OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 10 View / abril 4, 2019

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía 

“Migración Mexicana Cero y Aumento de Transmigrantes” 

Desde hace más de cuatro años, en el último período del presidente Barack Obama, ya se reconocía que los emigrantes mexicanos llegaron al estatus de lo que se conoce como “migración cero”, esto es, es el mismo número de emigrantes que buscan cruzar legal e ilegalmente hacia EE.UU. que los que regresan, sean voluntariamente o deportados. 

Esto significa, que México dejó de ser país expulsor de mano de obra y ahora, inicia un nuevo período de mayores corrientes de retornos, lo que demuestra que cambió la historia de más de 50 años de exclusión y expulsión de paisanos. 

Se puede citar por ejemplo, lo declarado el pasado 20 de enero por la Cónsul General de México en San Antonio, Texas, Reyna Torres Mendívil: “Se habla ahora de que la tasa de migración es cero, porque no van más mexicanos a los Estados Unidos de los que regresan. Nos mantenemos en esa constante”. 

Según la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, en el primer semestre de 2018 fueron 109 mil 296 los connacionales deportados de los Estados Unidos, que fue el 65 por ciento del total de repatriados en todo el 2017. 

La propia Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció el pasado 27 de febrero por medio de un comunicado dio cuenta que “dialogó con la Secretaria de Seguridad Interior de EE.UU. Nielsen y le recordó que la migración de mexicanos a Estados Unidos está en tasa cero y que México no es la causa del incremento de la migración centroamericana hacia esta nación”.

Desde el año 2004 hasta el 2013, EE.UU. había deportado formalmente a más de 2 millones 440 mil mexicanos. Este tipo de deportación de personas que residen en Estados Unidos, no solo es de personas que son capturadas en el cruce fronterizo, además son mexicanos con una larga estancia en Estados Unidos, con familia, las cuales también han sido regresadas.

El interés de los indocumentados por ir a Estados Unidos por primera vez, desde el año 2011, había caído a su nivel más bajo desde cuando menos los años cincuenta. Significa que el flujo ya se ha detenido, después de 60 años de migración intensiva de mexicanos, el tráfico neto se ha reducido a cero y es probable que en poco tiempo, se invierta a números negativos, donde sean más los mexicanos de retorno que los expulsados.

Por otra parte, esta semana recibí un reporte de deportados mexicanos por las fronteras del Estado de Tamaulipas, al corte del primero de enero al 31 de marzo de 2019, por el Director del Instituto Tamaulipeco para el Migrante (ITM), José Carmona Flores.

En ese periodo de tres meses se han atendido por el ITM 14 mil 986 connacionales repatriados. De los cuales 7 mil 612 fueron atendidos en Nuevo Laredo. 

El flujo migratorio en Nuevo Laredo, es hoy en día de 850 a mil 200 personas por día. De acuerdo a los propios datos proporcionados por las distintas dependencias, refugios y casas de migrantes.

Los datos anteriores, sin contar a los transmigrantes centroamericanos (Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua) y el resto de migrantes extranjeros que intentan cruzar a los EE.UU. originarios de diversos países como Cuba, Haití, Rusia, Asia y África. Este fenómeno declara Carmona, se está atendiendo sin apoyos presupuestarios del gobierno federal desde el mes de diciembre, que se canceló el llamado Fondo para el Migrante. 

Ante este explosivo panorama, Carmona Flores comentó que el ITM está por firmar en este mes un convenio de colaboración conjunta con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de la ONU, para atender en particular a centroamericanos desde Tamaulipas y que deseen regresar a su país de origen, ante la problemática de frontera sellada por el gobierno de Donald Trump. 

Esta circunstancia, nos muestra el giro completo que dio la migración mexicana desde los años 2011 a la fecha, donde los migrantes mexicanos registraron un “balance cero” y donde México ahora se convierte en país desde tránsito hasta de destino. Se llama un “tercero seguro”. 

Registrando una nueva problemática donde EE.UU. o el presidente Donald Trump, nos acusa de promover y proteger las corrientes migratorias en la nueva forma organizada en caravanas. Esto le justifica para ordenar el cierre o estrangulamiento de los cruceros fronterizos, o los más importantes. Trastocando el cruce de mercancías y personas legales…