C R O N I C A S    P O L I T I C A S

by / Comentarios desactivados en C R O N I C A S    P O L I T I C A S / 10 View / septiembre 25, 2018

-Todavía queda pólvora electoral-

Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— En paquete, magistrados del tribunal electoral del poder judicial de la federación, aprobaron en sesión nocturna la legalidad de elecciones municipales ganadas por el PAN, pero ojo, no son definitivas al menos en los casos de Nuevo Laredo y Altamira.

Recuérdese que se trata de una sesión de la sala regional, con sede en Monterrey, cuyos fallos son susceptibles de reconversión en la sala superior, cuando los actores inconformes reclamen falta de rigor en la revisión de las pruebas aportadas.

Son los casos de Nuevo Laredo y de Altamira, donde el PAN presume que ganaron sus candidatos.

En Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuéllar usó recursos públicos en la campaña de proselitismo y existe en su contra hasta una acusación penal, de carácter federal, para que responda por el ilícito.

En Altamira la situación es más incongruente aún, pues está de por medio una sentencia del tribunal electoral del poder judicial de Tamaulipas, que ordena al IETAM reponer dos investigaciones de irregularidades, contra la candidata a la reelección Laura Amparam.

Los magistrados electorales locales regañaron en su fallo a los consejeros del IETAM, por haberse precipitado en extenderle la constancia de supuesta mayoría de votos, siendo que sus contrincantes acreditaron la comisión de serias irregularidades, como el gasto de dinero que excede el tope autorizado.

Esta sentencia nocturna del TEPJF produce sospechosismo por la unanimidad de los triunfos que le atribuye al PAN. La excepción se produjo en el caso de Díaz Ordaz, donde se confirmó el triunfo del candidato del PES-MORENA-PT.

En la misma sesión, los magistrados le enmendaron la plana al IETAM al echar abajo su distribución de regidurías plurinominales y darle más al PRI para que cubra la cuota de representatividad.

En el caso de Ciudad Victoria, el PRI había sido contentando con apenas dos regidurías plurinominales, pero los magistrados le añadieron tres, para sumar cinco. Marisela Guajardo Maldonado es una de las beneficiarias pues repetirá en el Cabildo.

En Nuevo Laredo también le hicieron justicia a Jesús Valdez Zermeño, al colmarle su sueño de repetir en el Cabildo, una posición que peleó legalmente con uñas y dientes. Ha sido dos veces presidente del PRI local, pertenece al grupo de Pepe Suárez.

Mónica García Velázquez, ex presidenta municipal, ex diputada federal, ahora es regidora. Son tiempos del PRI, tiempos de retrocesos.

En Río Bravo fueron pródigos los magistrados, pues asignaron cuatro regidurías al PRI pero castigaron a MORENA, al no concederle ni una.

Por cierto, un hijo pródigo de ese solar, Guadalupe Herrera Bustamante, ex Procurador de Justicia, ex magistrado judicial, busca ahora incorporarse al tribunal electoral de Tamaulipas.

El domingo serán las tomas de posesión de los nuevos presidentes municipales, aunque entrarán en funciones hasta el lunes 1 de octubre, justo cuando Francisco García Cabeza de Vaca cumplirá dos años de ser titular del poder ejecutivo local.

En Matamoros, Mario López Hernández tiene todo dispuesto para la ceremonia protocolaria de ascenso al poder. Será a las 11:00 horas, en una ceremonia a celebrarse en el Centro de Convenciones Mundo Nuevo.

No está confirmado, pero seguramente asistirán el que será coordinador del gobierno federal de MORENA en Tamaulipas, José Ramón Gómez Leal, así como Baltazar Hinojosa Ochoa, ex presidente municipal de Matamoros y amigo muy cercano del nuevo edil.

El mismo día pero en Ciudad Victoria, Xicoténcatl González Uresti pondrá fin a la pesadilla de dos años que padeció la capital de Tamaulipas, con un gobierno municipal atípico, de muchas palabras, muchas fotografías, pero cero acciones que le dieran perfil de sede de los tres poderes del Estado.

Victoria es una ciudad rota, que tardará mucho tiempo y dinero en reponerse.

También están en puerta cambios en el gobierno del Estado, siendo los titulares de Salud y Educación, los candidatos más invocados para irse, por ser ambos una absoluta nulidad.

Ese muchacho Escobar Salazar hundió al sector puesto en sus manos pues nunca aprendió su manejo. Los docentes no le merecen respeto, los niños están en la indefensión y los edificios escolares dan lástima, más que nunca.

Dos notas del día tomadas al azar dan cuenta de la situación educativa. En Altamira, madres de familia protestaron en una escuela primaria, por un segundo asalto sexual contra una alumna, de 7 años, en los sanitarios.

En Reynosa, otra turba de madres de familia tomó el edificio de una escuela primaria, exigiendo la destitución de la directora, a la que acusan de malversar el dinero de la sociedad de padres de familia.

Ni para que hablar de los sueldos retenidos a profesores y el fraude con las mochilas tóxicas pagadas a precio de oro.

En cuanto a la Secretaria Gloria Molina Gamboa, es campeona en inventar excusas para justificar el desastre que son los hospitales, la falta de medicamentos, de equipo, de médicos, de enfermeras.

También están reprobados los encargados del manejo del desarrollo rural, la economía, la contraloría, la caza de corruptos. No hay eficiencia, no hay ahorros, no hay prosperidad, no hay gente feliz.

Y la elección de la nueva Legislatura del Congreso local está a la vuelta de la esquina.

La terca realidad sigue golpeando el rostro de los impasibles funcionarios del área de seguridad y justicia. El descubrimiento de una fosa clandestina con restos humanos en Reynosa, fue rápidamente descalificada, minimizada, ocultada por el gobierno.

El hallazgo no fue producto de trabajos de investigación, como lo quisieron hacer aparecer voceros de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, sino una denuncia anónima.

Será necesaria la participación como coadyuvantes en el caso, de familiares de personas desaparecidas, para que los policías oficiales no oculten, tergiversen, desvirtúen o hagan perdedizo lo que descubran.

Los investigadores gubernamentales son ineptos pero también perversillos, por lo que hay qué cuidarles las manos, para que no hagan más travesuras.

También en Nuevo León y en Acapulco existe la corrupción en dependencias de seguridad y justicia, pero allá la combaten, como lo demuestra la revelación de una extorsión practicada desde una patrulla regia.

O la intervención de la Secretaría de Seguridad de Guerrero en la delegación de la policía de Acapulco, donde detuvieron a varios de los jefes, por colusión con delincuentes.

Cumplen años José Alfredo Treto Medina, del staff de René Avilés Rosales, la joven revelación del periodismo victorense Fernando Said Acuña, y Miguel Domínguez, corresponsal de El Norte, en Reynosa.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com