DERROTERO

DERROTERO

by / Comentarios desactivados en DERROTERO / 10 View / mayo 5, 2014

Por Lucía Calderón

LOS COMISIONADOS

Cuando era niña mi madre tenía siempre una respuesta preparada para cualquier eventualidad.

Si por alguna razón se nos ocurría desobedecer las reglas impuestas, ella invariablemente hacía uso de la cultura popular que está enraizada en la mente de la gente marcándoles el comportamiento.

Una de sus frases era, “mandas al perro y el perro manda a la cola”, haciendo alusión a la costumbre de sacarle la vuelta a hacer un mandado o atender una orden como lavar trastes, por ejemplo y en lugar de hacer lo que nos indicaba, procedíamos a mandar a su vez a alguno de nuestros hermanos a hacer lo que ella ordenaba.

Cuando eso pasaba dejaba claro que no permitiría que alguien hiciera nuestra tarea, teníamos que cumplirla al pie de la letra como ella ordenaba.

Marcar así las reglas de la casa hacía que el orden se mantuviera, lloviera, tronara o relampagueara. No había para dónde hacerse o se hacía o se hacía.

Eso nos marcó para que no le sacáramos la vuelta al bulto de las responsabilidades y nos formó el carácter.

Este largo preámbulo es para referirme al nombramiento de comisionados, como es el caso de Michoacán, donde ante la inutilidad de un gobernador, Fausto Vallejo, que no termina de cumplir con su función al frente de esa entidad, el gobierno federal optó por lo más sencillo, le mandó un comisionado.

Alguien muy cercano a Enrique Peña Nieto, gente de sus confianzas, que dice que está arreglando todo por esos rumbos, habría que ir a Michoacán y platicar con los michoacanos para comprobar que lo que dice es verdad que el estado está pacificándose.

Algo que siento casi imposible, si se toma en cuenta que el propio Vallejo acaba de alertar a los gobiernos de los estados vecinos a Michoacán para que tomen sus providencias y se “blinden”, porque parece que la situación no está controlada.

Lo cual significa, como diría mi madre, que se manda al perro y el perro manda a la cola.

Vallejo no ha podido con el paquete, por eso le mandaron un comisionado, el comisionado está rebasado, así se observa, y por ello el gobierno michoacano “sugiere” a sus vecinos tomar providencias.

Lo que convierte esta situación en una larga lista de personajes que van aventándose la bolita, sin que ninguno tome el toro por los cuernos, haga frente a la contingencia y deje de buscar quién le hace la chamba por la que cobra y muy bien.

La figura de los comisionados son de entrada, de primera instancia, personas que engordan la burocracia, “yo te contrato, tú contratas, él contrata” y así hasta el infinito y más allá, diría un personaje de la película Toy Story.

Igual que como decía mi mamá con su sabio dicho.

Al paso que vamos la figura del comisionado tendrá que considerarse dentro de la burocracia de cualquier nivel.

“Yo te comisiono, tú comisionas, él comisiona”…  y a seguir conjugando el verbo.

Si la figura del comisionado sirviera para el cometido que fue creada, es claro que desde los tiempos de Felipe Calderón se hubieran nombrado poderes paralelos a los constitucionalmente permitidos.

Inflar la nómina de personajes no parece ser la solución a un tema que cada día se entrampa más, aquí tal vez lo único que hará cambiar el estado de cosas es que cumplan con su responsabilidad quienes fueron electos para mantener la tranquilidad, asegurar la paz y defender a la ciudadanía. No hay de otra.

LA FRASE:

Para frenar la ola de violencia que afecta a la zona norte y sur de Tamaulipas, se anunció que en los próximos días designarán a ocho coordinadores regionales, responsables del replanteamiento de la estrategia de seguridad pública en la entidad, según señala una nota del periódico El Universal fechada en Reynosa.

¿Engordando la nómina?

Correo electrónico: derrotero@hotmail.com

Twitter: @derrotero_mx