DERROTERO

by / Comentarios desactivados en DERROTERO / 20 View / diciembre 8, 2016

Por Lucía Calderón

 -EL GENERAL CIENFUEGOS EN SU LABERINTO-

Finalmente alguien con la influencia necesaria para hacer cambiar de opinión a las autoridades civiles no alzó una, sino sus dos manos para pronunciarse por el retiro de las fuerzas armadas del combate a la delincuencia organizada.

“Quieren que estemos en los cuarteles, adelante, yo sería el primero en levantar no una, las dos manos para que nos vayamos a hacer nuestras tareas constitucionales. Nosotros… no pedimos estar ahí, no nos sentimos a gusto, ninguno de los que estamos con ustedes aquí estudiamos para perseguir delincuentes. “Nuestra idea, nuestra función es otra y se está desnaturalizando, estamos haciendo tareas que no nos corresponden porque no hay quien las pueda hacer”, indicó el secretario de la Defensa Salvador Cienfuegos, según detalla una nota publicada en el portal Aristegui Noticias, esta información fue recabada este jueves durante un desayuno del titular de la citada secretaría con periodistas.

El funcionario arremetió contra los ex y actuales gobernadores que no han cumplido con la encomienda de capacitar cuerpos policíacos que pudieran ir supliendo a las fuerzas militares diseminadas por las zonas de conflicto, entre las que ocupa un lugar destacado Tamaulipas.

Tras largos diez años de lucha en las calles, avenidas, caminos vecinales y terracería a todo lo ancho y largo del país, el general Cienfuegos termina aceptando que la tarea para la que los asignaron desde hace una década, no es para la que fueron preparados.

El militar se abrió de capa ante los periodistas y admitió que sus subalternos optan por no obedecer órdenes cuando se trata de someter presuntos delincuentes, para no exponerse a una queja ante organismos de derechos humanos, “les conviene más que los procesemos por no obedecer, les sale más barato”.

El general aprovechó el viaje y les mandó un mensaje a los miembros del Congreso para que elaboren un marco legal que le permita al ejército permanecer haciendo las labores que actualmente realizan y para las que no estan capacitados, ni autorizados constitucionalmente hablando.

“Quiero pedirles que nos ayuden con esto de la ley de seguridad interior, porque podemos servir mejor, podemos servir con un respaldo jurídico”, solicitó, lo cual implica un nuevo sistema de justicia penal acusatorio, adversarial y oral, que ampare las actividades que llevan a cabo desde que Felipe Calderón decidió sacarlos de los cuarteles.

Cienfuegos aceptó que los índices de seguridad se dispararon en el presente año porque las autoridades municipales y estatales no están protegiendo a la ciudadanía persiguiendo los delitos como el robo, la extorsión, los homicidios.

Admitió asimismo, según detalla la nota del portal, “se registra un importante número de mexicanos falloecidos del lado que sea y no debiera ser”.

Es lo que se ha señalado desde esta columna, que esta lucha es de mexicanos contra mexicanos, personas de distintos bandos, unos presuntos delincuentes, otros miembros de las fuerzas de seguridad y personas inocentes, todos caídos en una lucha infructuosa que ha dejado una sangría enorme entre la población.

Me pregunto, ¿qué decidirá Enrique Peña Nieto contestar, cuando lo considere preciso, a las quejas del general. El Congreso atenderá la solicitud de modificar el marco legal asignándole más atribuciones al ejército. Acordarán las autoridades civiles y el Congreso federal otorgarles mayor poder a los militares, con el riesgo que ello conlleva?

O finalmente, ¿admitirán que no tiene caso mantener a las fuerzas militares fuera de sus cuarteles y se decidirán a modificar la estrategia anti grupos delictivos?

Muchas preguntas, para las que el gobierno de EPN no tiene respuesta porque está enfrascado en terminar su sexenio lo más pronto posible. El mexiquense ya está cansado, cuatro años le bastaron para saber que el manejo de México es mucho más complicado que gobernar una entidad federativa.

Y qué responderán los ex gobernadores como Javier Duarte de Veracruz, (ah no, éste anda huyendo) o el otro Duarte de Chihuahua, o Egidio Cantú de Tamaulipas, todos los ex presidentes municipales y todos los mandatarios estatales y alcaldes en funciones, a los señalamientos de Cienfuegos.

Por todo lo explicado ante los periodistas, parece que el general está en un laberinto del cual no sabe cómo salir.

Correo electrónico: derrotero@hotmail.com

Twitter: @derrotero_mx