CINE DE TERROR: 8 MÍTICOS NOMBRES QUE NO DEBES PASAR POR ALTO

by / Comentarios desactivados en CINE DE TERROR: 8 MÍTICOS NOMBRES QUE NO DEBES PASAR POR ALTO / 24 View / abril 18, 2014

-Estreno de “La cara del diablo” permite repasar películas, directores y estilos de uno de los grandes géneros de la historia

Por: RODRIGO BEDOYA FORNO (@zodiac1210)

México, D.F.- El cine de terror es el género más noble. El que menos aparenta, pero el que más da a cambio. Es aquel que no quiere lucir, que no busca engañar, que no se vende como algo que no es. Y, sin embargo, puede dar no solo mucho entretenimiento, sino puro placer estético y, por qué no, reflexiones sobre ciertos temas. Claro que no subrayadas, explicitas machacadas: siempre escondidas bajo capas de sustos, ambientes y tensiones. El cine de terror no solo es noble, es generoso.

La cara del diablo” se estrena hoy, y es un intento de hacer cine de terror en nuestro país. Y qué mejor excusa que esa para bucear en el cine (del pasado, del presente, de EE.UU. y de otros lados) y ofrecer una lista de aquellos mitos, entre directores, estilos y películas del género, que no hay que perderse. Pero ojo: aquí no encontrarán las obvias como “El exorcista” o “El bebé de Rosemary” (cintas enormes, cierto, pero también conocidas) sino filmes  que inviten al descubrimiento. Descubrimientos hechos para meter terror.

1-“Caminé con un zombi”

El cine de zombis no nació con “The Walking Dead“. Y tampoco nació con George Romero y sus muertos vivientes. No. Antes que los zombis fueran seres deformes y come hombres que caminan lento, estuvo Jacques Tourneur. Y el cineasta nos metió al corazón de Haití y a la cultura vudú, donde una guapa zombi se pasea por las plantaciones en la noche, con el ruido de viento de fondo. El deseo femenino nunca mejor retratado por esta cinta, de 1943, que ofrece unos ambientes verdaderamente tétricos. Una maravilla.

2- “La séptima víctima”

Rareza de rarezas: una mujer, buscando a su hermana desaparecida, descubre un grupo satánico enquistado en pleno Greenwich Village de Nueva York. Raro que se toquen estos temas en una cinta de 1943, y raro que se toquen de esa manera: creando un ambiente enrarecido que parece contaminar hasta lo más común y cotidiano. No espere encontrar sustos y sobresaltos, pero sí una sensación de opresión extrañísima al momento de terminar la película.

3- “Los inocentes”

De “Una vuelta de tuerca”, de Henry James, se han hecho varias adaptaciones. Pero la mejor, quizá, sea este filme británico que mete miedo a partir de la luz, de la música y de los ambientes góticos. Una niñera que va descubriendo que los niños que cuida están recibiendo extrañas visitas es la historia de un filme extraordinario, y que ha sido revalorizado con el tiempo.

4- Cualquiera de la Hammer

Productora inglesa, la Hammer es un referente en cuanto a cine de terror se refiere. “La maldición de Frankestein”, “La momia” y las mil y un películas que hicieron sobre “Drácula”, entre los años cincuenta y sesenta, son ahora clásicos del género, y llevando al panteón de los ídolos del horror a dos grandes actores: Peter Cushing y Christopher Lee, para muchos el mejor Drácula de la historia. Si bien no solo hicieron terror, cualquier de los filmes de la productora resulta una inyección de tensión a la vena. Gracias por tanto.

5- Mario Bava y el terror italiano

“Black Sabbath”, “Black Sunday”, “Lisa y el demonio”, “Siete mujeres para el asesino”, “El látigo y el cuerpo”…usted elija: cualquier de las cintas de este director italiano, cuya mejor época fue sin duda los años sesenta, resulta aterradora. Pero no solo eso, sino que su trabajo con el color, con los espacios y los ambientes otorgan un placer visual como pocas veces se ha visto. Cine de terror estilizado, en el que el rojo de la sangre se ve mejor que nunca. Delicioso.

6- Dario Argento

Para asustarnos, los italianos. O, más que asustarnos, aterrarnos: el cine de este cineasta, más allá del susto inmediato, deja una sensación de inquietud que se queda en uno durante mucho tiempo. Y no solo cuando toca temas sobrenaturales (como la excelente “Suspiria” y su aquelarre diabólico), sino también cuando hace ‘giallos’, vertiente italiano del subgénero de asesinos pero con una estilización única. Todo lo que hace el buen Argento resulta apasionante.

7- “Audition” y el horror japonés

Sí, de Japón viene “El aro”. Pero hay cosas más interesantes, como este filme de Takashi Miike sobre un hombre que busca una esposa. Y la encuentra, solo que resulta ser una enferma torturadora, que no tiene ningún problema en meterle agujas a los ojos y cortarle las piernas con una soga de metal. Si no lo cree, vea la cinta y se dará cuenta que nos quedamos cortos con la descripción. Y si le gusta, vea también el cine de Sono Sion, otro japonés demente que no cree en nadie en cuanto a sangre y sustos se refiere.

8- El ‘Mumblegore’

Poco dinero y muchos sustos. Esa ser la premisa de este tipo de cine, cuyo nombre sale del ‘Mumblecore’, un tipo de cintas independientes hechas con muy poco dinero y estilo muy realista sobre personas comunes y corrientes. Ti West y su excelente “La casa del demonio” es un ejemplo, pero hay muchos otros cineastas, como Adam Wingard, que pueden ser inscritos en esa vertiente.