OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 2 View / agosto 16, 2020

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía

“DEL ESTADO DÉBIL A UN NUEVO PACTO FISCAL “

En la Teoría del Estado, para poder definir cuándo un gobierno pasa a una etapa de baja gobernanza y pérdida de su gobernabilidad, se requiere conocer algunos conceptos al interior del Nivel de gobierno.

Así, es común conceptualizar los pasos del nivel de control de las variables al interior y exterior de las acciones y políticas públicas, como también el manejo del mismo estado democrático hacia las políticas electorales, la seguridad interior y exterior, la educación, salud pública, la economía de soporte (formal e informal).

Hasta llegar a las distintas fases del Estado: Estado Fuerte, Estado Débil, Estado Fallido.

FASES DEL ESTADO:
Robert Rotberg argumenta que los estados fuertes pueden distinguirse de los débiles, y los débiles de los fallidos o colapsados de acuerdo con la eficacia con la que entregan bienes políticos cruciales.

En esta jerarquía de bienes públicos el primero, y el más crítico, es la seguridad. Una de las funciones estatales principales es proteger a sus ciudadanos: a) eliminar a los rivales externos y prevenir las invasiones e infiltraciones transfronterizas; b) acabar con las amenazas internas o los ataques al Estado; c) prevenir el crimen y cualquier peligro relacionado con la seguridad humana doméstica; y d) permitir a los ciudadanos resolver sus disputas con el Estado y con sus conciudadanos sin recurrir a las armas u otras formas de coerción física.

Además, los gobiernos de los estados en quiebra no pueden garantizar el crecimiento económico o una distribución razonable de bienes sociales. A menudo se caracterizan por desigualdades económicas masivas, caudillismos militares (warlordism) y la competencia violenta por los recursos.

Fuente: John Polga. 12/2/2020. Profesor de Ciencia Política en la U.S. Naval Academy http://agendapublica.elpais.com/venezuela-estado-debil-o-fallido/

Con el fin de hacer más precisa la definición de Estado Fallido, el Centro de estudio Fund for Peace ha propuesto los siguientes parámetros:

1. Pérdida de control físico del territorio, o del monopolio en el uso legítimo de la fuerza.

2. Erosión de la autoridad legítima en la toma de decisiones.

3. Incapacidad para suministrar servicios básicos.

4. Incapacidad para interactuar con otros Estados, como miembro pleno de la comunidad internacional.

Por lo general, un Estado fallido se caracteriza por un fracaso social, político, y económico, caracterizándose por tener un gobierno tan débil o ineficaz, que tiene poco control sobre vastas regiones de su territorio, no provee ni puede proveer servicios básicos, presenta altos niveles de corrupción y de criminalidad, refugiados y desplazados, así como una marcada degradación económica.

Sin embargo, el grado de control gubernamental que se necesita, para que un Estado no se considere como fallido, presenta fuertes variaciones.

Más notable aún, el concepto mismo de Estado fallido es controvertido, sobre todo cuando se emplea mediante un argumento de autoridad, y puede tener notables repercusiones geopolíticas.

En un sentido amplio, el término se usa para describir un Estado que se ha hecho ineficaz, teniendo sólo un control nominal sobre su territorio, en el sentido de tener grupos armados (e incluso desarmados) desafiando directamente la autoridad del Estado, no poder hacer cumplir sus leyes debido a las altas tasas de criminalidad, a la corrupción extrema, a un extenso mercado informal, a una burocracia impenetrable, a la ineficacia judicial y a la interferencia militar en la política.

Fuente: https://es.m.wikipedia.org/wiki/Estado_fallido

PACTO FISCAL EN MEXICO:
De acuerdo al analista económico David Colmenares Páramo, Es urgente construir un nuevo Pacto Fiscal, conformar un Sistema Nacional de Coordinación de las Haciendas Públicas- con su respectiva Ley-, es inaplazable redistribuir las potestades tributarias, terminar con la simulación del federalismo educativo, reducir los pari passus o eliminarlos, reconocer el papel de los congresos locales, eliminar la discrecionalidad en el gasto público y avanzar en serio en mayor transparencia y rendición de cuentas.

La crisis de las finanzas estatales y municipales, profundizada en los últimos años, muestra que el Pacto Fiscal se agotó, hay preocupación en la sociedad por no contar con un mejor sistema tributario y de gasto. Los ingresos fiscales se distribuyen con inequidad: de la recaudación participable que no es toda-, sólo llega a las entidades federativas el 17% y poco más del 5% a los municipios. En el reparto de potestades tributarias, vivimos en un monumento al centralismo fiscal, con sólo el 2.4 % de facultades en los gobiernos locales, por ello más la mayor parte de los ingresos de estados y municipios provienen de las transferencias federales, condicionadas y no condicionadas. Y por ello el crecimiento de la deuda de las entidades federativas, no siempre transparente.

SITUACION ACTUAL EN MÉXICO:
México tiene un gobierno pequeño y débil, que califica en algunos rubros como fallido.

La explicación es simple. México tiene una recaudación fiscal de las más bajas del planeta, apenas 16% del PIB. La media de la OCDE es de 34%; Dinamarca recauda 44% y Francia 46%.

La ecuación es elemental, pero nos aferramos a no entenderla: Un Estado que no recauda impuestos es un Estado pobre; un Estado pobre no puede generar bienes ni servicios.

La baja recaudación se refleja en un gasto público insuficiente. El presupuesto para el sector público en México equivale al 25% del PIB, mientras que en Francia y Finlandia llega al 56% y 53% respectivamente.

A mayor presupuesto mayores servicios y bienes públicos.

Veamos el gasto por habitante. El gasto público per cápita en México es de apenas 5 mil dólares anuales, mientras que en España es de 15 mil, en Canadá de 18 mil y en Noruega de 29 mil. Si consideramos el gasto social (ej. salud, educación, seguridad), México sólo gasta en cada persona 697 dólares al año, mientras que Estados Unidos gasta 12,247 y Francia 12, 270 dólares, 17 veces menos.

El fortalecimiento del Estado mexicano pasa por un gran pacto recaudatorio, y luego redistributivo. El Leviatán mexicano debe construirse sobre una sólida capacidad financiera.

GOBERNADORES DE 9 ESTADOS EXIGEN NUEVO PACTO:
Conforme a Abel Francisco Mejía Cosenza, especialista y maestro en Derecho en Impuestos Internacionales de la Universidad de Nueva York, el pacto fiscal federal es el acuerdo entre los tres niveles de gobierno para repartirse las facultades fiscales e imponer y cobrar gravámenes, así como de gastar los recursos provenientes de los mismos.

Mejía Cosenza señala en una de sus publicaciones para Dinero en Imagen que, el debate en relación al pacto fiscal federal se avivó por el tipo de asignación de recursos del presupuesto federal de 2020 en el que, bajo su análisis, se castigó de manera desproporcionada a los estados gobernados por la oposición, además de concentrarse en proyectos emblemáticos en estados afines al gobierno en turno.

En contraste, el Financial Times apunta que el llamado hecho por los gobernadores de los cuatro estados más prósperos de México a revisar un pacto fiscal con cuatro décadas de antigüedad obedece a la falta de liderazgo que ha tenido el Ejecutivo en relación al manejo de crisis por la COVID-19 en el país, a manera de amenaza, ventaja y reprimenda, especialmente cuando continúa impulsando programas sociales, además de ofrecer un millón en préstamos a pequeñas y medianas empresas, pero se opone a ofrecer estímulos fiscales e incluso a endeudarse para financiar el estímulo.

Fuente: https://www-infobae-com.cdn.ampproject.org/v/s/www.infobae.com/america/mexico/2020/04/13/que-es-el-pacto-fiscal-COLOFÓN: El próximo miércoles se llevará a cabo en San Luis  Potosí, la esperada reunión entre el presidente de México y los 32 gobernadores representados por la CONAGO, en dicho evento serán planteadas, entre otras propuestas, las tres más importantes:
1. El manejo de la pandemia del covid y las señales de apertura de la economía (semáforo).
2. Los apoyos a las MiPyMes y el Salario Universal para los trabajadores desocupados. 3. El apoyo directo a la educación (insumos para clases en línea), salud (Insabi), seguridad (guardia nacional) y economía. 
4. Revisión del Pacto Fiscal proponiendo una nueva Ley de Coordinación Federal, Estatal y Municipal. 
La propuesta concreta de la llamada Alianza Federalista de los nueve gobernadores, se resume en los siguientes cuatro puntos:
“El fortalecimiento de los 32 sistemas de salud, acordar una estrategia para la reactivación económica, analizar el pacto fiscal e impulsar una política pública de energía verdes”.