Los mensajes sobre Cienfuegos, gobernadores del PRI… y el “amigo Osorio”

by / Comentarios desactivados en Los mensajes sobre Cienfuegos, gobernadores del PRI… y el “amigo Osorio” / 11 View / enero 16, 2021

Por: Proceso

CIUDAD DE MÉXICO. Enero 16 de 2021

Una revisión del expediente que el gobierno de Estados Unidos envió a la Cancillería mexicana con las “pruebas” contra Salvador Cienfuegos da cuenta que también altos funcionarios militares y civiles presuntamente están ligados con el narco.

El viernes 15, por órdenes del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Cancillería reveló el informe que el gobierno de Estados Unidos le envió en octubre último sobre las “pruebas” con las cuales justificaron la aprehensión y el intento de juicio contra Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional en el sexenio de Enrique Peña Nieto. Si bien la 4T desestimó la información y acusó a la DEA de “fabricar” el caso, una revisión sobre las 751 cuartillas del expediente da cuenta que también altos funcionarios militares y civiles presuntamente están ligados con el narco.

El 24 de octubre de 2016 una duda penetró la mente del capo Juan Francisco Patrón Sánchez, conocido como H2. El delincuente le dio vueltas hasta tener dolores de cabeza; y de la incertidumbre le nacieron las ganas de venir “matando gente”.

El hombre estaba convencido que, desde finales del año anterior, pagaba regularmente sobornos millonarios al general Salvador Cienfuegos Zepeda, entonces titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). A cambio, recibía protección de quien identificaba como el Padrino de su grupo criminal, organización que nació de la escisión del Cártel de los hermanos Beltrán Leyva, que en aquel entonces operaba con impunidad en Nayarit.

Sin embargo, durante una plática sostenida momentos antes, otro mafioso le dijo que su Padrino era, en realidad, un militar “retirado” y solamente un “amigo del secretario de la Defensa”, pero no el propio Cienfuegos.

El hombre agarró su celular y escribió a su sobrino Daniel Silva Gárate.

“Oiga, las veces que ha ido a México, ¿Ha visto al padrino que sale en la TV u otro señor?”, le preguntó.

En diciembre de 2015 Silva Gárate había viajado a la Ciudad de México para pactar acuerdos de protección con el Padrino, al que no identificó por su nombre. En una casa de las Lomas de Chapultepec tuvo una plática con el general yucateco Virgilio Daniel Méndez Bazán, a quien señaló como “el segundo del Padrino”. Méndez fue diputado del PRI y subsecretario de la Defensa de Cienfuegos durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

“No a ese señor, ¿Por qué? Al mismo señor. No el otro. ¿Por qué?”, preguntó el sobrino a su tío…

En el largo intercambio de mensajes que continuó, el enojo en el H2 creció ante la incapacidad de Silva Gárate de decir si Cienfuegos era, o no, el Padrino, pues se refería a él sólo como “el hombre”, “el amigo”, o “ese señor que se pone como tomate colorado cuando se enoja”.

“Pues Cienfuegos, ¿No? ¿Cómo va a estar retirado? Si es el secretario de la Defensa”, explotó el H2, y abundó: “Pues usted es el único que me puede decir si vio a Cienfuegos y al tío (…) Voy a investigar, tengo una persona que me ayudará; siendo el Padrino el que pensamos que vio usted, la cosa está bien. Pero si no, está mal la cosa”.

La plática se alargó sin determinar quién era el Padrino, hasta que el patrón se relajó y soltó: “Lo que si veo es que estamos protegidos, mas no sé si por Cienfuegos. Y me metieron esta duda estas personas (…) esta vez me dieron muchos detalles, de un general retirado o algo así, que es nuestro Padrino, y él tiene línea con Cienfuegos. Espero que todo nos salga bien”.

Agregó que, de todas maneras en Nayarit “tenemos asegurado al gobierno que viene en camino, sean quien sea que gane”; ello en pleno gobierno del priista Roberto Sandoval Castañeda.

Esta plática se encuentra en las 751 cuartillas del expediente que el gobierno de Estados Unidos envió el 29 de octubre último a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) que, a su vez, remitió el 2 de noviembre pasado a la Fiscalía General de la República  (FGR) para que el gobierno mexicano investigue al general en retiro.

El nombre del polémico militar aparece varias veces en el expediente estadunidense –con faltas de ortografía, en algunas ocasiones–, y hace referencia de otros altos funcionarios del gabinete de Peña Nieto, así como de los entonces gobernadores priistas Eruviel Ávila Villegas (Estado de México) y Quirino Ordaz Coppel (Sinaloa).

Los documentos exhiben, desde sus entrañas, la operación y la expansión de un grupo criminal, así como sus vínculos con la política y la cúpula militar.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2307 de la revista Proceso, ya en circulación.