OPINIÓN ECONÓMICA

by / Comentarios desactivados en OPINIÓN ECONÓMICA / 14 View / agosto 27, 2019

Por: Dr. Jorge A. Lera Mejía

“MIGRANTES ATENDIDOS POR ESTADOS Y CONOFAM: CÁMARA DE DIPUTADOS”

A raíz de la implosión migratoria que reventó, por una parte, ante la invasión de enormes éxodos de transmigrantes, de origen principalmente centroamericanos, además de otros países como cubanos, haitianos, africanos y asiáticos.

Sumado dicho fenómeno, con las crecientes corrientes de deportaciones de nuestros propios paisanos, que ante las amenazas del gobierno norteamericano, ya se han hecho realidad.  Hemos observado que ahora son más los mexicanos que regresan a México, ya sea de forma voluntaria, o repatriados por la Agencia ICE de EE.UU. Hoy ya se registra una migración “cero” de mexicanos. Al ser incluso más los que regresan que los que emigran. 

Esta situación inédita, fue alimentada por medio de dos fuerzas, una propia nacional, y otra externa. 

FACTOR INTERNO: La errática y fallida nueva política de puertas abiertas del arranque de sexenio actual, fomentó que fueran triplicadas las intenciones de venir por México para alcanzar el mal llamado “sueño americano”, además de hacer extensivo a mayores corrientes de cubanos y ciudadanos de otros países que no tenían a México como zona de tránsito masivo. Esto hizo que los acostumbrados cruces de hasta 350 mil transmigrantes centroamericanos por año, se triplicaron hasta alcanzar cerca de 900 mil en un año (Agosto 2018 a Julio 2019).

A los centroamericanos, se vienen a sumar cerca de 200 mil migrantes de otros países, por lo que de acuerdo a cifras del propio gobierno de EE.UU., ya alcanzaron la cifra superior del millón 100 mil personas que intentan llegar a ese país. El problema es que lo hacen todos por medio del puente terrestre por México.

FACTOR EXTERNO: La otra fuerza que se presenta como una causa de complejidad para la atención del problema migrante, tiene que ver con las presiones del presidente Donald Trump, por un lado hacer de este fenómeno su bandera de campaña permanente, amenazando desde la construcción del muro pagado por México, hasta la puesta de aranceles a nuestros productos de exportación. Incluso afecta las negociaciones del nuevo T-MEC (TLCAN).

Esto permitió el golpe de timón tardío, para que México cambiara la política de puertas abiertas, a otra de control e intervención de las migraciones por México, con el uso inclusive de nuestras Fuerzas Armadas, camufladas ahora bajo la lupa de la Guardia Nacional.
 
Es por esos motivos, que ahora México, además de seguir registrando transmigrantes de paso por nuestro territorio, pero ahora a través de formas más extremosas y controladas por las mafias del tráfico de personas, polleros y coyotes, que explotan el fenómeno por medio de uso de camiones y tráileres, lineas de autobuses foráneos, tren la bestia y casas de seguridad. 

No obstante que, a partir de junio ya disminuyeron un 33% los nuevos cruces, se tienen en tránsito más de 500 mil personas, sumadas otras 100 mil que ahora son traídas a México, una vez que habían cruzado de forma ilegal y que, por medio del acuerdo de tercer país seguro “camuflado”, son traídos a nuestra frontera en espera de largas y tediosas citas, para ver si son o no aceptados en EE.UU. con visas de asilo humanitario. 

Sin embargo se sabe, que la gran mayoría serían rechazadas y esto complica a nuestras Fronteras del norte, al ser ahora una zona de refugio obligado por dichas medidas. Esto sin la mínima infraestructura y escasez de recursos económicos. Los pocos que se fluyen son de los gobiernos estatales, municipales y casas independientes del migrante.

Por un lado entonces, se tienen un promedio potencial de 500 mil migrantes en tránsito, 100 mil que están siendo deportados de otros países, cerca de 100 mil de nuestros propios paisanos que serán deportados en este año, todos cruzando de ida y vuelta por las frágiles e inseguras fronteras desde Tijuana hasta Matamoros. 

Estos grupos masivos de personas, siendo atendidos casi exclusivamente por las casas de migrantes independientes y no oficiales, por los gobiernos estatales y municipales, y por una escasa e imperceptible ayuda del gobierno federal, vía el Instituto Nacional de Migración, la Secretaría de Relaciones Exteriores y últimamente, la Secretaria de Trabajo.

El llamado Fondo de Apoyo al Migrante (FAM), que en 2018 ejerció cerca de 400 millones de pesos a través de los Institutos Estatales del Migrante, literalmente fue desaparecido por el actual gobierno dentro de la política de austeridad republicana. Este año se solicita reactivar dicho FAM con un mínimo de mil millones de pesos.
 
Todo este panorama, fue retomado la semana pasada por el representante de los Institutos Estatales de Migrantes, José Martín Carmona Flores, presidente del ITM y coordinador nacional del Conofam. Al reunirse con los Diputados Federales que atienden esta comisión, se lograron los siguientes acuerdos y resultados:

La Comisión de Asuntos Migratorios de la Cámara de Diputados, exigió a la Secretaría de Gobernación y a la comisión especial en la materia, nombrada por el Presidente de la República, atender el fenómeno migratorio con una política de Estado y discutir a la brevedad el presupuesto suficiente para atenderlo de forma integral.

Durante una reunión con la Coordinación Nacional de Oficinas Estatales de Atención al Migrante (Conofam), presidida por José Martín Carmona Flores, los diputados de ese grupo de trabajo propusieron definir acuerdos para ocuparse de los paisanos en retorno y que se les reconozca el derecho de la identidad. 

Es claro que tenemos una gran deuda con los mexicanos en el exterior que no se olvidan de sus raíces y que las remesas son motor del desarrollo de las comunidades.

Además, demandaron que se brinde seguridad a los migrantes que están en el país y que caen en las manos de la delincuencia organizada, trata de personas y explotación, sobre todo porque ha aumentado el tránsito de menores no acompañados y mujeres.

Sin duda las adversidades son muchas en este tema; sin embargo, los diputados tenemos el compromiso de coadyuvar no sólo en la armonización del marco normativo, sino en la elaboración de la estrategia migratoria y del presupuesto 2020.

La coordinadora de la comisión, diputada federal Vences Valencia reconoció la labor de las organizaciones públicas, de la sociedad civil y religiosas en los municipios y estados, que apoyan a los inmigrantes y coadyuvan a atender el flujo registrado en los últimos meses en el país.

Dijo que las propuestas de los representantes estatales de migrantes, “no se quedarán en el tintero. La opinión de la comisión respecto al presupuesto del año próximo, incluirá sus planteamientos y preocupaciones para buscar instancias públicas que solucionen de forma integral esta problemática”, garantizó.

Aseguró que la comisión es una aliada y no enemiga; solicitará ayuda a las instituciones correspondientes, a fin de terminar con la migración irregular y no con la que se dé por voluntad propia en busca de más desarrollo.

Vences Valencia repudió todo acto de violencia contra los connacionales y extranjeros. El mensaje xenófobo que se ha dado en los últimos meses, no puede ni debe seguir.

Por su parte, José Martín Carmona Flores, titular de la Conofam, manifestó la preocupación de los connacionales en el exterior, porque las organizaciones laboran sin recursos desde diciembre del año pasado.

Reconoció el trabajo de los diputados de la comisión, “hemos trabajado con ustedes, ni cómo reclamarles”, dijo.

Pidió que se les explique ¿qué está pasando con el plan estratégico para atender a las caravanas centroamericanas y el aumento del retorno de mexicanos deportados de Estados Unidos?, al considerar que las acciones para atender el fenómeno migratorio en México ha dado un giro de 180 grados, porque el gobierno federal solo apoya a los extranjeros, y las autoridades municipales y estatales a los paisanos que regresan.

Refirió el distanciamiento de la Conofam con las dependencias federales del sector, como el Instituto Nacional de Migración, la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Comisión Especial Migratoria, cuando todas las instancias deben trabajar conjuntamente por el bienestar de los inmigrantes, como objetivo fundamental.

Solicitó que se defina la forma de sumar esfuerzos con el gobierno y la comisión del ramo…