OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 32 View / mayo 30, 2014

“Remesas que pueden desarrollar al Altiplano”

Por: Jorge Alfredo Lera mejía

El Altiplano tamaulipeco, integrado por los municipios de Tula, Bustamante, Miquihuana, Palmillas y Jaumave, representan cinco de los municipios que más reciben y aprovechan las remesas familiares y colectivas para sostener a las familias y fomentar el desarrollo Local

Los patrones observados en la dinámica económica municipal evidencian que el dinero de las remesas tiene un doble propósito; por una parte se destina a cubrir los gastos de la población receptora municipal mediante la adquisición de bienes de consumo inmediato y, al mismo tiempo, se invierte en infraestructura, obras de beneficio colectivas y proyectos productivos que le corresponde ejecutar al gobierno, pero no forman parte prioritaria de sus estrategias.

En este contexto, los flujos de dinero y en especie se manifiestan en un rápido crecimiento de infraestructura y el empleo que incentivan actividades productivas, como la agricultura comercial en huertos e invernaderos y la ganadería, sobre todo en el aumento del comercio y servicios en ciertos espacios, así como la terciarización de la población económicamente activa que reside en los municipios citados.

La principal inercia de todas estas acciones aquí descritas, es la aparición de las comunidades migrantes y el mecanismo de “empoderamiento” (empowerment) de las organizaciones sociales reflejantes de la “Participación Ciudadana”, como un mecanismo de colaboración colectiva que rebasa las propias acciones de las instituciones gubernamentales.

No obstante, la aparente bonanza económica de una economía dolarizada se acompaña por la manifestación de profundas desproporciones sociales, que polarizan diferencias entre la población que cuenta con dinero procedente de las remesas y quienes no cuentan con dicha posibilidad.

Ante ello, la centralización de los medios de producción, del dinero y de la vida económica local significa una estrategia de sobrevivencia efectiva para un sector de la población, de manera similar a como se expresan en el espacio geográfico tales diferencias estructurales.

Al mismo tiempo, la modificación de los atributos característicos del anterior paisaje rural que caracterizaba a las localidades del Altiplano, es el resultado de nuevas tendencias de asimilación cultural, de culturas heterogéneas y contrastantes que se aprecian en el tipo de viviendas, los productos que ofrecen los comercios y en la infraestructura existente y que fueron construidos u ofertados con dinero nacional y los que se hacen con dinero de remesas.

El estudio de la temática migratoria en los municipios del Altiplano es de utilidad y pertinencia para que las instancias gubernamentales que toman las decisiones en el ámbito local, municipal y regional, reconozcan el origen y los procesos asociados con la variable migratoria.

Así, contarán con argumentos validados para generar e instrumentar los planes y programas de desarrollo y apoyo estatal y municipal en materia social, pero siempre en “cogestión y codesarrollo” conjunto a los organismos sociales y civiles de las localidades tanto residentes en el Altiplano como en los clubes de migrantes de EUA.

El diagnóstico final de la problemática detectada en este tema, se recomienda incentivar la inversión de las remesas monetarias colectivas y particulares en proyectos productivos y obras de infraestructura para el sector primario en la medida que generará un impacto positivo en dos niveles: primero, incrementará la generación de empleos a través de la demanda de fuerza de trabajo requerida para crearlas y, segundo, incrementará el nivel de productividad de la agricultura comercial, una de las modalidades nuevas con amplio potencial en el lugar.

Esta situación significa ventaja competitiva para el Altiplano de Tula si se compara con las condiciones que imperan en la agricultura típica de los demás municipios de la región.

Reconocer la importancia que ha adquirido el fenómeno de la migración y las remesas en México y Tamaulipas, es fundamental para llevar a cabo nuevas investigaciones focalizadas en la necesidad de buscar políticas públicas que respalden la opción de invertir un porcentaje cada vez mayor de las remesas en actividades productivas, con la decisión soberana de los clubes de migrantes como mecanismos propios de autogestión y participación ciudadana.

Para lo cual se deben aprovechar los 20 programas institucionales diseñados para este objeto, como son el “Programa 3×1” y “Paisano invierte en tu Tierra”, de la SEDESOL y del FIRCO.

PROPUESTAS PRODUCTIVAS CONCRETAS: Tamaulipas ha tenido un crecimiento exponencial, desde los años 90 que da esa importancia de tomar en cuenta este nuevo fenómeno en general. En particular, es Tula, junto con González, Antiguo y Nuevo Morelos, los municipios con mayores remesas del estado.

Por lo anterior, ante el crecimiento del programa 3×1 en Tamaulipas, que en el año 2009 operó más de 30 millones de pesos y en 2011 alcanzó cerca de 45 millones, se torna de interés los proyectos comunitarios a través de los “clubes de migrantes”, el gobierno del Estado y el Federal, a través de sus respectivas Secretarías de Desarrollo Social (SEDESOL), los municipios, así como la banca comercial, sobre todo las “cajas de ahorro” y “cajas populares de microcréditos” financiadas por la SEDECO Federal y la parte estatal representada por el “Fondo Tamaulipas”.

A continuación se señalan algunos proyectos de “cogestión” que se sugieren recomendables para promover por su viabilidad en los cinco municipios del Altiplano:

No.1: Planta procesadora de aceitunas en salmuera con o sin hueso; No 2: Plantas elaboradoras de salsas mexicanas, puré tomate y salsas  cátchup; 3: Plantas procesadoras de sábila, mezcal, tequila y otros cultivos alternativos; No.4: Plantas procesadora de productos derivados del nopal verdura y tuna; No.5: Instalar dos Parques Agroindustriales (Tula y Jaumave) sobre carretera Federal 101; No.6: Desarrollo Integral de Turismo Alternativo en el Altiplano tamaulipeco; No. 7: Reactivación de la explotación y desarrollo del tallado de ixtle de lechuguilla.

Con estas ideasde proyectos, que pueden desarrollarse en base a programas sociales institucionales y con la potencialización de los envíos de remesas como mecanismos de participación social, es como ahora los paisanos del Altiplano tienen la oportunidad de crecer con sus mismas inercias y con sus propias oportunidades.