OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 19 View / abril 2, 2019

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía 

“TIEMPOS DIFÍCILES: CAÍDA FISCAL Y DESACELERACIÓN”

El régimen fiscal augura entrar en recesión, cayó la entrada de IVA en febrero y el gasto público en obra de inversión cayó en 80% los últimos tres meses.

Desde octubre vienen cayendo los impuestos y por ende el gasto público. 

El gobierno prepara un tercer recorte de la burocracia. No se abre la inversión e insiste en gasto social, sin embargo solo ha aplicado un 10% de las becas NiNi, Adulto nayores y Discapacitados.

El gasto público en inversión por cada peso provoca 7 pesos de inversiones del sector privado, mismo que está escéptico. Urge disparar ambas inversiones. 

Los estados también están paralizados, debido a la lentitud de las transferencias presupuestarias. 

Los estados además, están haciendo esfuerzos para mantener programas sociales en cierre, como el caso de las estancias infantiles, los refugios contra violencia de género, programas Bienestar social y desayunos comunitarios, entre otros. Los programas sociales del campo están trastocados por cambio de reglas operativas que han dejado de apoyar a grandes grupos de productores. 

Las obras del Tren Maya, la Refinería Dos Bocas y el Aeropuerto Santa Lucia no disponen con estudios de factibilidad y de plan maestro. El Nuevo Aeropuerto de Ciudad de México tiene tres meses suspendido.

Hasta aquí se vislumbra una etapa de desaceleración ocasionada solo por factores internos. 

Si se agregan los factores externos, esto se agravaría aún más: No se aprueba por el Congreso Democráta el T-Mec, la economía de EE.UU. tendrá su propia desaceleración a fin de 2019, se amenazan cerrar parte de los 55 cruces fronterizos por problemas migratorios, las calificadoras amenazan subir el riesgo país por la deuda de Pemex y por ende, la deuda externa mexicana. 

Los expertos internos y externos pronostican un crecimiento menor al 1.5% del PIB en todo 2019 en México. 

El empleo nacional se estima cerrará con menos de 400 mil nuevos empleos en 2019, después que el gobierno de EPN subiera el mismo en poco más de 4 millones de empleos formales en 6 años. 670 mil por año promedio. 

Desaceleración con atonía fiscal y presiones inflacionarias, son variables que anticipan una posible recesión económica (más de dos trimestres con decrecimiento del PIB) si no se cambian las formas de recaudar y poner orden en las finanzas públicas (equilibrar el ingreso con un gasto más racional y productivo), privilegiar el gasto en inversión y menos gasto asistencial (electoral) al menos en el corto plazo.

Cierro mi columna, con una explicación sencilla de las causas y efectos de una recesión:

La recesión se suele caracterizar por una reducción de casi todas las variables económicas como son:

La producción de bienes y servicios.

El consumo: particularmente suelen descender las ventas de automóviles y viviendas.

La inversión: suele ser especialmente sensible en las recesiones, teniendo caídas muy pronunciadas durante estos periodos. Cuando empeora la situación económica, una gran parte es atribuible a las reducciones del gasto en nuevas inversiones, que son suspendidas o aplazadas en el tiempo.

El empleo: la caída de la producción de bienes y servicios, provoca que las empresas demanden menos mano de obra y por tanto se produce un aumento del desempleo, así lo muestra la Ley de Okun.

El beneficio de las empresas.
Las cotizaciones de los índices bursátiles.

La inflación: suele bajar durante los periodos de recesión. Al descender la demanda de materias primas, caen sus precios. Los salarios y los precios industriales tienen menos tendencia a bajar, pero tienden a subir menos deprisa en las recesiones económicas.

La recesión puede producirse de forma suave o abrupta. En este último caso hablamos de crisis. El proceso se complica cuando un elevado número de empresas entra en quiebra y arrastra a los proveedores pudiendo llegar en algunos casos a lo que normalmente denominamos crisis. Tal disminución generalmente provoca un gran desempleo. Si la recesión es muy seria, se conoce como depresión.

Fuente: https://m.zonaeconomica.com/ciclos-economicos