AL VUELO

by / Comentarios desactivados en AL VUELO / 11 View / mayo 23, 2017

Por: Pegaso

-Culto

Recostado en mi mullido cumulonimbus, luego del sustote que nos pegó la tormenta del domingo. veía algunos de los mensajes que me envían mis compañeritos de oficio para enriquecer nuestro muy florido y galano léxico.

Acuso recibo de una larga lista que me hizo llegar mi colega Jo-jo-jorge Pérez vía wasap consistente en refranes o dichos populares traducidos a expresiones culteranas, algo así como lo que yo hago al final de cada una de mis colaboraciones.

No sé si las pergeñó él solo o si las tomó de algotro lugar, pero de que están chidas, lo están.

Así que sin más preámbulo, aquí tienen mis escasos lectores, la relación de consejas referidas ad supra:

-Más vale plumífero volador en fosa metacarpiana, que segunda potencia de diez pululando por el espacio. (Más vale pájaro en mano que ciento volando).

-Crustáceo decápodo que pierde su estado de vigilia es arrastrado por el ímpetu marino.  (Camarón que se duerme se lo lleva la corriente).

-Relátame con quién deambulas y te manifestaré tu ideosincracia. (Dime con quién andas y te diré quién eres).

-A perturbación ciclónica en el seno ambiental, rostro jocundo. (Al mal tiempo, buena cara).

-H2O que no has de ingurgitar, permítele que discurra por su cauce. (Agua que no has de beber, déjala correr).

-Ocúpate de la alimentación de las aves córvidas y éstas te extirparán las estructuras de las fosas orbitarias que perciben estímulos visuales. (Cría cuervos y te sacarán los ojos).

-Al globo oftálmico del poseedor, torna obeso el bruto vacuno. (Al ojo del amo engorda el ganado).

-Quien a ubérrima conífera se adosa, óptima umbría le entolda.  (El que a buen árbol se arrima buena sombra le cobija).

-A equino objeto de un obsequio no se le aquilatan las piezas odontoblásticas. (A caballo regalado no se le ve el colmillo).

-El rumiante cérvido propende al accidente orográfico. (El venado tira al monte).

-Las exequias con candel son más tolerables. (Las penas con pan son menos).

-No existe adversidad que por sinecura no se trueque. (No hay mal que por bien no venga).

-La ausencia absoluta de percepción visual torna insensible al órgano cardíaco. (Ojos que no ven, corazón que no siente).

-Al andar maltrecho, aplicarle premura. (Al mal paso, darle prisa).

-Cavidad gástrica satisfecha.., víscera cardíaca eufórica. (Barriga llena.., corazón contento).

-Existe un felino en cautivero. (Aquí hay gato encerrado).

-El que embriológicamente es traído al mundo con el diámetro anteroposterior de la cavidad abdominal aumentado, no logrará reducir su contenido visceral por más intentos forzados extrínsecos de reforzar dicha pared en su infancia. (El que nace barrigón, ni aunque lo fajen de chiquito).

Hasta aquí la lista de Refranes Sólo para Gente Culta.

Una traducción es la interpretación de un texto en un idioma a otro idioma.

Una transliteración, por el contrario, es la interpretación de un escrito en un idioma a otra forma del mismo idioma.

Hay sospechas de que la manía por transliterar refleja un estado semipatológico de la mente, sin embargo, no está científicamente comprobado.

Un ejemplo muy popular de trasliteración (a veces también llamado juego de palabras) es la clásica forma de decir refranes de El Chapulín Colorado: “Árbol que crece torcido, se lo lleva la corriente”; no… “Camarón que se duerme, no se endereza jamás”, bueno, la idea es esa.

Me preguntó un día un amigo:  -“Oye, Pegaso, ¿y por qué siempre pones tus refranes con palabras rebuscadas al final de tu columna?”

Le contesté: Bueno, número uno, porque puedo.  Número dos, para demostrar la riqueza de nuestro idioma. Número tres, para que cada persona, ya sea ignorante o letrada se sienta a gusto cuando en una conversación requiere de auxiliarse mediante una conseja o una sabia referencia.

Es muy diferente, por ejemplo, cuando un peladito de barrio está con los cuates echándose una cervatana bien helodia y de repente quiere dar un consejo a otro miembro del proletariado: “Nooo, carnal…, ya lo dice el dicho:  Dime con quién andas y te diré quién eres”, a lo que diría un encumbrado y billetudo empresario: “Relátame con quién deambulas y te manifestaré tu ideosincracia”.

Y número cuatro, porque es chistoso.

Por eso aquí los dejo con el infaltable refrán estilo Pegaso que dice: “Procede a ejecutar la acción de trasladar el juguete en forma de peonza elaborado con madera y un núcleo metálico terminado en punta hacia la superficie córnea compuesta de material queratinoso que brinda protección al extremo carnoso exterior de los dedos”.  (Échate ese trompo a la uña).