AL VUELO

by / Comentarios desactivados en AL VUELO / 20 View / enero 12, 2017

Por: Pegaso

         Recostado en mi cumulonimbius favorito, repaso los mensajes que llegan al chat de Pegaso diariamente, y me encuentro con al menos dos videos donde se convoca al país a una revolución, situación que me parece sumamente grave y delicada porque eso sumiría al país en un período mucho más oscuro y trágico.

         Recordemos que en 1810 se armó la Guerra de Independencia, donde patriotas mexicanos se levantaron contra la opresión española.

         Fue una suceso desgastante que dejó miles de muertos y a la población sumida en la pobreza extrema.

         En 1910 inició el movimiento revolucionario, una guerra intestina que también costó muchas vidas y una difícil recuperación.

         En el 2008, casi cien años después, se declara la guerra contra el crimen organizado, guerra que aún no termina y que ha dejado al país en la más completa inanición.

         Parece que México no puede sacudirse la maldición de que cada cien años ocurre una revuelta social de grandes proporciones.

         Y por si fuera poco, los vaivenes internacionales hacen que México parezca una cáscara de nuez en medio de un mar tormentoso.

         Ya ocurrió el gasolinazo.  Se prepara la eliminación de apoyos a los enfermos crónico degenerativos, a los viejitos y jubilados, en las instituciones de salud; está también la amenaza de reducir al mínimo los gastos destinados a la educación, y la cereza del pastel: La Ley de Seguridad Interior que están a punto de aprobar diputados y senadores. 

         En torno a ese tema, organismos no gubernamentales, empresariales y de la sociedad civil consideran que dicha ley será violatoria y acotará aún más los derechos de los ciudadanos.

         Uno de los videos virales a los que me refiero empieza con la frase: “Mexicanos al grito de guerra, llegó el momento de derrocar al corrupto sistema político que tenemos”.

         Un sujeto de pelo semicanoso, barba grisácea, camisa blanca con las mangas arremangadas, sentado con los brazos al frente apoyados en una mesa y con un dibujo de Emiliano Zapata atrás a su izquierda, lanza un flamígero discurso tratando de convencernos de que ya es tiempo de iniciar una revuelta social, aunque después aclara que será de forma pacífica.

         Sugiere que el día 22 de enero las personas que se sientan afectadas por los gasolinazos salgan a las calles y carreteras para copar los congresos estatales y el federal para exigir a los legisladores cambios concretos, como el freno a la corrupción, la eliminación de secretarías, el recorte de gastos superfluos y muchos más, a fin de que esos recursos sean destinados a mantener el subsidio a las gasolinas.

         “Es ahora o nunca,-continúa el discurso. Vamos a ver de qué estamos hechos.  Tan sólo con dos pasos lograremos escribir una nueva historia que también disfrutarán nuestros hijos y nietos”.

         Son casi 18 minutos de un conceptuoso discurso donde exhorta a obreros, campesinos, artistas, estudiantes y en general, a todos los mexicanos a participar en esa actividad.

         El segundo video pretende mover las más sensibles fibras de nuestro patriotismo.

         Empieza con un fondo musical del Huapango de Moncayo, un individuo de saco negro, camisa azul claro y corbata azul marino con una bandera hondeando a sus espaldas.

         “Hoy que me dan la oportunidad de hablar primero quiero presentarme: Mi nombre es México, señores; mi emblema es un águila que devora a una serpiente y me llaman mexicano”,-dice.

         Excelente orador, reclama a los partidos políticos por haber convertido al país en un manicomio y a los legisladores por hacer más caso a un pleito de cantina que a una mujer violada.

         “Soy su México, señores; sálvenme, porque me muero, despierta, mexicano ahora, soy tu país y te necesito”,-finaliza lo que pretende ser un exorto a la acción.

         Puede que los mensajes que se están multiplicando en las redes sociales no hablen todavía de un levantamiento armado, pero igual, reflejan el estado de desesperación y hartazgo que prevalece en todos los ámbitos.

         Recordemos que en Egipto, no hace mucho, entre 2011 y 2013 ocurrió un movimiento denominado La Revolución de los Jóvenes, donde las redes sociales tuvieron mucho que ver, donde millones salieron a las calles a protestar por una crisis económica apabullante y la abulia del gobierno.

         No digo más. 

         Nos quedamos con el refrán estilo Pegaso:  “En el momento en que detectes visualmente que le practican un corte del vello facial mandibular al individuo cuyo domicilio está contiguo a tu vivienda, es necesario que apliques agua al tuyo”. (Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar).