C R O N I C A S P O L I T I C A S

by / Comentarios desactivados en C R O N I C A S P O L I T I C A S / 31 View / abril 17, 2014

“Ramiro Ramos: los consejeros se quedan”

Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (OGP).— El redactor anónimo de El Mercurio de Tamaulipas nos alegró la mañana con su tal vez involuntario jocoso encabezado sobre la renuncia de la alcaldesa panista de Mainero Lázara Nelly González Aguilar.

“Deja el cargo sin motivos de peso”, publica el periódico victorense en la página 12 de la sección A. Pero por favor, está claro que Lázara Nelly, conocida también como la Cenicienta de la política, “deja el cargo por motivo de pesos, muchos pesos”.

En efecto, la muchacha satisfizo el capricho de ser la primera autoridad de su natal Mainero, pero a la vuelta de seis meses botó el arpa porque le resultaba muy caro darse ese gusto, pues el presupuesto municipal es raquítico, a veces ni para pagar el gasto corriente, en tanto que la dieta como diputada federal rebasa los cien mil pesos mensuales, sólo por alzar el brazo (u oprimir el botón electrónico de votaciones).

Lázara Nelly es de esos raros especímenes políticos que le pegan hasta dos veces consecutivas al premio gordo de la Lotería Nacional y sin comprar boleto. Era suplente del senador Alejandro Galván Garza, nuestro amigo de Matamoros, El Matute, hijo del inolvidable dirigente agrícola Francisco Galván Malo.

Apenas cumplía Alejandro dos meses de haberse estrenado como miembro de la cámara alta del Congreso de la Unión, cuando un derrame cerebral le arrancó la vida. Lázara Nelly asumió el cargo y cobró seis años como representante popular.

Luego se postuló la dama como candidata a diputada federal, uninominal y plurinominal, y ganó por esta última vía, yendo ahora a la cámara baja, para seguir cobrando en el poder legislativo.

Engolosinada por la racha de éxitos, Lázara Nelly se hizo postular por tercera ocasión como candidata del PAN a presidenta municipal de Mainero ¡y ganó!, no se sabe si por el influjo de su magia política o por un derroche de dinero que desde entonces le sobraba.

Sin embargo, la panista se cansó de padecer carencias pues la tesorería municipal está llena pero de telarañas y la antesala, rebosante de personas que piden, piden y vuelven a pedir apoyos.

Lázara Nelly esperó a acabalar la quincena para cobrar completo su sueldo y entregó al Cabildo su petición de permiso definitivo para separarse del cargo e irse de regreso a la cámara federal de diputados.

La sección de sátira política de El Universal se dio gusto publicando ayer en su edición electrónica comentarios de sus lectores donde destazan a esta política panista tamaulipeca, por su frivolidad, ligereza e inmenso amor por los pesos y centavos.

María Eugenia de León Pérez es contadora pública nativa de Valle Hermoso. Fue presidenta municipal y diputada local, plurinominal. Es la suplente de Lázara Nelly pero tendrá que regresarle el cargo y tal vez con alivio, pues ahora podrá dedicar todo su tiempo a la recuperación de su quebrantada salud.

(Lázara resucitó la diputación federal para ella porque ya no le alcanzaba el gasto doméstico. Cuando brincó a la alcaldía causó disgusto en su partido debido a que no pidió permiso en la cámara para separarse de la curul e irse de candidata).

José Alberto López Fonseca no le pone atención a la fuga de Lázara Nelly de la alcaldía pues está ocupado repicando las campanas para celebrar que el tribunal electoral del poder judicial de la federación revocó el decreto del Congreso local que confirmó en sus cargos a tres consejeros electorales locales.

El presidente estatal del PAN reincide en querer contarle las muelas y picarle los ojos a los tamaulipecos, como cuando intentó asustar con la patraña de la existencia de auto-defensas civiles en algunos municipios, pues ahora adjudica a su partido el supuesto mérito de conseguir la “caída” de los tres consejeros electorales.

Mienten el PAN y sus personeros cuando aseguran que la sentencia del TEPJF es producto de su impugnación, porque el fallo de los magistrados ni siquiera tomó en cuenta su argumentación, sino que se asienta en una extraña interpretación de la extemporaneidad, un anacronismo.

Hagamos historia. Cuando la comisión plural legislativa aprobó el dictamen a favor de los candidatos Juana de Jesús Alvarez Moncada, Porfirio Flores Vela y Arturo Zárate Aguirre, para que fueran reelectos, la bancada del PAN montó en cólera y se inconformó porque no incorporaron a su candidato, un licenciado Carrillo, empleado suyo.

Su impugnación ante el TEPJF es porque calificaron el proceso de designación como una simulación, según ellos, porque de antemano tenía la bancada priísta la intención de reelegir a los tres consejeros electorales.

Sin embargo, el fallo de los magistrados electorales federales no alude para nada en sus consideraciones esta queja panista, sino que invoca principios de constitucionalidad en el reparto de atribuciones para hacer la designación de consejeros electorales locales.

Dicen los magistrados electorales federales que el Congreso local de Tamaulipas ya no tiene autoridad jurídica para elegir a consejeros electorales locales, pues es una atribución que ahora detenta el Instituto Nacional Electoral, INE, antes IFE.

Cierto, pero el mismo TEPJF reconoce que cuando el Congreso local emitió la convocatoria para elegir a los tres consejeros electorales, en diciembre de 2013, sí era una atribución jurídica suya, pues el INE nació hasta febrero de 2014.

Ahora bien, los tres consejeros reelectos están “tumbados” pero de a mentiritas pues seguirán en funciones (en realidad nunca entraron en funciones pues el IETAM está en receso), hasta que se emitan las cuatro leyes secundarias de la reforma electoral, que definirán el método que usará el INE para elegir a los consejeros electorales locales.

Para aclarar el caso, contémoslo con manzanitas. Los tres consejeros locales fueron electos (reelectos) porque se agotó su período de gestión y el Congreso local habría incurrido en violación a la ley si no convocara a su reemplazo.

El TEPFJ revoca el decreto de la elección (reelección) pero autoriza que continúen en sus responsabilidades hasta que el Consejo General del INE, antes IFE, sepa cómo hará en el futuro la elección de estos consejeros locales electorales.

(Además, está resuelto desde ahora que por obviedad de tiempo, todos los consejos electorales de las entidades federativas sean confirmados pues tienen prioridad otros asuntos en el INE).

Por eso, que no le digan, que no le cuente, porque a lo mejor le mienten.

Ramiro Ramos Salinas, presidente de la junta de coordinación política del Congreso local, dice sereno, frío, ecuánime, que se cumplió el procedimiento legal en este caso y está convalidado por los magistrados federales desde el momento en que disponen que los consejeros reelectos permanezcan en sus cargos. Punto.

En otro tema político, Antonio Martínez Torres no se cuida para esconder la mano y atiza el fuego amigo en contra de Marco Antonio Bernal Gutiérrez, tal vez porque lo adivine como adversario gratuito de lo que viene, la sucesión gubernamental.

En Nuevo Laredo, el Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, SEDATU, Jorge Carlos Ramírez Marín, andaba inspirado pues se aventó un discurso de corte histriónico, de los de antes, pintoresco, a veces coloquial, cantinflesco, pero colorido y nada aburrido. Así debían de hablar los políticos.

Es una pieza oratoria para guardar. Era la ceremonia de entrega de 200 viviendas pero decorosas, de dos recámaras, nada que se parezca al INFONAVIT. Jorge Carlos le puso casa al Gobernador Egidio Torre Cantú, al alcalde Carlos Cantúrosas Villarreal, a los tamaulipecos, a los residentes de Nuevo Laredo, bueno, hasta a los fundadores, que se trajeron los despojos de sus antepasados con tal de seguir siendo mexicanos.

Por su parte, el Gobernador Torre Cantú y la Secretaria de Desarrollo Económico y Turismo Mónica González García cumplieron ayer una agenda de trabajo que los llevó a visitar las playas de Ciudad Madero, La Pesca en Soto la Marina, y Matamoros.

Mónica vio la afluencia de visitantes y confirmó su pronóstico de que será más de un millón de turistas los que se desplacen hacia los atractivos naturales que tiene el Estado.

Por la rumbo de la Procuraduría General de Justicia, el titular Ismael Quintanilla Acosta nombró a Oscar Fuentes Fierro como segundo Sub-procurador. Es forastero, nativo del Distrito Federal, pero con amplia experiencia en el ramo.

Mañana cumple años el contador público y periodista Humberto Gutiérrez Páez, lo felicitaremos en cualquiera de esos caminos donde continuamente nos vemos. El domingo es fiesta para la licenciada Clara García Sáenz de Ambrocio López Gutiérrez.

Distribuido por la Oficina de Gestoría de Prensa, OGP.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com