C R O N I C A S P O L I T I C A S

by / Comentarios desactivados en C R O N I C A S P O L I T I C A S / 34 View / abril 18, 2014

“El día que no conocí a García Márquez”

Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, Tam. (OGP).– Es un buen día para los matamorenses porque el sol les da de frente. Tomás Yarrington Ruvalcaba, por ejemplo, empieza a recuperar la sonrisa pues se aleja cada día más la amenaza de una reclusión injusta. Su acusadora, Marisela Morales Ibáñez, está ahora sentada en el banquillo de los acusados.

La ex titular de la PGR fue denunciada en todos los foros y en todos los tonos por los abogados defensores de Tomás, de haber orquestado una conjura de inspiración política para destruir no sólo la imagen del ex Gobernador de Tamaulipas, sino para dar con sus huesos en la cárcel.

Pero la poderosa dama permaneció intocada, hasta ahora que son sus propios ex colaboradores las que piden que la llamen a cuentas porque a ellos también les jugó trastadas legaloides que inclusive les costaron años de encierro.

En efecto, la PGR que maneja Jesús Murillo Karam dio entrada a las formales acusaciones contra Marisela y se adivina inminente que el Presidente Enrique Peña Nieto la destituya como cónsul de México en Milán, Italia, para que comparezca y se defienda.

Bajo la Presidencia de Calderón Hinojosa, la PGR tuvo un manejo político pues desató cacería de brujas que dio al traste con la credibilidad y la seriedad de la dependencia (el michoacanazo, es un ejemplo), de tal manera que ahora que el PRI volvió a Los Pinos va penosamente en pos de su reivindicación social.

Adicionalmente, Yarrington Ruvalcaba recuperó propiedades en Matamoros luego de que se comprobó que no hubo en su adquisición recursos mal habidos.

Otro matamorense con brillante trayectoria política es Simón Villar Martínez (ayer coincidió con su paisana Secretaria de Desarrollo Económico y Turismo Mónica González García, en el restaurante García´s) pues ocupa un cargo estelar en el gobierno del Estado de México.

Simón fue cercano colaborador de Enrique Peña Nieto durante el sexenio que duró gobernando el Estado de México y ahora se mantiene ocupado al lado del sucesor Eruviel Avila.

Ayer departió Villar Martínez con su familia en Matamoros aprovechando el asueto. Su madre, la legendaria señora Sonia Martínez de Villar, encantada de tenerlo con ella lo mismo que a sus nietos y su nuera.

La señora Sonia tiene la aureola de haber sido la primera mujer electa como presidenta municipal en Matamoros, en 1985, postulada bajo las siglas del PARM contra Jesús Guillermo Villarreal, pero el PRI de la época no reconoció la derrota de su candidato y prefirió una salida salomónica instituyendo una junta de administración civil encabezada por Fernando Montemayor Lozano.

En tanto que Mónica González García, también de Matamoros, está desplegando sus mejores esfuerzos para conseguir recuperar para Tamaulipas la pujanza económica a través de la apertura de más empleos y la restauración de la época dorada del turismo.

Los conocedores aseguran que el Gobernador Torre Cantú está deliberando la conveniencia de mover pieza de su Gabinete y todos los Secretarios son candidatos a enroques o despedidas… excepto Mónica, por su eficaz desempeño.

Ayer participó la Secretaria de Desarrollo Económico y Turismo en la apertura de una nueva maquiladora en Matamoros donde el Gobernador Egidio Torre Cantú y la alcaldesa Leticia Salazar Vázquez volvieron a exhibir la gran cordialidad de su relación.

Hoy, el mandatario estatal y Mónica estarán al filo del medio día en San Fernando para acompañar al alcalde Mario de la Garza Garza y a su esposa Cecilia Alanís en la fiesta popular en la playa La Carbonera.

Allí harán todos un esfuerzo conjunto para tratar de elaborar el coctel de camarón más grande del mundo, digno de figurar en el libro de récords Guinness; habrá espectáculos, competencias, juegos y mucha diversión para toda la familia.

Por su parte, el presidente municipal de Nuevo Laredo Carlos Cantúrosas Villarreal regresó al fraccionamiento El Progreso para entregar dos importantes obras que tuvieron un costo global superior a los seis millones de pesos y que serán disfrutadas por los 17 mil residentes del sector.

Se trata de un parque deportivo y una área recreativa que se construyeron dentro del Programa Acción Comunitaria, PAC, y que significan espacios abiertos para la recreación y el ejercicio físico.

Los vecinos agradecieron al alcalde, síndicos y regidores así como a los funcionarios del Ayuntamiento de Nuevo Laredo, la pronta respuesta a sus peticiones y ofrecieron conservar ambas instalaciones en buenas condiciones en beneficio de ellos mismos y sus hijos.

Cantúrosas Villarreal invitó a los residentes de El Progreso a visitar los centros de diversión habilitados por el Ayuntamiento para las vacaciones, especialmente el parque Viveros.

Sobre el mismo tema, el delegado estatal de PROFECO médico Felipe Garza Narváez dejó para mejor ocasión el asueto pues coordina personalmente las mesas de asesoría instaladas en tres municipios y en la propia sede de la dependencia, donde se atienden quejas de consumidores.

Personal de guardia atiende mesas de atención en la central camionera y el aeropuerto de Reynosa, así como en el aeropuerto de Tampico y en la Expo Feria Tampico, con instrucciones de verificar las denuncias que presenten consumidores.

La mención de Nuevo Laredo nos hizo recordar la triste historia de cuando coincidimos allí con el escritor Gabriel García Márquez pero no pudimos conocerlo por culpa de una travesura que todavía lamentamos y que tuvo como protagonista a Rafael Luque Castillo, a la sazón jefe de prensa del gobierno municipal que encabezó Ramón Garza Barrios. Pronto la contaremos.

El deceso de García Márquez pone fin a otra gran paradoja de la vida pues el extraordinario escritor alcanzó celebridad escribiendo historias exprimidas de su prodigiosa memoria y terminó extraviado de la mente por culpa del Alzheimer.

Rafael Díez Piñeyro, que nos obsequió en mayo de 2013 una colección de las obras más laureadas del autor colombiano, casi lloraba ayer al rememorar los reclamos del auditorio del programa del canal 10 de televisión por cable de Ciudad Victoria, del obsequio de libros de García Márquez.

“La Caja de Pandora” duró casi cuatro años al aire antes de que la censura la cerrara y era costumbre que se regalaran libros en cada emisión; la gente exigía que fueran obras del Gabo y se le complacía.

El mejor homenaje que podemos hacer a García Márquez, dijo ayer Díez Piñeyro, es releer sus obras. Estamos de acuerdo.

Distribuido por la Oficina de Gestoría de Prensa, S. A. de C. V.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com