C R O N I C A S P O L I T I C A S

by / Comentarios desactivados en C R O N I C A S P O L I T I C A S / 13 View / mayo 7, 2021

Por: Alberto Guerra Salazar

Falsa alarma: no se ha ido

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Cabeza de Vaca se atuvo a la controversia constitucional entablada en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para desatender la decisión de la cámara federal de diputados, de separarse del cargo de Gobernador del Estado.

Los peritos en leyes opinan que no incurrió en desacato debido a que el asunto quedó en manos de los Ministros de la Corte, que tienen un plazo no mayor de tres semanas, para resolver a cuál de los dos grupos le asiste la razón.

Cabeza de Vaca ya no tiene inmunidad procesal y puede ser detenido por la policía federal en cualquier momento, pues pesan en su contra tres delitos graves imputados por la Fiscalía General de la República.

Esto significa que no hay Gobernador en funciones y en todo caso, el secretario general de gobierno César Verástegui Ostos, El Truco, estaría atendiendo el despacho, pero con atribuciones acotadas.

En tanto, se desató en redes sociales un juego para votar por un Gobernador interino, de entre cinco prospectos: Alejandro Rojas Díaz Durán, Américo Villarreal Anaya, Maki Ortiz Domínguez, Gerardo Peña Flores y El Truco.

Alejandro se llevó la mayoría de las expresiones de apoyo (52.6 por ciento de los votos) y Américo quedó en segundo lugar, con 23.7 de votos.

Sobre el mismo tema, el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador dijo ayer que no tiene nada qué ver con el Asunto Tamaulipas (“yo no fabrico desafueros”) y dejó en manos de la Corte la última palabra.

Los detractores de Cabeza, que forman legiones, exigen que ahora se practique la desaparición de poderes pues no tienen duda que el Gobernador incurrió en desacato, pero esa es su interpretación del asunto.

Lo cierto es que el gobierno estatal panista está sumido en una crisis política, con muy bajo nivel en aceptación social, en credibilidad, en confiabilidad. Un desastre, en suma, y con elecciones en puerta.

Con excepción de Tampico y Reynosa, los candidatos del PAN están padeciendo de rebote los efectos negativos de la descalificación popular a la gestión de Cabeza de Vaca, pues Chucho Nader y el Chuma se perfilan como ganadores.

Echenle la culpa a la pandemia, el intenso calor, la sequía, la crisis económica, la incredulidad ciudadana, pero las campañas de proselitismo están muy flojas, débiles, guangas, sin penetración social.

MORENA es el partido de moda aunque su delegado general Ernesto Palacios Cordero no le preste atención, para suplir la inactividad del dirigente estatal Enrique Torres Mendoza, quien por cansancio o enfermedad, no atiende el cargo.

Pero van bien sus candidatos, por ejemplo, El Calabazo de Río Bravo, Héctor Villegas González, Carmen Lilia Cantúrosas Villarreal, en Nuevo Laredo, acaparan las preferencias ciudadanas, según los resultados de encuestas profesionales.

(En Río Bravo, el candidato del PAN es el ex presidiario Miguel Angel Almaraz Maldonado, ex dirigente estatal del PRD, y en Nuevo Laredo, Yahleel Abdalá Carmona es la abanderada panista, luego de renunciar al PRI, del que fue dirigente estatal).

Retomamos el tema del desafuero, para agregar que muchos se declararon decepcionados de que el Congreso local no designara ayer Gobernador interino, pues en opinión del presidente del poder legislativo, no ha lugar.

Gerardo Peña Flores se declaró, más que amigo de Cabeza de Vaca, amigo de la soberanía estatal, razón por la cual, dijo, se rechazó homologar el procedimiento para instaurar aquí, el desafuero.

Los que incurrieron en desacato a un mandamiento judicial, fueron Carlos Peña Ortiz y su papá Carlos Peña Garza, emplazados por el presunto delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Se trata de un viejo litigio, con trasfondo político, pues los acusa el abogado Marcelo Olán Mendoza, dolido seguramente porque el muchacho, hijo de Maki Ortiz Domínguez, le ganó la candidatura de MORENA a presidente municipal.

Es la compra de un rancho de Cruillas, con valor de 15 millones de pesos, puesto a nombre de Makito, que entonces tenía 20 años de edad y sin dinero propio. Maki aclaró que transfirió de su cuenta bancaria, el dinero para que su hijo cumpliera el compromiso.

Makito y su papá desatendieron el citatorio judicial porque les significa una pérdida de tiempo, pero necesariamente tendrán que comparecer, a menos que quieran que la policía vaya por ellos.

A propósito, el zar nacional anti-corrupción, Santiago Nieto Castillo, fue retirado de la actividad oficial por haber contraído Covid-19.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, de la Secretaría de Hacienda, ha mandado a muchos delincuentes de cuello blanco a la cárcel, entre otros, los del affaire Odebrecht, donde Cabeza de Vaca está enlistado.

Makito estaría en riesgo de perder su candidatura a presidente municipal pues la ley podría suspenderle sus derechos políticos si instauran en su contra, proceso criminal, de acuerdo al artículo 38 constitucional.

En Ciudad Victoria, Eduardo Gattas continúa en el ojo del huracán pues sus detractores no dejan de airear viejos temas incómodos que lo involucran pero él finge que no le importan.

Le tienen tanta rabia, envidia, coraje o miedo, que le enjaretan a Gattas algunos episodios que no son para presumirse, pero también otros que no son de su autoría, sino de personas cercanas.

Por cierto, todavía levanta polvo la votación de diputados locales que rechazaron el desafuero de Cabeza de Vaca, pues ayer Patricia Pimentel Ramírez, del Movimiento Ciudadano, rechazó textualmente que hayan sido “maiceados”.

Dice el filósofo de Ciudad Juárez que lo que se ve no se juzga, pero la legisladora del partido de Gustavo Cárdenas Gutiérrez, creyó importante puntualizar que al menos su voto a favor del Gobernador, se inspiró en la constitucionalidad, con lo que ello quiera decir.

No es la primera vez que se habla del reparto de sobornos para ablandar a los diputados. Ocurrió también cuando aprobaron que Cabeza contratara un préstamo por 4,600 millones de pesos.

Por supuesto, según el sapo es la pedrada. Ahora se habla de que el ejecutivo entregó 200 mil pesos por voto a favor, y cuando ocurrió la aprobación del préstamo multi-millonario, los moches habrían sido de millones de pesos.

(Afortunadamente, la Secretaría de Hacienda congeló ese gasto de 4,600 millones de pesos, por desmedido y otras inconsistencias, pero principalmente, porque Cabeza ya había agotado la capacidad de crédito del gobierno estatal).

Tino Sáenz Cobos, que despotricó contra Edgar Melhem Salinas, se declaró ofendido por la presunción de que recibió dinero del ejecutivo local. Son histriones.

Cumple años el abogado, poeta y campesino Antonio Huerta Ramos.

También es día de fiesta de don Manuel Montiel Govea, dos veces coordinador estatal de comunicación social en Tamaulipas, maestro de periodistas, extraordinario amigo.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com