DERROTERO

DERROTERO

by / Comentarios desactivados en DERROTERO / 34 View / abril 9, 2014

Por Lucía Calderón

– COMENZÓ LA CAMPAÑA MANCHADA DE SANGRE

Quedaba la duda si los políticos dejarían a un lado sus colores partidistas, para enfrentar su realidad como autoridades electas, pero la manifestación encabezada este martes por Roberto González, edil panista de Ciudad Mier, viene a poner sabor a las contiendas por las diputaciones federales.

El reclamo (justificado, ni duda cabe) hecho público por el presidente municipal de esa pequeña ciudad fronteriza, quien junto con habitantes de Mier encabezó una marcha donde denuncia que la inseguridad ha vuelto a posarse dentro del perímetro de la población con tres personas asesinadas el fin de semana pasado, tiene más de una lectura.

Al panista se le concede razón en su planteamiento porque Ciudad Mier es una de las poblaciones donde la inseguridad la convertido en un pueblo fantasma, donde no hay fuentes de empleo que arraiguen a la población y que signifiquen ahuyentar el crimen organizado que mantiene en vilo a quienes radican en esa frontera.

Pero la situación no queda ahí, como panista su reclamo es hacia todas las autoridades que tienen la responsabilidad de velar por los habitantes de Tamaulipas, incluidos todos los niveles de gobierno.

Ahora que el presidente de la República es priísta, los panistas de Tamaulipas están aprovechando el clima de inseguridad para dejar en evidencia la ausencia de gobierno y el desbarajuste que se vive en buena parte de la entidad. Si siguiera un panista al frente del gobierno federal seguro que no habría manifestaciones públicas de desaprobación a la actuación gubernamental.

Justificado el reclamo ante la ciudadanía, la inseguridad será uno de los argumentos más pesados que esgrimirá el PAN y sus candidatos para atraer votos en las contiendas venideras, la del 2015 donde están en juego las diputaciones federales y la gubernatura, 43 alcaldías y diputaciones locales en el 2016.

El pastel se antoja muy apetecible para dejar ir la oportunidad.

Si se pensaba que el asunto de la inseguridad no tiene tintes políticos, sólo es cuestión de revisar las declaraciones de dos alcaldes, uno priísta, el de Tampico, Gustavo Torres, quien de inmediato salió a dar declaraciones de que la vida sigue, aún cuando haya reguero de cadáveres por varios rumbos de su municipio.

Mientras que Roberto González, panista, decide manifestarse, algo inusual en un alcalde que se supone es quien tiene la responsabilidad primera de proteger a sus representados, es como escupir para arriba.

Lo reprobable es que tanto los ediles priístas como los panistas, aprovechen el alza en el nivel de violencia para que la sangre que colorea los municipios, sea usada con fines electorales. Aquellos restándole importancia a la escalada violenta, los otros acusando a los gobiernos del PRI de no cumplir con su responsabilidad ante los tamaulipecos.

Y en medio de los políticos los ciudadanos indefensos.

MUCHO GOBIERNO, POCO ESTADO

En una conferencia dictada en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, el investigador estadounidense Edgardo Buscaglia, expresó que en México hay mucho gobierno y poco Estado.

Con ello se refiere que se habla mucho de acciones gubernamentales, se destinan millonarios presupuestos, como por ejemplo al combate a la inseguridad pero los esfuerzos resultan nulos para regresar la tranquilidad a la población.

Señala que hay un vacío en el Estado mexicano que impide que los gobiernos de todos lo niveles puedan solucionar el mayor reclamo que tiene los ciudadanos en estos tiempos, que es la inseguridad.

Ese vacío se caracteriza por la corrupción con que se manejan los presupuestos que deberían servir para fortalecer el Estado de derecho en el país y la opacidad con que se aplican los presupuestos.

Correo electrónico: derrotero@hotmail.com

Twitter: @derrotero_mx