OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 10 View / mayo 10, 2017

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía
– “UAT se renueva constantemente”
En el mes de marzo y abril de este año, las escuelas y facultades de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), estuvo renovando los consejeros propietarios y suplentes de las distintas carreras representadas, tanto de profesores como estudiantes.
Asimismo, en el presente mes de mayo se están llevando a cabo las respectivas elecciones de asambleístas propietarios y suplentes, tanto de profesores y estudiantes. Este proceso se cumplen normalmente cada dos años.
El máximo órgano universitario es precisamente la asamblea general. Por ello cito aquí parte de sus atribuciones:
Artículo 20 : Los asambleístas y consejeros tienen los siguientes
derechos: I. Gozar de voz y voto en las sesiones; II. Realizar las propuestas y estudios que se orienten al cumplimiento de las atribuciones de la Asamblea Universitaria o de los Consejos Técnicos, según se trate, por conducto de la Secretaría General y Secretaría Académica, respectivamente; III. Formar parte de las comisiones, para las cuales fueren designados; IV. Las demás que señale este Reglamento y otras normas y disposiciones reglamentarias de la Universidad.
Artículo 21: Los asambleístas y consejeros tienen las siguientes obligaciones: I. Asistir a las sesiones a las que fueren convocados; II. Desempeñar en forma eficiente los trabajos y comisiones que le hayan sido asignados y que hubiesen aceptado; III. Cumplir con los preceptos de la legislación universitaria; IV. Actuar con orden y respeto durante las sesiones; V. Comunicar por escrito al Secretario del órgano colegiado respectivo las causas de sus inasistencias cuando menos con tres días hábiles de anticipación; VI. Las demás que señale este Reglamento y otras normas y disposiciones reglamentarias de la Universidad.
Una de las principales acciones que tiene la asamblea general, es precisamente realizar, conducir y vigilar las reelecciones o elecciones de la nueva administración Rectoral, recordando que a fines de este año, se cumple el primer periodo para el cual el CP Enrique Etienne Pérez del Río fue electo, mismo que por estatutos tiene derecho de ser reelecto por otro periodo de cuatro años.
Precisamente recordamos que en octubre de 2014, se cumplió con este protocolo electoral universitario, una vez que en ese entonces era Rector el Ing. José Ma. Leal Gutiérrez, que estuvo como rector en dos periodos de cuatro años.
En esa ocasión, se registró como candidato único, el CP Enrique Carlos Etienne Pérez del Río, el cual fue electo como nuevo rector de la UAT para el periodo 2014-2017, en sustitución de José María Leal Gutiérrez.
El proceso de elección se desarrolló en un marco de tranquilidad, en el que estudiantes y académicos acudieron a 78 casillas electorales que se instalaron en esa ocasión.
Correspondió a los consejos técnicos de cada plantel emitir el dictamen y acta correspondiente del proceso, mismos que se entregaron al Colegio Electoral en el plazo comprendido los días 24 y 25 de octubre, mientras que el resultado se informó en la Asamblea Universitaria el 29 de octubre de 2014.
Este proceso se inicia a través de una convocatoria de elección de rector, que se procesa por medio de la asamblea universitaria. La convocatoria se emite con base en el artículo 28 del Estatuto Orgánico de la UAT, donde los asambleístas aprueban el proceso y condiciones de registros de candidatos.
Se observa desde ahora un ambiente de unidad y tranquilidad al seno de una universidad que trabaja y avanza de acuerdo al ritmo de los tiempos actuales.
La UAT con sus más de 40 mil alumnos en 26 planteles universitarios en campos que se distribuyen desde Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Río Bravo, Victoria, Mante y zona conurbada, donde colaboran más de 2 mil 500 profesores, así como trabajadores y directivos, seguramente seguirá siendo un ejemplo de voluntad y trabajo, en tiempos que requieren ese ejemplo para un Tamaulipas que se convulsa entre el desarrollo y amenazas ajenas que requieren un alto a esas expresiones de violencia y anarquía.
Por ello, se apuesta que la UAT seguirá siendo una institución de enseñanza y de valores, acorde a los tiempos que nuestro estado lo demanda…