OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 14 View / febrero 24, 2019

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía 

“Caravanas centroamericanas son un fenómeno sin freno”

Lo que prevenía allá del mes de octubre de 2018, las nuevas formas de tránsito de Transmigrantes por México, se convertirían en un fenómeno que trastocaria la idea inicial de ver a nuestro país como un territorio de tránsito, siendi ahora un nuevo destino. 

En mi reciente libro publicado por editorial Palibrio el 26 de noviembre de 2018, que bauticé como “Éxodo de Transmigrantes Centroamericanos y Tráfico de Personas: Relatos de una cruda realidad. Casos de Familias enteras a través de México y Tamaulipas”. Esbozé una hipótesis que rezaba que: “México se volverá el nuevo Sueño Mexicano, al caer el viejo Sueño Americano”. Al pretender ahora los Transmigrantes de Centroamérica quedarse a probar suerte en nuestro país, dado que el nuevo gobierno les prometió y ofreció Visas Humanitarias, con derechos de permanecer hasta por un año aquí, con servicios de trabajo, salud e incluso educación. 

Repasando los acontecimientos recientes, entre octubre y noviembre de 2018 dieron un portazo más de 9 mil migrantes por Chiapas frontera con Guatemala, y con muchos sacrificios y altibajos lograron llegar en más del 80% de ese contingente a la ciudad de Tijuana, presionando a las autoridades locales a ofrecer albergue, servicios de alimentación, salud y transporte que duró por más de 3 meses.

Posterior con el nuevo gobierno, siendo anunciada una nueva política migratoria, se abre de par en par la posibilidad de dar entrada a las nuevas caravanas, gestándose en enero un gran contingente mayor a 15 mil personas. 

Estás fueron presumidas por las autoridades federales, que serían bienvenidos con registros y visas provisionales. Llegando a fines de enero y principios de febrero, cerca de mil 700 migrantes a Piedras Negras Coahuila. 

Después de un ambiente festivo inicial de las autoridades de Coahuila, bastó cinco días para iniciar a registrar problemas de logística y de inseguridad del contingente. 

Por ello se inició a desarrollar escurrimientos de dicha caravana hacia la frontera de Laredo, Reynosa y Matamoros. Un grupo mayor fue desviado por las propias autoridades de Coahuila hacia ciudad Juárez Chihuahua, por medio de camiones proporcionados.

Asi, desde este martes pasado, más de mil 200 migrantes están ahora en ciudad Juárez y ya se queja el Alcalde que no dispone de espacios. Se duele que cerca de 800 fueron enviados por el gobierno de Coahuila.

Además la próxima semana se estima que se deportarán 500 migrantes del primer contingente desde EUA. En Tijuana ya se están deportando centroamericanos de la caravana de octubre 2018.

Se suponía que el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrad, no permitiría esta violación de sus Fronteras, pero que argumentos tenemos si nosotros hemos dejado cruzar libremente a estos contingentes, al aceptar recibir migrantes de otro país y solo mexicanos.

Por lo tanto en corto plazo la frontera desde Tijuana hasta Matamoros tendremos los 9 mil migrantes de la primera caravana y los 15 mil de las nuevas caravanas de 2019.

Tijuana, ciudad Juárez y Piedras Negras claman por apoyos económicos del gobierno federal y no han tenido respuesta.

Por último, antier dieron portazo más de 800 migrantes que cruzaron sin permiso y registro en una nueva caravana, y apedrearon y violentaron a las patrullas y los elementos del Instituto Nacional de Migración -INM. 

Por ello, el nuevo planteamiento del INM es que ya no dejarán que sigan pasando sin que porten un permiso especial que sea otorgado por las autoridades de tres países de origen Honduras, El Salvador y Guatemala. 

Se anunció que mañana sábado van a deportar a los integrantes de esta nueva caravana ilegal. Cabe señalar también, que el pasado lunes Claudia Sheinbaum reconoció que los migrantes que la semana pasada se albergaron en el Estadio Palillo Martínez de la CdMx, han estado violando las reglas de orden, por lo que anticipó que no lo permitirán pero que nunca usarán la represión policial.

Vaya encrucijada de la nueva política de puertas abiertas que en enero anunció este gobierno, tanto por la secretaria de Gobernación, Olga Cordero y el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas; pensando que solo se trataba de una pequeña caravana menor de 5 mil migrantes. Ahora se calcula que esta segunda caravana de 2019 ya supera los 15 mil migrantes centroamericanos.

Cálculos conservadores estiman que cada 15 días se estarán gestando nuevos contingentes desde 500 a 800 personas por grupos, organizadas siempre por los lideres de la ONG “Pueblos Sin Fronteras” que encabeza Irineo Mujica y Rodrigo Abeja.

Vale recordar que a fines de noviembre de 2018, la propia coordinadora mexicana de Agenda Migrante, Eunice Rendón, denunció que los coordinadores de Pueblo sin Fronteras están azuzando a los miembros de la caravana migrante para generar violencia en la frontera norte de México.

“Los líderes no son necesariamente líderes; pero al final son los más hábiles para estar liderando la caravana. Al final es gente que tiene otros intereses y se aprovechan de la vulnerabilidad de otros”, dijo la activista a La Razón (26/11/2018).

Rendón explicó que en la Ciudad de México se reunió con Rodrigo Abeja, coordinador de Pueblo sin Fronteras para ofrecerles asistencia legal; sin embargo, éste se negó a recibir ayuda ya que “perseguía otros fines”.

¿Cuándo será el tiempo que el nuevo gobierno en coordinación por la Secretaría de Gobernación, Relaciones Exteriores y el Instituto Nacional de Migración, escuchen y atiendan los reclamos de los que verdaderamente conocen y enfrentan día a día este fenómeno migratorio, representado por los Institutos Estatales de Migración, los encargados de las casas de Migrantes de las OSC, los alcaldes de municipios fronterizos y los Gobernadores de los Estados del norte del país?

O esperaran que este fenómeno migratorio inédito y descontrolado registre algún acontecimiento inesperado, que resulte en la aparición de una epidemia de salud pública, un hecho de violencia entre los propios migrantes o una agresión desesperada de los vecinos pobladores de ciudadanos fronterizos que se sientan amenazados y desplazados por los inmigrantes centroamericanos y las propias autoridades federales que han abierto las puertas de México, sin prevenir que el gobierno de EUA no dejará pasar ni el 10% del total de estas caravanas.

Por lo anterior, se calcula que de los 25 mil migrantes que ya están en la frontera y en tránsito por México, se quedarán a residir al menos 20 mil de ellos. Pero hacinados en las ciudades fronterizas, esperando por largos meses un “milagro” que les permita su cada vez más lejano “sueño americano”… ¡Usted que Opina!