OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 21 View / junio 1, 2019

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía 

“Tamaulipas y la crisis actual de Electricidad”

Primero ante los dos mega apagones sufridos en toda la Península de Yucatán – incluyendo la zona turística de Quintana Roo – durante marzo y principios de abril de este año; ahora se viene estudiando que, así como este gobierno sufrió en su arranque la llamada “crisis contra el huachicoleo” – robo de combustibles por medio de ordeña de ductos de Pemex – que se sabe, aún no termina; ahora se presagia una “crisis de generación y consumo de electricidad”.

En principio, la generación bruta de electricidad en México cayó en los últimos cinco años. En 2017 era de 218.9 millones de megawatts-hora; siendo que en 2012 la cifra ascendía a 221.4 millones. Pérdida neta por 2.5 millones de MW en 5 años.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) no solo registra mega apagones en la Península, sino que todos los días reporta fallas en el servicio, principalmente en el Noroeste, la Península de Yucatán y El Bajío, según cifras del Centro Nacional de Control de Energía.

La falta de infraestructura eléctrica en operación agravará la crisis de energía en la zona de la Península, principalmente en el verano cuando aumenta la demanda de luz en las áreas turísticas de Quintana Roo.

Además de los problemas técnicos de la CFE, se suman los problemas financieros al sumarse más de 60 mil millones de pesos de “fugas por robo de luz” durante los primeros seis meses del año pasado, por lo que la empresa ha comenzado una investigación que permita determinar las afectaciones y una solución a este problema.

Luis Bravo, director de Comunicación Corporativa de la CFE, dijo que de este total, 42 por ciento, equivalente a 25 mil 700 millones de pesos, es el monto registrado por el robo y la falta de pago de los usuarios.

Por ello se está llevando a cabo un análisis sobre afectación por diablitos o instalaciones eléctricas ilegales, pues han detectado que grandes corporativos se están robando la luz, y que buscarán erradicar el problema.

Sin embargo, por decreto presidencial se acaba de decidir “borrón y cuenta nueva” para los usuarios de bajo consumo de Tabasco, lo que implicó la pérdida por más de 11 mil millones de pesos para la CFE.

La deuda de luz de aproximadamente 500 mil tabasqueños ascendía a 11 mil millones de pesos y el 15 de mayo fue condonada por el gobierno encabezado por AMLO. Además, para el resto de los habitantes de la entidad, se ha fijado la tarifa más baja de la nación tras argumentar que se trata de una de las zonas más calurosas del país (sic).

Por todo esto, se anticipa una crisis de producción y consumo de electricidad en todo el país; otros estados igual o más calurosos que Tabasco, preparan demandas para que se establezcan tarifas de luz preferenciales, incluyendo Tamaulipas. 

Tamaulipas tiene en esta grave problemática un papel fundamental, ya que cuenta con un fuerte potencial energético en general y de generación de energía eléctrica convencional y de fuentes limpias, en particular. 

Tamaulipas está en la mira de inversionistas nacionales e internacionales que buscan aprovechar el gran potencial energético con que se cuenta en la entidad.

Ocupa el segundo lugar en México por la producción de energía eléctrica. Cuenta con potencial para la producción de electricidad a través de energías renovables, tanto eólica y solar, a la par de la hidroeléctrica.

Están en operación 6 parques eólicos y un número igual en etapa final de su construcción, los cuales representan una inversión superior a los 2 mil 400 millones de dólares y la generación de 3 mil empleos directos e indirectos.