Opinión Económica

by / Comentarios desactivados en Opinión Económica / 2 View / agosto 31, 2021

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía

“MÁS POBREZA Y MÁS DESIGUALDAD”

Pese al incremento a los apoyos sociales y asistenciales, la pobreza patrimonial, extrema y desigualdad se ha incrementado entre los años 2018 a julio del 2021.

La falla principal contraviene al dedicar más recursos a programas asistenciales y clientelares, y menos apoyos a proyectos productivos que contienen un efecto multiplicador, contrario a los subsidios pasivos que a la postre alargan por más tiempo la pobreza y la dependencia.

De acuerdo al último informe publicado por el CONEVAL este 6 de agosto, la pobreza aumento en 3.8 millones de personas en el país en los últimos dos años. Significa que hoy se registran cerca de 10 millones de mexicanos en pobreza. Un aumento de 9.8 millones de mexicanos con un ingreso inferior a la Línea de Pobreza por Ingresos por la crisis de Covid-19.

Significa que en un escenario pesimista calcula 70.9 millones de pobres por ingreso, el 56.7% de la población.
Uno de cada cuatro mexicanos padecerían ahora una pobreza extrema por ingresos.
El Coneval reportó que de 2018 a 2020, el total de pobres en México creció de 51.9 a 55.7 millones de personas.

La población en pobreza extrema aumentó en 2.1 millones de personas, al pasar de 8.7 millones en 2018 a 10.8 millones en 2020.

La pandemia disparó la pobreza en las zonas urbanas del país.

Por regiones, la pobreza extrema en la Ciudad de México se elevó en 163.3 por ciento, de 2018 a 2020 al aumentar en 248 mil personas y sumar un total de 400 mil. Otras entidades con aumentos porcentuales importantes en la pobreza extrema fueron Nuevo León con 206.5 por ciento; Baja California Sur (163.8 por ciento), Aguascalientes (155.5) y Quintana Roo (189.0).

Gonzalo Hernández Licona, director de la Red de Pobreza multidimensional de Oxford, y ex director del CONEVAL, lamentó el aumento de la pobreza ya que dijo que en 10 años, de 2008 a 2018, la pobreza extrema bajó en 3 millones, pero aumentó en 2 millones en solo dos años.

Por parte del fenómeno de la desigualdad, México es y sigue siendo uno de los países más desiguales de América Latina en la región más desigual del mundo.

En el caso de México los avances en la reducción de la brecha se han desacelerado. El coeficiente de Gini disminuyó un 0.11 anual entre 2012 y 2018, el último periodo analizado, frente al 0.14 entre 2002 y 2012.

El 1% y el 10% más rico concentran el 29% y el 59% del ingreso total, respectivamente, según el informe ¿Atrapados? Desigualdad y crecimiento económico en América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), dado a conocer a fines de junio de 2021.

Las acciones del empresariado en ámbitos como los mercados de trabajo, impuestos y fijación de precios, tienen el potencial de aumentar la desigualdad y reducir el crecimiento de la productividad, asegura el informe.

Se reporta que, 70% de los mexicanos consideró en 2020 que se gobierna en beneficio de pocos grupos de poder y no para el bien de toda la población.

El acceso a los servicios públicos básicos se evalúa como injusto en la región; los mexicanos lo consideran en un 83% para el sistema de justicia, 72% en el acceso a la salud y el 64% en la educación.

El PNUD también destaca que los lugares afectados por la violencia en México disminuyeron su producción, sus ganancias, salarios, el número de empresas y de trabajadores.

Apunta que así como “la mayor desigualdad puede estimular la violencia, la violencia también puede aumentar la desigualdad a través de su efecto sobre los resultados del desarrollo”.