DERROTERO

DERROTERO

by / Comentarios desactivados en DERROTERO / 13 View / abril 14, 2014

Por Lucía Calderón
 
MURILLO KARAM Y LAS MARCHAS
La presencia del procurador de Justicia del país, Jesús Murillo Karam a Tamaulipas no atrajo la tranquilidad, pese a su insistencia de que esta entidad no está sola frente a la delincuencia, la violencia y la inseguridad.
El funcionario federal, quien ha estado infinidad de veces en suelo tamaulipeco, antes como enviado de su partido el Revolucionario Institucional y en los pasados días como procurador, afirmó que los residentes de este estado no están  solos en este viacrucis que les ha tocado vivir.
Aludiendo al despliegue de vigilancia que se ha autorizado para Tamaulipas, Murillo Karam intenta con ello mostrar que sí hay interés por contribuir a la paz en el estado.
Esas declaraciones eran las esperadas de un funcionario que a ciencia cierta desconoce qué pasa en Tamaulipas y en otras entidades donde la inseguridad se ha enseñoreado y que no tiene fecha de caducidad.
El propio Murillo Karam decía recientemente que en lugares como Michoacán, donde el robo de empresas y propiedades está a la orden del día y donde participan notarios que traspasan inmuebles, fábricas, negocios, sin una transacción financiera de por medio, algo similar a lo que sucede en Tamaulipas, dijo no saber qué hacer con ese problema porque definitivamente si no hay un pago comprobable por una casa o un auto o un comercio, está claro que la transacción es ilegal y puede echarse abajo sin mayor problema, devolviéndoles a los legítimos propietarios sus bienes.
Lo malo es que el gobierno federal no halla  como resolver esos atracos vestidos de legalidad, pero resulta que las autodefensas en Michoacán han procedido a devolver las propiedades a sus legítimos propietarios sin mayor trámite, porque son quienes cuentan con las escrituras que prueban que fueron sometidos a firmar un nuevo documento obligados por los delincuentes que controlan esa entidad.
En esa entidad donde Peña Nieto mandó un comisionado que poco ha contribuido a recuperar la paz de la región.
Cómo es posible que el gobierno con toda la fuerza del estado que dice poseer no es capaz de poner de una vez orden a todo el desbarajuste que dejó el antecesor a Enrique Peña Nieto.
Las palabras de Murillo Karam no dejaron convencido a nadie, los tamaulipecos ya no creen en la palabrería hueca de cada funcionario ayudante de Peña Nieto que llega por estos rumbos.
Los ciudadanos de esta entidad necesitan más que palabras para creer que lo que afirman es verdad. Como por ejemplo que lleven a cabo un programa para incentivar la economía, que desarrollen actividades similares a las que llevaron a cabo en Ciudad Juárez, que hagan recuperar los espacios públicos.
Murillo Karam no puede afirmar que las cosas en Tamaulipas están bien, y que no estamos solos, mientras haya ciudades completas como Tampico, Madero y Altamira que llevan más de una semana con toque de queda, sus habitantes están presos dentro de sus localidades.
Tampoco puede afirmar que las cosas van mejor si como ayer entraron a secuestrar a los médicos del hospital regional de Tampico para llevarlos a quién sabe dónde y después regresarlos a sus centro de trabajo, luego de prestar atención médica a personas desconocidas.
Mientras Murillo Karam viene a Tamaulipas súper resguardado, lo que debería ser para él un indicativo que las cosas no están nada bien en esta entidad, la gente comandada por militantes del Partido Acción Nacional continúan haciendo marchas reclamando la acción de las autoridades federales.
Dentro de todo eso, a nivel nacional medios periodísticos empiezan a barajar la posibilidad de que Tamaulipas también requiera de un comisionado de seguridad, solución que como mencionamos no le ha resultado a Michoacán, pero que aquí vendría a marcar la línea, no para recuperar la tranquilidad, sino para dirigir el destino político en las elecciones del 2015 y 2016, viéndolo de esta manera, la situación se complicará aún más, cuando estén en juego las posiciones políticas, me atrevo a vaticinar que la violencia e inseguridad se recrudecerá.
 
LA FRASE

“YA BASTA, EL PUEBLO YA ESTA CANSADO”, “Queremos vivir en Paz” y “Presidente Enrique Peña Nieto escúchenos”, fueron algunos de los mensajes en cartulinas y mantas que mostraron los manifestantes en Tampico el domingo, reclamando mayor acción para frenar la violencia.

Correo electrónico: derrotero@hotmail.com
Twitter: @derrotero_mx