OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 9 View / enero 25, 2021

Dr. Jorge A. Lera Mejía

“Fracasa en Matamoros el 10/15 Émulo del 20/32”

Susana Prieto, abogada laboral Juarenze, opera desde hace varios años desde ciudad Juárez, Chihuahua, bajo la bandera de lucha por los derechos de los trabajadores de maquiladoras.

Por medio de una forma de comisionista utiliza el gancho de conquistas salariales con el argumento de conseguir mejores sueldos y prestaciones, pero en el fondo se enriquece al llevarse fuertes sumas de dinero por porcentajes de lo exigido.

Así Susana Prieto, hace dos años emprendió un movimiento desde Matamoros Tamaulipas, conocido como el 20/32. Este consistió en exigir un aumento directo al salario de las maquiladoras locales por el 20%; así como un bono anual de 32 mil pesos.

No habrá que ignorar, que bajo el nuevo decreto instaurado por el gobierno entrante en ese tiempo, los salarios mínimos de la frontera fueron decretados superiores al del resto de México. Además, que las maquiladoras registran salarios promedios hasta 5 veces superiores a los mínimos y que estos se regulan por contratos colectivos a través de sindicatos locales.

Este movimiento, pretendió ser replicado en otras empresas fronterizas, diferentes a la figura de las maquiladoras, incluso ser trasladado a Reynosa y Nuevo Laredo.

En el fondo, este llegó a ser una especie de laboratorio político de dicha dirigente, aparentemente respaldada por la Secretaría Federal del Trabajo.

En ciudad Juárez, en años anteriores se registraron movilizaciones similares a las maquiladoras de aquella región, dando por respuesta demandas hacia la intromisión.

Se trasciende que el trasfondo político de este movimiento, que a la par sospechosamente opera en Tamaulipas y no en Chihuahua, es desestabilizar las empresas maquiladoras de la región y actuar sigilosamente para instaurar una nueva central obrera del actual senador Napoleón Gómez Urrutia, que es famoso por ser operador como líder minero.

En junio del 2020, se publicó en el diario Milenio la siguiente reseña que pinta la forma como pretendió operar el movimiento 20/32.

[…] Tal movimiento constó en 3 frases a partir del 12 de enero, el cual correspondió a una lucha legal de los trabajadores por un aumento salarial más allá de los 176 pesos declarados por el gobierno federal, y por el pago de un bono anual de 32 mil pesos sustentado en un convenio anexado a los contratos colectivos como pago de la diferencia salarial por los aumentos salariales que se decreten a nivel nacional. 
 
La segunda fase inició a finales de enero y durante frebrero, que es el movimiento de plantas afiliadas al Sindicato Industrial de Trabajadores de Plantas Ensambladoras y Maquiladoras (Sitpem), por la demanda del 20% y el abono de 32 mil aún y cuando el aumento del 20% y el bono anual no procedía, debido a no estar en su contrato colectivo. 

Y dado las características de las empresas, vinculadas a la cadenas globales de producción que no pueden frenar sus actividades, así como a la efervescencia laboral que se había iniciado con los trabajadores del Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales y de La Industria Maquiladora (Sjoiim). 

Además de la no actuación de ningún actor gubernamental que conminara el regreso a la esfera de la negociación, y sobre todo por la implementación de estrategias como bloqueos, paros laborales, marchas, mítines, incentivados por la activista laboral Susana Prieto, las empresas terminaron otorgando el aumento salarial y el pago del bono.
 
Es es esta fase cuando se identifica como la esencia de lo que se conoce como Movimiento 20/32, y la protagonista central es la abogada Susana Prieto, pues es ella la que delinea e incentiva las acciones de los trabajadores. 

Fue así cuando se autonombró representante de los trabajadores y se deslindó de la influencia del sindicato minero y cualquier instancia federal, como la Secretaría del Trabajo. 

La tercera etapa inició el 23 de ferbrero, en donde Susana Prieto señaló como objeto central la formación de un sindicato y se acentuó en una reunión el 2 de marzo, donde mencionó que las dos mejores opciones de apoyo a la formación del nuevo sindicato maquilador estaba entre una Federación de Organizaciones Sindicales de Tijuana y la Nueva Central del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) […] Fin de cita.

Ahora, después de haber sido demandada en Tamaulipas, la activista está impedida de operar en el estado, pretende reiniciar un nuevo movimiento ajustado al 15/10, significa un aumento al salario del 15% y un nuevo bono por 10 mil pesos, siendo que los salarios mínimos no operan en las industrias maquiladoras y cuentan con contratos colectivos y prestaciones superiores a las del régimen de salarios mínimos.

Desde su destierro en ciudad Juárez, la abogada pretendió desde el pasado domingo iniciar un nuevo paro laboral masivo en las maquiladoras de Matamoros, el cual no llegó a cuajar en más de 200 obreros de 7 empresas que no ligraron pararon ayer lunes sus líneas de producción.

A través de su pretendido nuevo Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y Servicios (SNITIS) no logró arrebatar contratos de los sindicatos locales…