OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 16 View / mayo 22, 2017

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía

– “Panorama de las regiones de Tamaulipas”

Hablar de desarrollo regional en Tamaulipas, es hablar de tres grandes regiones que conforma la geo economía del estado, a decir las regiones centro, sur y norte. La región centro la acotamos, a la inmensa región que se integra desde los poblados agropecuarios de Jiménez, Burgos, Cruillas, pasando por la capital ciudad Victoria, las tierras de la huasteca tamaulipeca, costas, sin incluir la zona conurbada (30 municipios).

La región fronteriza norte, se compone por las diez ciudades que cuentan con frontera con el estado de Texas, como Nuevo Laredo, ciudad Guerrero, Mier, Miguel Alemán, Camargo, Díaz Ordaz, Reynosa, Río Bravo, Valle Hermoso y Matamoros. Finalmente la zona conurbada sur, incluye la zona costera de Tampico, Madero y Altamira.

Lo fundamental que se observa en estas tres grandes regiones, es un alto grado de polarización. Por una parte en la región norte, predomina la llamada industria maquiladora, y el comercio fronterizo por los 17 puentes internacionales que cuenta Tamaulipas. Aquí se concentra más de la mitad de la población estatal en sólo diez municipios de cuarenta y tres de la entidad, se genera más del 65 % de los empleos y el 70% del valor agregado del estado.

En la zona conurbada, se concentran en solo tres municipios el principal polo de desarrollo de la industria petroquímica secundaria del sector privado del país. Complementando con la segunda más grande refinería de México y dos de los más importantes puertos de altura.

En contraste, en la región centro, agropecuaria y agroindustrial, se concentran treinta municipios de los más atrasados económica y urbanísticamente. Con predominancia agrícola y ganadera, agroindustrial, comercial y de servicios.

Po ahora en la región Norte, se están mostrando hechos inéditos, como ver que los miembros de las clases pudientes (clase media y media alta) de Tamaulipas están emigrando a las ciudades espejos de la frontera del estado.

Así se observa que ciudades como McAllen, Texas, está teniendo un progreso aún mayor, que el mostrado en la primer década del 2000. Los beneficiados son los residentes americanos, que son los que reciben inversiones que se fugan de Tamaulipas, que con tanto esfuerzo se generaron en el terruño.

Se requiere plantear un nuevo modelo de motivación y arraigo de estos empresarios amenazados, para que continúen invirtiendo sus capitales y negocios, en estas tierras tan golpeadas y sufridas por la sequía, crisis e inseguridad. Las ciudades espejo de nuestros pueblos fronterizos (Laredo, Mission, McAllen, Brownsville),  están en plena metamorfosis evolutiva de crecimiento y desarrollo, gracias a las inversiones de Tamaulipas y Nuevo León, que igual invierten en negocios como en bienes raíces.

En el caso de la Zona Sur, recordamos con nostalgia la fortaleza que representaba hablar del sólido sur integrado por la zona conurbada de Tampico-Madero-Altamira, aquella región que se caracteriza por ser capital de las huastecas, origen de la historia petrolera mundial y nacional, ciudad donde se registra el primer vuelo de Mexicana, cuna del nacimiento de la Coca Cola en México, sede de una de las micro regiones con más agua y recursos naturales de México, aquí nace la asociación nacional de criadores de cebú. Así como la región principal de productos petroquímicos del sector privado del país, con sus 18 plantas y la Refinería Madero. Base de dos importantes puertos industriales y de altura del golfo de México, con la segunda flota pesquera registrada en el país.

Qué pasó con ese sólido sur, en tiempos recientes se reporta que los otrora poderosos grupos empresariales embotelladores de la región (grupo Tampico-1912 y grupo Contal), se fusionan a dos grupos empresariales del noreste del país (grupo Femsa y grupo Arca, respectivamente), pasando a ocupar las principales decisiones estratégicas a Monterrey.

Lo anterior nos da la pauta para proponer lo que llamamos, el “rescate del sólido sur Tampico-Madero-Altamira”, que es llevar a cabo sinergias entre los sectores público, privado y social de la zona, para regresar el espíritu de lucha que siempre ha distinguido a los paisanos conurbados de Tamaulipas, por medio de planes y proyectos integrales de reingeniería de punta y llave en mano para el re-despegue industrial, comercial, servicios, pesca y turismo.

En el sector petroquímico, se cuenta ya con el parque tecnológico pymes de la industria petroquímica, dentro del puerto industrial de Altamira. Se dispone en el lugar con un centro de investigación y desarrollo para fortalecer al sector con la carrera de ingeniero en plásticos, que coordina el Tecnológico de Madero.

Se debe aprovechar integralmente esa infraestructura para lograr el despegue de la industria moldeadora del plástico que se complemente a la actual fortaleza de la industria resinera de la región. Recordemos que las empresas que realmente generan empleos, son las pymes y uno de los sectores de mayor empleo del país lo componen los moldeadores de plástico. No se justifica que en la región se disponga de la materia prima y no se aproveche en el valor agregado final.

Por último recordamos que en la zona, se disponen con los mejores institutos y universidades públicas y privadas de Tamaulipas y de México, así como centros de investigación de reconocido prestigio, que se podrían integrar en esta sinergia de trabajo conjunto, para lograr el despegue de la petroquímica, industria, comercio, sector pesquero, construcción, minero, porteño y turístico.

Es tiempo que las autoridades de los tres municipios trabajen bajo una misma dirección, sin distingos partidistas, que logren romper las barreras y las diferencias, bajo un enfoque de política de estado, que no mida los tiempos en tres años, sino que se proponga un plan de gran visión de largo plazo, con metas y acciones medibles y realizables, con el respaldo incondicional del gobierno del estado y el aval del gobierno federal.

Por último tenemos la Región Centro agrícola, agroindustrial y sede de la capital política, que se compone por 30 municipios que luchan por mantenerse y sobrevivir, los municipios rurales cada día se ven abandonados por sus pobladores que emigran hacia otras zonas de Tamaulipas, o peor aún, hacia los EUA.

Este fenómeno presenta que en el estado se polaricen las inversiones y los empleos en las zonas norte y sur conurbado, dejando en la indefensión al resto de los municipios que requieren una reingeniería de sus modelos de desarrollo…