NOTICIERO…

by / Comentarios desactivados en NOTICIERO… / 15 View / abril 26, 2014

  • 400 de Tamaulipas a la Olimpiada
  • Carencia de liderazgo social en Matamoros
  • Muchas quejas e inconformidades y pocas respuestas
  • Infonavit visto como negocio de unos cuantos

 Por: HECTOR MIGUEL CHAVEZ

 H. Matamoros, Tam.- 400 jóvenes deportistas representarán a Tamaulipas en la Olimpiada y Paraolimpiada 2014.

Son algunos de los mejores jóvenes que tienen la responsabilidad de promover la otra imagen positiva de Tamaulipas y convertirse en el orgullo de todos sus paisanos.

Hay que estar al pendiente de ellos, alentarlos y darles el reconocimiento a su regreso, pues es importante estimularlos. Y como dijo el gobernador Egidio Torre Cantú: “Sé que todos ustedes, con el corazón en la mano, van a poner muy en alto el nombre de este extraordinario Estado, donde todos tenemos el privilegio de vivir. Como siempre lo he dicho, ustedes son los mejores embajadores de Tamaulipas. Ustedes con su decisión, con su forma de ser y con las ganas que le van a poner en cada una de las competencias van a poner como siempre, muy en alto el nombre de Tamaulipas. Nos vemos de regreso, vamos a estar muy atentos al desempeño de todos ustedes, muchas felicidades”.

VACIO DE LIDERAZGO

            Cada vez es más notorio el vacío de liderazgo social que hay en la ciudad.

            Los problemas crecen, las quejas se multiplican en los medios pero no son escuchadas, caen en la indiferencia.

            Hace ya algunos años que no hay exigencia pública en la exigencia de respuestas. Mucho menos hay movilizaciones.

            Y eso deja claro la carencia de líderes sociales, de representantes con vocación de servicio, de interlocutores en todos los niveles. Por eso es que las cosas no se han resuelto. Por ejemplo:

            1.- Hace años se venció la concesión del Puente Viejo, y aparentemente se autorizó la instalación de una caseta en el lado mexicano para el cobro de peaje, pero por alguna razón no se ha hecho.

            El gobierno municipal ha hecho gestiones reiteradas pero en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes ni escuchan,  ni ven, ni atienden, y de esto hace años.

            2.- Otro caso es el de la Comisión Federal de Electricidad, las quejas se multiplican en la Profeco, la inconformidad general de los usuarios va en incremento pero la CFE tampoco escucha y menos resuelve y así continúan.

            3.- La Aduana cerró sus oficinas en la central de autobuses y la gente que desea hacer envíos al interior del país tiene que desplazarse ahora hasta el puente Los Tomates, que le queda mucho muy lejos, pero eso no es lo grave. Lo grave es que cuando llega usted al puente le dan entrada para hacer el trámite pero si su vehículo trae placas americanas, al salir se lo decomisan los fiscales. Eso ha provocado quejas que tampoco son escuchadas.

            4.- La telefónica Nextel sigue con sus abusos ya muy conocidos, pese a las protestas públicas que se hizo recientemente, las autoridades no han intervenido y las cosas siguen exactamente igual.

            5.- Hace y muchos años han prometido la renovación y modernización del servicio urbano de pasajeros, sobre todo cuando van a aumentar las tarifas, pero no se cumple.

            Las tarifas han ido aumentado y el transporte sigue igual o peor. Y todos tienen justificación.

            7.- Se recuerda usted cuántas veces se ha hablado que hay entre 2 mil y 3 mil casas del Infonavit abandonadas pero no pasa de ser una información más, y aunque hay mucha necesidad de vivienda el asunto no se resuelve, porque esto es casi siempre un asunto de grandes negocios de funcionarios y gente que compra a precios de remate las casas para luego volverlas a vender.

            Se han olvidado que el Infonavit es un programa social y no una fuente de negocios pero no hay quien exija en favor de la sociedad.

            ¿Dónde están los líderes sociales?, ¿cuál fue el último líder real que usted conoció? Las nuevas generaciones no han conocido gente con capacidad de movilizar a la sociedad.

            Y es que la gente también ha perdido la confianza, pues por una parte no son escuchados, y por la otra, esporádicamente aparecen vivales oportunistas que hacen denuncias públicas con el propósito de intimidar funcionarios y obligarlos a negociar prebendas. Y cuando lo logran, como por arte de magia se acaban las denuncias.