DERROTERO

DERROTERO

by / Comentarios desactivados en DERROTERO / 13 View / abril 24, 2014

Por Lucía Calderón

-MILITARES, ESPECIE EN EXTINCIÓN-

Baja el cero y no contiene. Así resumían los profesores cuando en una operación matemática un número no cabía en otro.

Eso mismo está pasando con el costo que representa la movilización de marinos, militares y policías a las zonas de conflicto del país donde se libra una batalla que pareciera no terminar, en la que no se vislumbra ningún triunfador entre los bandos en disputa.

En esta batalla emprendida por el gobierno de Felipe Calderón y continuada por Enrique Peña Nieto no hay ganadores. Sólo ganancias para los que comercian con armas.

Quienes producen y venden armamentos y equipos de seguridad son los únicos beneficiados por la situación. Y son quienes se encuentran seguros en sus casas lujosas en sus negocios, a miles de kilómetros de distancia de la zona de conflicto.

Miles de muertos,  miles de desplazados, miles de desaparecidos, y continúa el conteo.

Mexicanos contra mexicanos, mientras las compañías productoras de armamento localizadas en Estados Unidos y en otros lugares del mundo se regocijan con sus altas ventas.

El despliegue de hombres no termina de devolver la paz a los mexicanos.

Las repercusiones ya hicieron crisis y están a punto de tronar el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas, Issfam, según revela un documento publicado en el Diario Oficial de la Federación donde se revela las condiciones riesgosas en las que se encuentra este organismo.

La millonaria merma es producto del pago de seguros de vida a los deudos de los militares muertos en la guerra contra el crimen organizado.

De acuerdo a la información del 2008 al 2012 se han pagado dos mil 258 millones 197 mil 914 pesos en seguros de vida a los familiares de los caídos en la lucha que se libra en lugares como Tamaulipas. Mientras que en el 2013 la cifra ascendió a 637 millones 127 mil 701 pesos. En tanto ocho mil 812 beneficiarios han recibido esos seguros.

La preocupación es que de continuar la escalada de violencia y las muertes de militares en cinco años el fondo del Issfam estará completamente agotado, entonces de dónde echarán mano para continuar cubriendo las prestaciones a que tienen derecho.

Y de dónde sacarán más efectivos que acudan a enfrentarse a esa lucha sin cuartel. La situación es más complicada de lo que se piensa.

Porque como quien dice, los militares se están quedando sin parque.

Actualmente el ejército cuenta con 244 mil activos. De seguir la contienda en las calles de México, la baja de militares será aún más significativa. Y me pregunto, de qué habrá servido si al final no se recupera la tranquilidad perdida.

La situación del ejército mexicano es crítica, aunque no lo quieran admitir porque dentro de poco no habrá de donde echar mano, no sólo de dinero, sino de efectivos.

¿Y si nos quedamos sin militares?

¿Entonces qué haremos?

Este es un punto que no previó Calderón, ni ha sido contemplado por Peña Nieto.

Al paso que vamos los militares mexicanos serán una especie en extinción.

SE QUEDÓ CORTO

Un comentarista de televisión escribió sobre la situación que priva y al final pone que se quedó corto.

Efectivamente.

Correo electrónico: derrotero@hotmail.com

Twitter: @derrotero_mx