos del FEM destacan, no obstante, que para que dichos empleos puedan ser ejercidos, los trabajadores tendrán que hacer un enorme esfuerzo de formación y adaptación. 

Asimismo, los Estados deberán desarrollar los mecanismos para proteger al incesante número de trabajadores que trabajarán de forma autónoma.

Asimismo, la mitad de ellas dijo que despediría a los empleados que carezcan de las capacidades necesarias para realizar el trabajo. Según la pesquisa, a nivel mundial el trabajo que más crecerá será el de analista de datos, desarrolladores de software, especialistas en comercio electrónico y redes sociales, así como expertos en mercadotecnia; mientras que los que más decaerán serán los empleos de más baja formación y de trabajo repetitivo. 

BRECHA DEL EMPLEO TRADICIONAL Y EL DIGITAL. OCDE: 

La revolución digital, la globalización y los cambios demográficos están transformando los mercados laborales en una época en la que 
los responsables políticos se enfrentan además a una escasa productividad y un bajo crecimiento de los salarios, así como a una gran desigualdad en cuanto a ingresos. 

La nueva Estrategia de empleo de la OCDE ofrece un marco global y recomendaciones políticas para ayudar a los países a afrontar estos desafíos, yendo más allá de la cantidad de trabajo existente y centrándose en la calidad del empleo y en la inclusividad del mercado laboral como aspectos prioritarios de las políticas. 

Asimismo, destaca la importancia de la 
resiliencia y la capacidad de adaptación para lograr un buen desempeño económico y laboral en un entorno de trabajo cambiante. 

RETOS DE LA ROBOTIZACIÓN. BANXICO: 

De acuerdo al estudio elaborado por el Banco de México “La Automatización en México desde una Perspectiva Regional”, Diciembre 2018, Aproximadamente, dos terceras partes de la 
población ocupada en México se emplean en ocupaciones con una alta probabilidad de automatización durante el periodo analizado (julio a septiembre 2018), si bien dicha probabilidad muestra un marcado mayor porcentaje de su personal en ocupaciones con una elevada probabilidad de automatización destacan las actividades primarias; los servicios de alojamiento y preparación de alimentos; la construcción; las industrias manufactureras; y los servicios 
financieros. 

En contraste, los sectores en los que existe una menor proporción de sus empleados en ocupaciones con una alta probabilidad de automatización destacan los servicios educativos; los servicios de salud; y los 
servicios culturales y recreativos. 

Así, México parecería tener una heterogeneidad sectorial similar a la que se ha observado en otros países en relación con la fracción del empleo con una alta probabilidad de ser automatizado (Nedelkoska y Quintini, 2018). 

Las ocupaciones con mayor propensión a ser automatizadas corresponden a las de menor nivel educativo, lo cual es consistente con los hallazgos de otros estudios que han encontrado que aquellas ocupaciones menos susceptibles de ser automatizadas requieren educación superior y entrenamiento profesional (Arntz et al., 2016; Nedelkoska y Quintini, 2018). 

Así, los trabajadores más calificados 
están mejor posicionados para evitar los riesgos sobre sus empleos derivados de la automatización y pueden en mayor medida beneficiarse de los procesos de automatización, toda vez que son un elemento esencial para 
facilitar la adopción de estas tecnologías (Banco Mundial, 2016 y 2018). 

La población en la mayoría de las entidades del norte y las regiones centrales tiende a ocuparse en actividades con una menor probabilidad de automatización. Ello podría estar asociado con su mayor vocación exportadora y nivel de especialización en ciertos servicios que demandan la ejecución de tareas más complejas (Autor, 2015). 

En contraste, en el sur el empleo se concentra en aquellas ocupaciones con una alta probabilidad de automatización en mayor medida que el resto de las regiones. 

La participación de las ocupaciones con un elevado riesgo de automatización en el empleo total disminuyó entre 2005 y 2017 en el norte y las regiones centrales, las cuales presentan una mayor vocación exportadora en industrias altamente integradas a las CGV. En contraste, en el sur la participación de estas ocupaciones se incrementó durante este periodo. 

Las entidades que presentaron mayores avances educativos durante el periodo de estudio fueron también las que registraron las mayores reducciones en la participación de las ocupaciones con una elevada probabilidad de automatización. 

Al respecto, destacan la Ciudad de México y Querétaro, en el centro, y Sinaloa y Jalisco, en el centro norte, con importantes incrementos en la población con educación superior, así como con las mayores reducciones en el porcentaje de ocupaciones con alta probabilidad de 
automatización. 

Consideración final: México presenta un porcentaje de su población en ocupaciones con una alta probabilidad de automatización, 
similar al de otros países en desarrollo. Dicho porcentaje tiende a ser menor en las entidades del norte y las regiones centrales con respecto a las del sur del país. 

La automatización es un proceso dinámico que continúa transformando la estructura ocupacional de las economías regionales. En efecto, los resultados sugieren una transición favorable de la fuerza laboral hacia ocupaciones con un menor riesgo de automatización, especialmente en aquellas entidades del norte y las regiones centrales que han mostrado un mejor desempeño 
económico y una mayor integración a las CGV. 

En este contexto, es necesario continuar impulsando políticas públicas que permitan atender los requerimientos del mercado de trabajo para los próximos años en el marco de la automatización. 

En particular, es fundamental que la política educativa impulse la formación de habilidades cognitivas (sociales y creativas) para facilitar una inserción exitosa de los trabajadores a las empresas, sobre todo en las regiones más rezagadas del país en cuanto al nivel de capital humano de su población (Fin de cita del Banxico. Diciembre 2018).